Sociedad civil cubana exige a prensa extranjera que haga «su trabajo»

Ilustración: Julio Llópiz-Casal

Desde el mismo inicio de 2022, varios activistas y familiares de presos políticos comenzaron a desarrollar una campaña en redes sociales enfocada en los medios de prensa extranjeros acreditados en Cuba, especialmente en la agencia española de noticias EFE. La campaña, identificada con el hashtag #EFECubreLosJuicios, fue un llamado para que dicha agencia informara sobre los procesos judiciales contra los manifestantes del 11J. Esta petición fue extendida a otros medios como Associated Press (AP), Reuters, Agence France-Presse (AFP) y CNN.

El origen de esta campaña se encuentra en las conversaciones entre dos reconocidas activistas cubanas: Salomé García Bacallao y Saily González Velázquez. Desde las protestas populares del pasado 11 de julio, ambas han trabajado en defensa de los presos políticos y contra las violaciones de derechos humanos en Cuba. García Bacallao, quien reside en España, es una de las principales figuras del grupo Justicia 11J, el cual lleva una relatoría independiente sobre los presos políticos del régimen y realiza acciones de acompañamiento y ayuda a sus familiares. Por su parte, Saily González, es una emprendedora villaclareña que se dio a conocer como una de las integrantes más activas de la plataforma Archipiélago y coordinadora de la Marcha Cívica por el Cambio. González, además, ha apoyado diversas iniciativas impulsadas por la sociedad civil por la liberación de los manifestantes detenidos.

YucaByte contactó con Salomé García Bacallao y estas fueron sus declaraciones sobre el tema:

En diciembre de 2021, desde Justicia 11J comenzamos a informar y llevar un registro de los juicios que se darían, lo cual podría servir a los medios independientes y activistas cubanos. Entendimos que el régimen había puesto los juicios en esas fechas para evitar que la prensa internacional les prestase atención. Durante ese tiempo, las agencias de prensa extranjeras acreditadas no dijeron nada sobre los juicios, aunque hay que reconocer que en julio sí hicieron su trabajo cubriendo las protestas.  Los juicios se daban y nosotras sabíamos que estos periodistas contactaban a activistas para entrevistas y declaraciones que no tenían nada que ver con los procesos judiciales. Tratamos durante un par de semanas de llamar la atención de EFE y otras agencias sin recurrir a la campaña. A nivel personal les dijimos que considerábamos importante que informaran de los juicios. Les ofrecimos contactos y fuentes, pero nos dieron como justificación que no podían cubrir lo que pedíamos, ya que no tenían fuentes primarias. No tener fuentes primarias, dijeron, significaba que el Gobierno cubano no había informado sobre el tema. Sin embargo, fuentes primarias son los familiares de los presos que van a los juzgados, documentos como las peticiones fiscales, las sentencias, los expedientes de fase preparatoria, fuentes que se pueden contrastar y que revelan el carácter político de estos procesos.

Por su parte, Saily González declaró a YucaByte:

Como vivo en Cuba, me es difícil saber cuál sería el impacto mediático de una cobertura de medios de prensa internacionales a los juicios de los manifestantes del 11J. En diciembre, Juan Palop, directivo de EFE en Cuba (quien no se encuentra en el país) me llamó para entrevistarme sobre los spaces en Twitter. Cuando terminó la entrevista le pregunté: “¿Por qué no cubren los juicios a los presos políticos, que son los acontecimientos más importantes en el país en este momento?” Juan me respondió que su situación con el tema de la acreditación es muy complicada en Cuba y que no tenían cómo contrastar los testimonios de los familiares de los presos políticos porque en la prensa oficial cubana no se mencionaban los juicios. Yo le conté a Salomé y ella me dijo que eso último no era una justificación, que igual podían hacer una cobertura, pues EFE puede tener acceso a las peticiones fiscales y las sentenciones. Respecto a lo de la acreditación, bueno, ese es un riesgo que siempre está cuando se habla de la dictadura. Finalmente, Palop me pidió el contacto de Salomé, pero nunca le escribió. El 2022 comenzó y los juicios continuaron sin ser cubiertos por la presa extranjera acreditada. Un día me levanto con la idea de la campaña en la cabeza y la explico en un grupo que tenemos con activistas y madres de presos políticos. Mucha gente ayudó a concretarlo. Después propuse hacer en redes sociales algo parecido al #SOSCuba y realicé una especie de tutorial para que estas madres y otros familiares de los detenidos del 11J se sumaran.

***

No sería prudente aventurarse a afirmar que la campaña #EFECubreLosJuicios tuvo un efecto inmediato, pero lo cierto es que el pasado 11 de enero varios medios extranjeros acreditados en la Isla comenzaron a cubrir los juicios contra los manifestantes del 11J.

Ese día, la agencia estadounidense AP se refirió a este rema en un texto titulado “A seis meses de las protestas, Cuba enjuicia a manifestantes”. En la nota se citan como fuentes al grupo Justicia 11J y a las familias de Andy Dunier García Lorenzo y Dariel Cruz, a quienes la Fiscalía busca condenar a siete y 15 años de prisión, respectivamente.

También el 11 de enero EFE publicó una nota titulada “ONG denuncia que en Cuba hay 39 menores de 21 años en la cárcel”, en la cual se citan declaraciones del Observatorio Cubano de Derechos Humanos, una organización no gubernamental no reconocida por el régimen cubano. A esta nota siguió otra sobre los juicios a los presos políticos (“Denuncian juicio a 57 cubanos, entre ellos 14 jóvenes, que protestaron el 11J”), la cual fue compartida por Juan Palop en la red social Twitter.

En la parte final de ambos textos, EFE aclara a sus abonados:

“Las decisiones de las autoridades cubanas de los últimos meses han diezmado el equipo de la delegación de EFE en La Habana, donde actualmente solo dos periodistas pueden seguir ejerciendo su labor. Efe espera poder recuperar en los próximos días su capacidad informativa en la isla.”

La relación de esta agencia española de noticias con el Gobierno cubano es compleja. El pasado noviembre, en el contexto de la Marcha Cívica por el Cambio y la represión sobre los miembros de la plataforma Archipiélago, las autoridades cubanas retiraron las credenciales a los periodistas de EFE. Luego permitieron solo la acreditación de una periodista y un fotógrafo, lo cual el Gobierno cubano señaló como un acto “de buena fe”. Estos hechos fueron condenados el 16 de diciembre por el Parlamento Europeo, mediante la aprobación de la Resolución 2021/3019 (RSP).

El 12 de enero de 2022, Gabriela Cañas, presidenta de EFE, habló públicamente sobre la situación de la agencia en la Isla. Señaló que el Gobierno cubano impide a sus periodistas trabajar, a pesar de que el 50% de las noticias que se publican en América Latina sobre Cuba provienen de EFE. Cañas también reveló que el delgado de la agencia en La Habana, Juan Palop, no ha podido ingresar a Cuba ya que el Gobierno dilata, desde hace tiempo y sin explicación alguna, su visado de prensa.

“Nos están echando de Cuba (…) Nos estamos empezando a plantear nuestra permanencia en la Isla. No podemos ejercer el periodismo libremente”, expresó Cañas.

Entradas creadas 229

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − catorce =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba