La Sirenita: una polémica reciente y el fundamentalismo perenne

Cambiar la visualidad del logo de la empresa una vez al año por la bandera de la diversidad es cool, y apoyar a la comunidad LGBTI aumenta el rating de la imagen global, cuando en los equipos no haya empleados sexodiversos. Se llama pinkwashing, este fenómeno extendido, y lo hace todo el mundo, incluidos los gobiernos, que también necesitan modernizarse. Todo se traduce en dinero, en réditos políticos y en ganancias pecuniarias o simbólicas; de otro modo no se gastarían millones en hacer una película «controversial». 

Monumento al gallego equivocado

La Cuba moderna y libertina que poco tiempo atrás fuera el destino de paupérrimos inmigrantes en alpargatas de esparto, ahora se aglomeraba, hambrienta de noticias, en la cocina de una familia dividida, para robar un atisbo de Los Beatles por cortesía de Francisco Franco. 

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba