Amnistía Internacional denuncia apagones de internet en Cuba

Ilustración: Alejandro Cañer

Amnistía Internacional, una ONG pro derechos humanos formada por más de 10 millones de personas en todo el mundo, asegura que en Cuba hay indicadores preocupantes de que las autoridades están repitiendo las tácticas represivas que utilizaron durante décadas y durante la represión de los manifestantes del 11 de julio de 2021 (11J).

Entre esas tácticas se encuentra el apagón masivo de internet, una estrategia que, de acuerdo con un reporte de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, tiene el objetivo de impedir la capacidad de movilizar y de comunicarse a grandes grupos de personas. Además de restringir la visibilidad de protestas y reclamos sociales.

Las protestas en Cuba comenzaron el 29 de septiembre. El paso del huracán Ian por la isla provocó, según fuentes del gobierno, un apagón de electricidad en todo el territorio nacional.

El apagón desencadenó el descontento social acumulado por la crisis económica y de derechos que hay en el país, lo que llevó a manifestaciones que pedían el restablecimiento del servicio eléctrico y del servicio de agua, pero también libertad.

Érika Guevara Rosas, directora para las Américas de de Amnistía Internacional, dijo que, como respuesta a las protestas, “las autoridades parecen estar repitiendo las tácticas de represión que utilizaron el año pasado para detener y silenciar a quienes se manifiestan”.

La nota de prensa de Amnistía Internacional asegura que han recibido informes sobre continuos cortes de internet. También han podido documentar el despliegue de fuerzas militares y policiales para reprimir las manifestaciones y detener a algunos de los que protestaban.

El primer apagón de internet ocurrió el día 29 de septiembre a las 8 de la noche, hora local. Los datos de organizaciones como Cloudflare Radar (@CloudflareRadar) y el Internet Outages Alert (@gatech_ioda) confirmaron que el servicio de internet de ETECSA se restableció 7 horas más tarde, sobre las 3 de la mañana.

La periodista Camila Acosta, residente en Cuba, dijo a YucaByte que desde hacía varias horas no tenía servicio de datos móviles. “Hasta el momento lo que pasa es que, cuando accedemos a los datos móviles desde nuestros teléfonos, nos sale incluso como si estuviera conectado, pero definitivamente no cargan los mensajes, no cargan las redes sociales”.

Algo similar contó a nuestra revista Ángel Cuza, activista por los derechos humanos y expreso político. “Sale 4G, la señal 4G, pero ya, no sale más nada”, comentó.

Otras organizaciones que documentaron la caída en el tráfico de internet fueron NetBlocks, el informe de transparencia de Google y Doug Madory, de la plataforma Kentik Inc.

El día 30 se repitió la misma situación, confirmado por las mismas organizaciones: apagón a las 8 de la noche y restablecimiento a las 3 de la madrugada.

Amnistía Internacional dice que estas interrupciones del servicio de internet han dificultado la comunicación de las familias tras el paso del huracán. También ha afectado la capacidad de observadores internacionales y de periodistas independientes de informar sobre la situación de derechos humanos en el país.

La plataforma Justicia 11J, creada en el contexto de represión del mes de julio de 2021, ha reportado 26 detenciones desde el 30 de septiembre. Amnistía Internacional afirma que la mayoría de las personas detenidas son jóvenes.

Violaciones sostenidas

Las recientes protestas se produjeron a 14 meses del estallido social del 11 de julio de 2021. En aquella ocasión, el gobierno implementó un bloqueo masivo de internet que se extendió por varios días.

A diferencia de las protestas de 2021, en estas los cortes han tenido menor duración. En lo que sí coinciden con las del año pasado es que han venido acompañados de represión.

Según Peggy Hicks, directora de la oficina de Derechos Humanos de la ONU, los apagones de internet suelen ser justificados por el poder con motivos de seguridad nacional y de mantenimiento de la paz. Sin embargo, es probable que lo que siga a los cortes sea un aumento de la violencia.

En el caso del 11J, este aumento se tradujo en una mayor capacidad de la policía para reprimir. El 12 de julio, tras una manifestación en el barrio de La Güinera, un agente de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) asesinó por la espalda a Diubis Laurencio Tejeda, un manifestante pacífico que no suponía un riesgo para las fuerzas del régimen.

En las protestas más recientes, se han documentado abusos, arrestos, agresiones y golpizas a manifestantes.

Otra diferencia con respecto al 11J es que, hasta el momento, las autoridades no se han pronunciado sobre los apagones de internet. ETECSA, la única compañía de telecomunicaciones de la isla, sacó una nota donde informaba de medidas para extender el pago de servicios telefónicos tras el paso del huracán.

La compañía no mencionó en ningún momento los dos cortes masivos.

La violación de derechos digitales en Cuba ha sido denunciada en varias ocasiones por organismos internacionales.

En abril de 2021, un informe de la propia Amnistía Internacional denunciaba la censura digital existente en la isla.

“La sociedad civil y algunos periodistas también expresaron durante el año su preocupación por que el Decreto Ley 370, relativo a la libertad de expresión en la web, parecía reforzar la red de control y censura digital del gobierno cubano, especialmente durante la pandemia”, se lee en el texto.

Ese mismo año, un reporte de Clement Voule, relator especial de la ONU sobre el derecho a la libertad de reunión pacífica y asociación, incluyó a Cuba en la lista de países que vulneran los derechos digitales.

En abril de 2022 se publicaron otros documentos que demostraban esta represión. Uno proveniente del Departamento de Estado de los Estados Unidos y otro de la Unión Europea.

Por otro lado, según Access Now, una organización sin ánimo de lucro que defiende los derechos digitales de los usuarios en riesgo alrededor del mundo, Cuba fue el único país del continente americano en cortar el internet a sus nacionales en el año 2021.

No hay ningún indicio de que la política gubernamental con respecto a las manifestaciones vaya a cambiar. El 2 de octubre, el presidente designado Miguel Díaz-Canel restó importancia a las protestas y sugirió que una minoría de “contrarrevolucionarios” con conexiones fuera de Cuba, había llevado a cabo “actos de vandalismo, como cerrar vías o tirar piedras ” y que serían tratados con todo el “rigor de la ley”. 

Entradas creadas 17

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × cinco =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba