Cuba: derechos digitales en crisis (1ro -30 de noviembre de 2022)

Ilustración: Art Tonio

La ciudadanía y organizaciones internacionales reportaron varias violaciones de los derechos digitales de los cubanos en el mes de noviembre. Entre las vulneraciones más repetidas en este período encontramos mensajes amenazantes de perfiles vinculados al Gobierno, hackeos, intentos de hackeo y cortes de internet.

El 1 de noviembre, el periodista y escritor Abu Duyanah reportó que le habían cortado el acceso al servicio de internet móvil. El 16 de noviembre, en una nueva publicación, aseguró que llevaba varios días sin internet en su teléfono.

El día 2, la activista Yamilka Lafita, conocida en redes como Lara Crofs, denunció un intento de hackeo a su cuenta de Facebook. “La SE [Seguridad del Estado] no tiene mucho que hacer, ¿no? Dejen de intentar entrar en mis redes sociales”, escribió.

El 4, el profesor universitario y periodista José Luis Tan Estrada declaró que, a raíz de sus publicaciones y críticas en Facebook, había recibido “una serie de ataques de perfiles falsos, institucionales, personales o [de] periodistas, de forma pública o por interno”. Estrada comentó que dichos ataques eran “campañitas de descrédito y difamatorias” con el fin de restarles impacto asus denuncias.

El periodista concedió una entrevista al medio independiente camagüeyano La Hora de Cuba en la que habló de las amenazas recibidas por sus posts y la respuesta que dio.

El 29 de noviembre, expulsaron a Estrada de su trabajo como profesor universitario en la Universidad de Camagüey por sus ideas políticas contra el Gobierno y por sus “denuncias constantes en Facebook”.

El día 4, el periodista Héctor Luis Valdés Cocho, exiliado en Miami, publicó que había recibido acoso por mensajes privados debido a su profesión. En los mensajes se lee que un perfil con el nombre de Rafael González Rivero amenaza tanto a Valdés Cocho como a su familia residente en Cuba.

“Al parecer ellos estaban preocupados por un proyecto futuro que tengo y decidieron amenazarme con mi hermana y mis sobrinos, que no exceden los ocho años”, aseguró a YucaByte Valdés Cocho. Esta no es la primera vez que sucede, estando yo en Cuba fui víctima de amenazas por la red de mensajería de Facebook”.

El día 5, la activista feminista y periodista Marta María Ramírez reportó que habían intentado hackear su cuenta de Facebook. El 30 de noviembre, Ramírez denunció en Twitter que era posible que la Seguridad del Estado cubana hubiera publicado su número en grupos de compra/venta en Telegram.

En esa misma jornada, el activista LGBTIQ+ Adelth Bonne sufrió un corte de internet por parte de ETECSA, cuando estaba haciendo una transmisión directa en La Habana.

Bonne dijo a YucaByte que tras ese corte su línea personal estuvo inhabilitada por tres días.

También Jorge Enrique Rodríguez, periodista de Diario de Cuba, comentó ese día que tenía su servicio de datos móviles “severamente intermitente”. El 6 de noviembre, Rodríguez aseguró que ya llevaba 48 horas sin internet móvil.

El reportero dijo a YucaByte que el 27 de noviembre también sufrió una interrupción de internet. “Me despierto en la madrugada y veo que no tengo ya servicio de datos móviles. Espero a que mi hijo se despierte, le pregunté si tenía servicio de internet y me dijo que sí. Más o menos a la 1:00 a.m. del lunes 28 es que se restableció”.

De acuerdo con Rodríguez, este tipo de cosas suelen sucederle durante fechas significativas para el poder en Cuba. El domingo 27, específicamente, se realizaron en el país las elecciones locales para elegir los delegados a las asambleas municipales del Poder Popular.

El 8 de noviembre, el perfil oficial del medio independiente CubaNet anunció en Twitter que su cuenta de WhatsApp había sido hackeada y que estaban trabajando para intentar recuperarla.

El día 11, Víctor Dueñas, periodista cubano y presidente de la Fundación New Generations, publicó un tuit donde exponía que había recibido un mensaje amenazante por parte de un perfil posiblemente vinculado al Gobierno cubano. El día 13, Dueñas reportó haber recibido otro mensaje similar.

“Las agresiones en internet, especialmente por perfiles anónimos, no son normales, a pesar de que se han normalizado. Yo decidí mudarme a Twitter y, a la vez que me mudé y que empecé a tener visibilidad e impacto, recibí un gran número de seguidores que son miembros de las tropas de choque, las conocidas ciberclarias”, explicó a nuestro medio.

Dueñas también comentó que identifica a este tipo de perfiles porque, por lo general, no tienen fotos de perfil o porque el contenido que comparten es de las cuentas oficiales del Gobierno cubano.

También el 13, la gestora del patrimonio cultural y activista feminista Laura Vargas afirmó que habían intentado acceder a su cuenta de Facebook hasta en dos ocasiones. Según las capturas de pantalla que Vargas compartió, los intentos de inicio de sesión provenían de la misma dirección: calle Reina, entre Rayo y San Nicolás, La Habana.

El 14 de noviembre, el activista antirracista y LGBTIQ+ Raúl Soublett aseguró que sus cuentas de Facebook y Twitter habían sido hackeadas. “Hoy entraron a mis redes sociales. Mi perfil original en Facebook ha sido suspendido. Ya hice la reclamación. Justo hace un momento me acabo de dar cuenta que también entraron a mi perfil en Twitter”, escribió.

Héctor Luis Valdés Cocho amplificó la denuncia de Soublett: “Aunque se hizo la reclamación al equipo de Facebook, hasta ahora no se ha dado respuesta del porqué sucedió esto cuando Raúl no había posteado absolutamente nada que violara las normas de seguridad (…). Sabemos lo vulnerables que somos aun estando lejos del terror”, escribió.

El día 16, la activista Salomé García Bacallao informó que Migdalia Padrón, madre de Brusnelvis Cabrera, preso político de las manifestaciones del 11 de julio (11J), había sido retenida en su casa con vigilancia policial e internet limitado. Padrón le confirmó a García Bacallao que el cerco a su vivienda se debía a la visita a la Isla de Emily Mendrala, funcionaria del Gobierno estadounidense.

Por su parte, García Bacallao, quien es coordinadora del grupo de trabajo Justicia 11J, aseguró a YucaByte que las interrupciones del servicio eran frecuentes para los familiares de presos políticos.

El 23, el periodista Manuel de la Cruz denunció que había recibido un mensaje amenazante por WhatsApp. “Como siempre, haré pública cada una de las formas de acoso y represión a las que soy sometido”, declaró.

Leandro Hernández Ibarra, tuitero residente en La Habana, reportó el 24 de noviembre que había sido citado por las autoridades por manifestar su posición política en redes sociales

Un apagón general de internet dejó a todo el país sin servicio en la madrugada del 26 de noviembre. Expertos como Doug Maddory, de Kentik, y la plataforma Cloudflare Radar, confirmaron una caída del 75% en el tráfico de internet.

El apagón comenzó sobre las 12:00 a.m., hora local, y se extendió hasta casi las 7:00 a.m. ETECSA, la única compañía de telecomunicaciones del país, confirmó la interrupción de sus servicios a un cliente que llamó para quejarse.

Según esta llamada, a la cual tuvo acceso el medio independiente Proyecto Inventario, a la caída de internet se le sumó la imposibilidad de realizar llamadas y enviar SMS.

“Ayer ETECSA cortó el servicio de internet, de llamadas y mensajería en casi toda Cuba, sucedió sin previo aviso. Toda la noche sin tener comunicación”, escribió en Twitter el poeta y periodista Ariel Maceo Téllez.

El día 27, el activista Yasmany González Valdés posteó en Facebook que le habían vaciado el saldo de su teléfono y los datos móviles de su línea personal. El 11 de noviembre, las autoridades multaron a González Valdés con el Decreto-Ley 370 por difundir en redes sociales información que el Gobierno considera contraria al “interés social, la moral y las buenas costumbres”.

La periodista de CubaNet Anay Remón publicó el 27 de noviembre que había estado sin acceso a internet todo el día.

Ese mismo día, una parte de la sociedad civil y la organización internacional Transparencia Electoral reportaron cercos policiales y cortes de internet a varios ciudadanos que estaban ejerciendo como observadores de las elecciones municipales en Cuba.

La cuenta de Twitter Observadores de Derechos Electorales, del grupo Ciudadanos por la Integración Racial (CIR), informó que los cortes habían iniciado a las 8:00 a.m. y que habían afectado a Juan Antonio Madrazo Luna, Neurelina Cardo Briso, Lázara Ayllon, Osvaldo Navarro y Marthadela Tamayo. También sufrió interrupción del servicio el activista y periodista Boris González Arenas.

Tamayo reportó que sobre la tarde-noche las autoridades dejaron de cercar su casa. La activista dijo a YucaByte que tanto ella como Navarro y Lázara Ayllon estuvieron sin acceso a datos móviles por 24 horas.

Entradas creadas 292

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 4 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba