Crisis de combustible en Cuba y derechos digitales en riesgo

Ilustración: Alejandro Cañer

En Cuba, la crisis de combustible iniciada a finales de marzo de 2023 no tiene solución a corto plazo, de acuerdo con autoridades gubernamentales. La escasez del suministro afecta particularmente al transporte público y la generación de energía eléctrica: desde el mes de febrero los apagones han vuelto a ser una constante en la mayoría de los ciudadanos residentes en la Isla.

Ante la crisis, el Gobierno ha propuesto implementar soluciones tecnológicas. El periodista oficialista Lázaro Manuel Alonso dio detalles en su página de Facebook.

Según la nota compartida por Alonso, en la capital se pretende extender la experiencia del Servicentro Tángana, ubicado en la céntrica intersección de las calles 23 y Malecón, a otros puntos de distribución de combustible. El reportero mencionó que los funcionarios de la ciudad planean implementar medidas para reorganizar la venta de combustible en los servicentros. De esta manera, esperan reducir las aglomeraciones, las largas colas y la venta de turnos ilegales.

Se designará un responsable en cada servicentro para registrar los datos personales de los clientes y se establecerá un horario para la solicitud de venta del combustible. También se creará un grupo en WhatsApp o Telegram para informar a los compradores sobre el número o registro que les corresponde para adquirir el combustible durante el día. Una vez terminado este proceso, se entregará un ticket o comprobante al cliente que permitirá recoger el combustible en los servicentros durante los horarios disponibles.

El Gobierno de La Habana espera que este proceso se automatice en un futuro, con la ayuda de aplicaciones informáticas nacionales.

Sin embargo, es común que en Cuba aplicaciones móviles impulsadas por empresas estatales sean ineficientes y tengan fallos. A pesar del discurso sobre “informatización de la sociedad” que tanto repiten las autoridades del régimen cubano, el mal funcionamiento de aplicaciones digitales y el desabastecimiento han hecho que la ciudadanía siga acudiendo a los métodos tradicionales para hacer gestiones.

De hecho, las autoridades ya tienen a su disposición herramientas digitales para controlar las largas filas: Cola.CU y Porter@.

Cola.CU surgió en septiembre de 2020. Fue creada para detener a los llamados “coleros”, el término con que se conoce en Cuba a las personas que se dedican a hacer colas y comprar productos, luego esos insumos son revendidos un precio mayor.

La aplicación le da todo el poder al administrador de la fila. Este escanea en la entrada de la tienda algún documento identificativo, como el carné de identidad o el pasaporte. Si alguien que esté haciendo la fila se ha registrado en otra cola en los últimos días, el administrador puede expulsarlo.

Un reporte del sitio Cuballama, que toma como referencia una nota publicada por el Portal Ciudadano de La Habana y luego fue borrada, denunciaba que la otra aplicación, Porter@, estaba enlazada con la base de datos del Ministerio del Interior (MININT).

La información que se guarda en la app ha sido utilizada para, según las autoridades, enfrentar a deudores de impuestos y “otras categorías de interés” que no ha definido.

“Independientemente de que las personas detectadas como comisoras de delitos y deudoras lo sean, el punto es que el Gobierno no declara como objetivo la persecución policial ni el control masivo”, opina Giselle Morfi, abogada del Centro de Información Legal Cubalex en entrevista con YucaByte.

Privacidad y derechos digitales en peligro

Por otra parte, Francisnet Díaz Rondón, periodista del órgano oficial del Partido Comunista de Cuba (PCC) en Villa Villa Clara, el periódico Vanguardia, dio a conocer el uso en esa provincia de una de las aplicaciones informáticas para gestionar la venta de combustible. Se trata de Ticket, una app desarrollada por Xetid, empresa subordinada a las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) que está sancionada por Estados Unidos.

Díaz Rondón replicó en su página de Facebook las explicaciones de Jandro Velázquez, director provincial de Xetid. Según el funcionario, los usuarios pueden obtener una cita para el día y hora que deseen. En su opinión, esta plataforma es ideal para la venta de combustible ya que aporta “transparencia” y “seguridad” en beneficio de los usuarios.

Para acceder a la aplicación, los usuarios deben descargarla en APKLIS, una suerte de Play Store cubana, o en el portal web ticket.xedit.net, donde tienen que registrarse con un correo electrónico y seleccionar la opción “SERVICUPET”. En caso de que no obtengan un turno, la plataforma permite a cada usuario acceder una sola vez a la sección “Sala de espera” y registrar a dos beneficiarios adicionales. La plataforma les notificará cuando les corresponda recibir el servicio.

Sin embargo, usuarios de la aplicación le comentaron a Díaz Rondón en su propia publicación que la app no funcionaba y presentaba “problemas técnicos”.

“Quieren aplicar un servicio de primer mundo en un país [en el] que no todos tenemos internet. Es algo insólito”, respondió Yleana Sánchez Soto.

“Lo peor que tiene esta nueva modalidad es la mala conexión con la que contamos; he estado una tarde casi entera para tener un lugar en la sala de espera porque ya no hay tickets y es desesperante”, relató María Elena Sañudo Leyva.

Además de las críticas, hay evidencias que sugieren que el uso de la plataforma podría poner en riesgo la privacidad y los derechos digitales de quien la utilice.

EnZona, pasarela de pago que utiliza Ticket, está conectada con el Sistema de Registro Ciudadano, con el que también trabaja el MININT. El sistema recopila datos personales de los usuarios, lo que indica que es posible que una institución militar como esta tenga acceso a la información personal de los usuarios.

El programador Josuán Cabrera opina que EnZona asume demasiadas responsabilidades y demanda información que no le compete.

“Para validar que una cuenta es mía, debo introducir tomo y folio de mi carnet de identidad, lo cual me parece que son datos que deberían ser privados. Una empresa de terceros (teóricamente hablando) no debería tener acceso para validarlos; así como tampoco le veo sentido a solicitar papeles de cuentapropistas para ofrecer algunos servicios”, dijo a YucaByte.

Además, Cabrera añade que si una persona se queda sin internet móvil no podría utilizar Ticket ni EnZona, sobre todo porque solo un pequeño porcentaje de la ciudadanía tiene acceso a internet en sus hogares.

Eso, sin contar la existencia de los apagones de internet implementados por las autoridades en contextos de protestas. Estos cortes pueden ser generales, como el del 11 de julio de 2021 (11J), o dirigidos a individuos específicos. En el primer caso, es probable que ninguna persona en la Isla pueda utilizar la aplicación para reservar una cita.

Entradas creadas 33

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × 4 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba