Tekashi 6ix9ine en Cuba: debate y polémica en redes sociales

Ilustración: Alen Lauzán.

El polémico rapero mexicano-estadounidense Tekashi 6ix9ine viajó a Cuba por segunda vez en poco más de un mes para grabar un video musical. La grabación tuvo lugar en una población rural y empobrecida de la provincia de Pinar del Río, en el extremo occidental del país. De acuerdo con él mismo, y como parte de la dramaturgia del video, 6ix9ine repartió 50 000 dólares entre los lugareños, que, entre risas y expresiones de sorpresa, aceptaron el dinero.

6ix9ine se fotografió con la bandera cubana a la espalda, rodeado de gente que lo seguía y posaba junto a él. Después de filmar sus escenas regresó a Estados Unidos.

Las acciones de 6ix9ine no pasaron desapercibidas. Y cuando el videoclip fue estrenado en YouTube el 31 de marzo, un debate público en redes sociales surgió entre la ciudadanía cubana. ¿Era oportunista el video? ¿Explotaba la llamada pornomiseria? Viendo lo que hizo el cantante con la bandera, ¿tienen los cubanos y los extranjeros los mismos derechos?

La activista Kiriam Gutiérrez opinó en su muro de Facebook que el videoclip era “lo más humillante, absurdo, miserable, anticubano” y “apátrida” que se había hecho. Gutiérrez recordó que Pinar del Río aún está recuperándose de los estragos causados por el huracán Ian, que atravesó el territorio en septiembre de 2022, dejó a casi todo el país sin electricidad y provocó protestas ciudadanas y cortes de internet.

La también actriz cuestionó la participación en el tema musical de Lenier Mesa, un cantante cubano residente en Estados Unidos, crítico del régimen.

En esa misma línea, el arquitecto y diseñador cubanoamericano Sandor Valdés criticó las decisiones del rapero. “Veo con la boca abierta cómo se celebra al borde del delirio lo que este personaje de Tekashi ha hecho en mi país. Como si fuera un santo redentor, los comentarios en su recientemente publicado video musical son de admiración total, de euforia y éxtasis por la gran obra de este sujeto en Cuba. ¿Nadie ve en realidad el oportunismo obsceno de un multimillonario de carrera en caída libre yendo a uno de los países (…) más sufridos y castigados para entregar billetes de 100 dólares, filmarlo todo en 5K y luego lanzarlo en sus redes?”.

El director y productor de cine Jorge Dalton comentó en el post de Valdés: “Este artista va [a] lograr el mismo efecto en un caserío en Pinar del Río, Bauta, Holguín,  Camagüey, Baracoa, en la calle Belascoaín, en La Rampa o en La Víbora, en cualquier  sitio de la Isla. Pero [no] pasa lo mismo si lo hace en una zona pobre en México, Venezuela, Honduras o Haití (…). Ahí no tiene el mismo efecto visual”.

El artista Armando Tejuca, también en el post de Valdés, centró su crítica en el hecho de que el gesto de 6ix9ine fuese grabado. “Cuando se busca un efecto es una bajeza humana. Y ves esos comentarios de que ‘al menos resolvieron algo con el dinerito’ y te preguntas en qué mundo estamos que ni siquiera un principio tan básico para no degradar al prójimo es pasado por alto”.

Por el contrario, el memero Carlos Alberto Pérez García, conocido en redes como El Ruso, elogió el “video, la canción y la muestra de la realidad y la pobreza de Cuba”.

Sumado a la valoración de Pérez García, el escritor Orlando Luis Pardo Lazo dijo: “Un bello gesto. Acaso ha llegado la hora de un nuevo cambio. Poner los pies sobre la patria-patíbulo. Y mostrarle a los hermanos esclavizados que tenemos todos los dólares del mundo para hacerlos despertar de su propio dolor”. El también bloguero agregó: “Apoyo el viaje y el video a Cuba de Tekashi 6ix9ine”.

“A mí no me gustó nada, es que ni siquiera la acción de repartir dinero”, respondió el activista Pedro Víctor Serrano, quien vive en Pinar del Río. “Quizás a ese mismo pueblo que ayudó con dinero les ayudaría mucho más una denuncia de otro tipo”.

Una idea similar defendió la madre cubana Raisa Velázquez: “Sí, es verdad, muchos pudieron comer, otros vestirse, pero ese no es el mensaje que se le debe dar al mundo, eso fue pan para hoy y hambre para mañana”, razonó. “Que diga que en la dictadura que vive el cubano NUNCA podrán tener esa posibilidad [de salir de la pobreza]”.

El influencer Alexander Otaola cuestionó el vínculo entre el rapero y la provincia de Pinar del Río. En un post de Facebook, Otaola calificó las acciones de 6ix9ine como “limosna”. “No me pidas que lo aplauda. Yo trato de conseguir que no la necesiten”, concluyó.

La anterior visita de 6ix9ine a Cuba también estuvo marcada por incidentes. El 16 de febrero, una lluvia de dólares bañó a cientos de personas que esperaban ver al rapero en el hotel Grand Packard, de La Habana Vieja, donde se hospedaba. Inicialmente, medios controlados por el Estado cubano asociaron al músico con este hecho.

Un artículo de Cubadebate trazó un paralelismo entre el cantante y los relatos de supuestos marines estadounidenses que viajaban a Cuba antes de que Fidel Castro llegara al poder y arrojaban monedas a personas empobrecidas. 

Ante esto, Víctor Manuel Domínguez, articulista de CubaNet, ironizó: “‘¿Qué hacían esos jóvenes que dejaron sus importantes tareas revolucionarias para aclamar a esos yanquis?’, se preguntaría Armando Guerra Solo, presidente del CDR 23 del poblado de Tacajó, en Holguín”.

En su comentario, Domínguez enfrentó el poder de convocatoria del rapero y de su supuesto gesto, con el capital simbólico y político de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), una organización de masas subordinada al Partido Comunista.

Sin embargo, el Ministerio de Turismo desmintió que 6ix9ine estuviera involucrado en los hechos. Coincidentemente, cuando ocurrió el incidente en las afueras del hotel Packard, observatorios de internet y testimonios ciudadanos confirmaron un apagón de internet que duró varias horas.

Durante su primer viaje, 6ix9ine también fue al interior del país. En un video publicado el 22 de febrero se le puede ver dentro del estadio de pelota de la ciudad de Santa Clara. También estuvo de visita en la ciudad de Remedios y en la cayería centro norte.

La bandera y los Símbolos

El Funky, rapero contestatario cubano exiliado en Miami que colaboró en la creación de Patria y Vida, apuntó que hay varias personas en Cuba que están presas por usar una bandera de la misma manera en que la usó 6ix9ine.

Ese es el caso de Luis Manuel Otero Alcántara, el rostro más visible del Movimiento San Isidro (MSI), condenado a cinco años de prisión por, entre otros cargos, “ultraje a los símbolos de la Patria”. En el verano de 2019, Otero Alcántara realizó la performance Drapeu, en el que llevó sobre sí mismo durante un mes una bandera cubana en actividades cotidianas, como si fuera una segunda piel.

Por esta performance, las autoridades detuvieron —y posteriormente, gracias a la presión de la sociedad civil, liberaron— al artivista en marzo de 2020. Un año después lo volvieron a encarcelar, cuando se dirigía a participar en las históricas protestas del 11 de julio de 2021.

Actualmente, la activista camagüeyana Aniette González enfrenta una acusación igual a la que en su día enfrentó Otero Alcántara. El supuesto delito: cubrirse con la bandera cubana y tomarse una foto, como parte de la campaña de redes sociales “La bandera es de todos”.

Además de resaltar el aparente trato diferenciado del Gobierno cubano en la aplicación de sus leyes a extranjeros y nacionales, la escritora y periodista María Matienzo se preguntó cómo era posible que 6ix9ine entrase con esa cantidad de dinero a la Isla, cuando el máximo permitido por las autoridades sin declarar en la aduana es de 5 000. “¿Cómo los entró si no fue con la total complicidad de la dictadura cubana?”, cuestionó Matienzo.

El medio La Joven Cuba publicó un editorial en redes sociales centrado en estos mismos aspectos. La Ley de Símbolos, apuntaron, prohíbe el uso de la bandera de la estrella solitaria “en productos comunicativos con fines publicitarios y comerciales”, siendo este el caso del videoclip. También hizo un llamado a la realización de un “profundo debate ciudadano” sobre el tema.

Y añadió: “Las leyes, aun las más cuestionadas, deben aplicarse sin dobles estándares por la nacionalidad o postura política de quienes las violan. En adición, en el clip de marras se evidencian otras alteraciones al orden público, que, de no estar autorizadas, constituyen delito”.

Hasta el momento, las autoridades cubanas no se han pronunciado al respecto.

Por otro lado, uno de los aspectos que más controversia generó entre quienes debatían era el pasado criminal de 6ix9ine. El tuitero Ángel Tur puntualizó que el rapero, cuyo nombre real es Daniel Hernández, “se declaró culpable de múltiples cargos de crimen organizado (pandillas violentas), delitos con armas de fuego y tráfico de drogas. Enfrentó 47 años tras las rejas, pero recibió una sentencia reducida después de que su testimonio ayudó a los fiscales a condenar a dos notorios líderes de pandillas”.

El periodista Alfredo Herrera Sánchez, escribiendo para Diario de Cuba, opinó de otro modo: “¿Qué importancia tiene la vida personal de un artista, cuando es capaz de llegar a millones de personas en todo el planeta, e influir en ellos? En el caso de 6ix9ine, ¿su vida privada condiciona su fama y poder mediático?”.

Herrera Sánchez consideró que “nadie alcanza el éxito profesional siendo un delincuente, un chivato, un pedófilo, un drogadicto o un engreído. 6ix9ine es mucho más que eso”. El opinante celebró, además, que el tema expusiera la pobreza de Cuba, en contraste con la visión que el Gobierno vende a los turistas.

Ya de vuelta en Estados Unidos, 6ix9ine compareció junto a Lenier Mesa en una entrevista del canal de YouTube Molusco TV. Allí relató la experiencia desde su punto de vista: cómo eligió el sitio dónde grabar, cómo conoció a la familia que lo dejó quedarse en su casa por unos días, cómo trabajó el campo y atendió a los animales de granja.

En la entrevista, Mesa dijo que lo que había hecho 6ix9ine no lo había hecho ningún artista cubano. Mesa, además, aplaudió la acción de regalar dinero.

Pepe Salom, realizador que trabajó con el cantante en Cuba, añadió en conversación con el canal del influencer Adrián Fernández: “A mí me emocionó muchísimo porque no es lo mismo vivir esa experiencia en carne propia, que verlo a través de una pantalla (…). Se ayudó realmente a las personas, tienen que haber estado allí para darse cuenta”.

Los números avivan el debate: el videoclip de 6ix9ine y Lenier Mesa, titulado Bori —aunque también conocido como Leyenda viva— acumula más de 12 millones de vistas en YouTube y 823 000 “me gusta”.

Entradas creadas 33

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 − catorce =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba