Desde Cuba y su exilio: iniciativas de apoyo a presos políticos y familiares

Ilustración: Alejandro Cañer

Las protestas del 11J y la frustrada marcha del 15N han dejado en Cuba un saldo cercano a los 1.314 detenidos de los cuales al menos 696 continúan en prisión. Solo por enjuiciamiento ordinario han sido condenadas en los últimos seis meses 199 personas con penas que van de dos a 25 años de privación de libertad. Por otro lado, más de 200 cubanos y cubanas esperan juicio y enfrentan condenas entre uno y 30 años de prisión.

Los presos políticos, sin embargo, son más que cifras alarmantes. Son muchos padres y madres que quizás no verán crecer a sus hijos, e hijos que tal vez no puedan siquiera despedir la muerte de sus padres y abuelos. El dolor del presidio político, por supuesto, no es unidireccional. Fuera de las prisiones, en cientos de hogares, hay familias devastadas que intentan adaptarse a la realidad de un miembro condenado por los tribunales del régimen, y a sobrevivir con una entrada de dinero menos en un país que se hunde cada vez más en la miseria.

Varios miembros de la sociedad civil, desde el 11 de julio de 2021, se han organizado para llevar la cuenta de los presos políticos y los arbitrarios procesos judiciales ejecutados contra estos. Gracias a dicha labor, el tema ha trascendido las fronteras de la Isla, burlando la desinformación promovida por el Gobierno cubano y sus intentos por disfrazar de presos comunes a aquellos cuyo delito fue ejercer su derecho a la libre expresión en una dictadura.

No obstante, el trabajo de la sociedad civil cubana no se resume solo al conteo de presos políticos, sino que se extiende cada vez más y ya suma diversas iniciativas de apoyo económico a las víctimas de la represión en Cuba y sus familiares, coordinadas desde dentro de la Isla y el exilio.

Ayudas a los valientes del 11J

La iniciativa Ayudas a los valientes del 11J fue idea de un preso político. Se trata de Andy Dunier García Lorenzo, encarcelado por participar en las protestas del 11 de julio, en Villa Clara. Según cuenta su hermana, Roxana García, todo comenzó el día en que la familia notó que Andy pedía demasiada comida, incluso para un reo que debe sobrevivir con escasos alimentos de pésima calidad. En una de las visitas a prisión, la familia le preguntó por qué solicitaba semejante cantidad de víveres, a lo que el joven de 24 años respondió que era para compartirlos con sus compañeros, también encarcelados injustamente y por razones políticas.

 

valientes 11J

Captura de pantalla del grupo de Facebook «Ayuda a los valientes del 11J».

Roxana, de apenas 20 años, recibía por entonces algunas ayudas de personas solidarizadas con la causa de su hermano. Al principio, cuenta, las rechazó por vergüenza, pero los testimonios de Andy le ayudaron a comprender que no todos los presos políticos contaban con el apoyo de una familia, ni todas las familias con dinero suficiente para afrontar una situación como la suya.

Finalmente, el pasado noviembre, la familia García Lorenzo creó un grupo en Facebook para coordinar las ayudas a los presos políticos, al menos en Villa Clara. Luego, con la colaboración de cubanos en el exilio, se hicieron de una cuenta en Pay Pal para gestionar las ayudas desde el exterior y dos más, una en CUP y otra en MLC, para quienes quisieran donar dinero desde Cuba. Las donaciones también pueden ser en criptomonedas. En cuestión de unos pocos días, la iniciativa tomó forma y echó a andar.

-Al principio, las donaciones sólo venían del exilio. Eliécer Ávila, por ejemplo, nos ayudó a promover el proyecto. Luego mucha gente en Cuba empezó a hacer donaciones en CUP. Hay quien ayuda enviando recargas, que luego le pasamos a los familiares de presos políticos para que puedan comunicarse, y quien ha venido hasta aquí, a nuestra casa, con comida.- relató Roxana a YucaByte.

Las ayudas, en varias ocasiones, vienen de personas que prefieren mantener el anonimato. Pedro López, suegro de Roxana, recalca que los colaboradores anónimos muchas veces se encargan de labores como la compra de comida, tarea cada vez menos sencilla dada la grave escasez de productos de primera necesidad que enfrenta el país. Además, dice, Ayudas a los valientes del 11J ha recibido el respaldo de periodistas independientes y de activistas, entre las que destaca Saily González, joven emprendedora villaclareña que se convirtió en uno de los rostros más visibles de la plataforma Archipiélago. También colaboran estrechamente con iniciativas similares, como Te presto mi voz, organizada desde el exilio.

El grupo en Facebook, que cuenta con más de 400 miembros, ha servido a la familia García Lorenzo para dar cuenta de los presos y familias ayudadas. Cada entrega de alimentos o artículos de todo tipo se realiza a la entrada de las prisiones, donde una foto sirve de prueba. A inicios de diciembre, sin embargo, la iniciativa actualizó su política de transparencia y elaboró un Excel público que expone la relación entre donantes, monto de las donaciones y destino de las ayudas.

Captura de pantalla de una publicación en la página Ayuda a los Valientes del 11J

-Lo más difícil de esta labor es contactar con las familias de los presos políticos, porque muchas tienen miedo a pronunciarse. Tristemente tienen miedo hasta de recibir ayuda. Cierta vez, un familiar de un preso político nos confesó que un instructor penal le advirtió que recibir ayuda o informar de otros presos que la necesiten podía perjudicarle.- dijo Roxana.

En las últimas conversaciones que mantuvo con su hermano, Roxana le contó de las amenazas y el acoso de la Seguridad del Estado ejercidos sobre la familia por llevar adelante la iniciativa. También le habló de perfiles falsos en redes sociales dedicados a crear separaciones y odios entre ellos y otros activistas. Desde prisión, Andy le pidió que continuaran, que no se dejaran intimidar y que él seguiría dándole información de la situación de sus compañeros de presidio en Villa Clara. Al final de la llamada, le confesó que, una vez quede en libertad, dedicará su vida a la defensa de los derechos humanos en Cuba.

La Seguridad del Estado, sin embargo, no tardó en notar que, desde su celda, Andy ayudaba a contactar a presos políticos y familiares con su hermana para recibir ayuda. A mediados de noviembre, el joven fue sancionado con dos meses sin derecho a llamadas telefónicas. Además, lo trasladaron hacia otra prisión, la de Guamajal. En este sitio, informó su familia, le amenazaron con añadirle a la petición fiscal sobre su caso el delito de Instigación a Delinquir.

“Amenazan a todos a su alrededor para que no se acerquen a él. Tratan de mantenerlo aislado del resto de los presos. Pero aun así continúa firme y dispuesto a pasar por encima de todo; pero nunca a negociar con la Seguridad del Estado bajo ningún concepto. Él sabe el motivo por el cual continúa preso, y sigue más firme que nunca, firme en la causa y luchando de alguna manera para que Cuba logre ser libre”, puede leerse en un comunicado de la familia García Lorenzo a los medios independientes cubanos, con fecha del 15 de noviembre de 2021.

-Sobre Ayudas a los valientes del 11J creo que cada día mejoramos su gestión y alcance, a pesar de que esto es nuevo para nosotros. Nunca imaginamos que terminaríamos así, de activistas. Simplemente, no estaba en nuestros planes. Pero nos tocaron a la familia, tocaron a mi hermano y lo apresaron sin causa alguna. Solo por eso no nos vamos a callar, bajo ninguna circunstancia. Él y nosotros lo tenemos muy claro.- declaró Roxana a YucaByte.

Hasta el momento, Ayudas a los valientes del 11J ha recibido más de 70 donaciones que han sido entregadas a decenas de familiares de presos políticos en la forma de recargas móviles, pago de transporte, sacos de comida, giros postales y transferencias bancarias.

Te presto mi voz

La iniciativa Te presto mi voz surgió hace aproximadamente un año, cuando un grupo de cubanas residentes en Estados Unidos decidió unirse para enviar ayuda a familiares de presos políticos y de conciencia. El hecho que los motivó fue la muerte de la tía de Harold Alcalá Aramburo y Maykel Delgado Aramburo, condenados a cadena perpetua en 2003 por el secuestro de la llamada “Lanchita de Regla”. La fallecida era quien cargaba con la atención de estos presos, que desde hace más de un año no cuentan con apoyo familiar.  Los primos Aramburo no tenían antecedentes penales en el momento de su detención, ni hirieron o mataron a nadie durante el secuestro. Tres de los perpetradores que les acompañaban (Lorenzo Copello, Bárbaro Sevilla y Jorge Luis Martínez) fueron fusilados por orden de Fidel Castro.

YucaByte pudo contactar con la vocera del proyecto, una cubana que desde hace 19 años radica en Estados Unidos y se hace llamar Yamila “la hija de Maceo”. Según esta activista, la idea de Te presto mi voz es conectar directamente a cubanos en el exilio con familiares de presos políticos, sin embargo, los sucesos del 11J y el aumento de la cantidad de detenidos obligó al proyecto a cambiar de estrategia.

Te presto mi voz

 

-Antes trabajábamos con la lógica del apadrinamiento, pero el número de presos aumentó demasiado. Ahora coordinamos ayudas indirectas, mediante la colecta de dinero que se envía a Cuba para que los familiares de los presos compren jabas de comida. Mucha gente dentro y fuera del país nos ha ayudado, lo que agradecemos infinitamente.- declaró Yamila.

La iniciativa está conformada por mujeres, casi todas madres. Juntas han estructurado un pequeño pero eficiente grupo que está abierto a colaborar con proyectos similares dentro de la Isla. Las mayores dificultades que enfrentan estas mujeres, como en el caso de Ayudas a los valientes del 11J, están en el proceso de contacto con familiares de presos políticos, los cuales son amenazados con citaciones policiales y sanciones, como el aislamiento de los prisioneros o la restricción a las visitas y las llamadas telefónicas desde la cárcel.

Te presto mi voz ha sido apoyado activistas y youtubers desde el exilio como Darwin Santana, Chucho del Chucho, Alexander Otaola, Karlito Madrid, Manuel Milanés y Ultrack.

-Apoyando a los presos políticos y sus familias estamos mandando un mensaje claro: en el exilio “estamos puestos” y estaremos siempre con el pueblo. Les queremos hacer saber a nuestros hermanos que no están ni estarán solos, que cuando decidan salir a la calle a exigir sus derechos, nosotros, los cubanos del exilio, estaremos ahí con ellos.-dijo Yamila a YucaByte.

Justicia 11J

La iniciativa Justicia 11J surgió en la noche del 11 de julio de 2021, horas después de que el gobierno desplegara efectivos policiales y militares, así como a simpatizantes armados, para ahogar violentamente las protestas pacíficas que se desarrollaron en decenas de localidades del país. Sin embargo, fue un mes más tarde que las personas implicadas en el proyecto decidieron bautizarlo de esta manera.

La idea nació originalmente en un grupo de Whatsapp, conformado por cubanas feministas que acordaron iniciar un trabajo de relación de detenidos en las manifestaciones.

-Las que estábamos en ese grupo, como otras que se sumaron luego como voluntarias o que fueron convocadas de manera directa, nos movilizamos y creamos no solo lo que se conoce como “la lista”, sino también el grupo de Facebook DESAPARECIDOS #SOSCuba.- declaró a YucaByte la activista Camila Rodríguez, miembro de este grupo.

 

Justicia 11J, desde entonces, emite actualizaciones constantes sobre los procesos penales enfrentados por los presos políticos, así como de la situación de sus familiares. Aunque la iniciativa cuenta con una extensa red de colaboradores anónimos, su núcleo de trabajo lo conforman ocho mujeres: Cynthia de la Cantera, Darcy Borrero, Ivette Leyva, María Matienzo, Kirenia Yalit Núñez, Laritza Diversent, Eilyn Lombard y Salomé García Bacallao.

Cada una de estas mujeres se ha centrado en labores específicas. Cynthia, María y Darcy, por ejemplo, se encargan de cubrir periodísticamente noticias sobre los presos políticos; Laritza Diversent, directora de Cubalex, asume la asesoría en temas legales y la estandarización de datos; Ivette, Kirenia y Elilyn trabajan en la verificación de información; mientras Salomé cubre temas como la base de datos y la comunicación. Camila, por su parte, se centra en la atención a los familiares de los detenidos y otras tareas de coordinación grupal.

-Lo extendido en el tiempo del trabajo de nuestro grupo y la continuidad de la situación de emergencia que nos llevó a juntarnos, ha llevado a que algunas de nosotras hayan necesitado volver a sus rutinas habituales, mientras otras hemos debido sostener la labor del grupo. Ha sido como una carrera de relevos, porque lo que no podemos hacer de ningún modo es dejar nuestras responsabilidades adquiridas con las familias y con la sociedad, aunque se hace muy evidente que el trabajo de Justicia lleva dedicación a tiempo completo, como el funcionamiento de una ONG.-confesó Camina Rodríguez.

Justicia 11J habilitó un espacio en la plataforma digital Ko-fi para reunir fondos que ayuden a los familiares de presos políticos en Cuba. Hasta el momento, ha recibido más de 620 donaciones. 

#EstoyContigo

La Fundación Rescate Jurídico (FRJ), con sede en Florida, Estados Unidos, presentó el 21 de septiembre de 2021 la iniciativa #EstoyContigo, dedicada a ayudar económicamente a los presos políticos cubanos y sus familiares. Esta Fundación, creada en 2005, tiene como objetivo apoyar en la defensa legal de activistas pro derechos humanos, opositores y detenidos por motivos políticos en la Isla.

-El objetivo es ayudar a los presos, pero también que el exilio tenga contacto con los disidentes que están en Cuba. Con #EstoyContigo tratamos de que un exiliado se encargue de un preso político mediante el compromiso de donarle 40 dólares mensuales. Una vez el preso es liberado, esta donación debe mantenerse por un año más, pues sabemos que en Cuba las personas estigmatizadas y perseguidas por el régimen suelen ser expulsadas de sus centros laborales o tienen dificultades a la hora de ser contratados.- explicó a YucaByte Santiago Álvarez, líder de FRJ.

Para poder cumplir con su función, la iniciativa cuenta con una red de apoyo en la Isla, conformada por disidentes que mantienen contacto con la FRJ. Hace siete años, FRJ desarrolló un programa donde se impartieron seminarios de dos semanas a opositores cubanos en la Casa Bacardí, en colaboración con la Universidad de Miami. En dicho centro se ofrecieron conferencias de historia de Cuba, economía, oratoria y derechos humanos, dadas por periodistas, políticos cubanoamericanos y escritores. Los ex seminaristas hoy día son los encargados de vincular a los familiares de presos políticos con el exilio.

Santiago Álvarez reconoce que #EstoyContigo no solo servirá para aliviar la situación de varias familias en Cuba que sufren la represión del régimen y el hostigamiento sobre sus miembros detenidos, sino que ayudará también al exilio a entrar en una dinámica de renovación. De hecho, dice estar muy complacido con el hecho de que la junta directiva de FRJ cuente con más jóvenes que con miembros del llamado “exilio histórico”.

-Considero que el exilio histórico se ha vuelto muy conservador, mientras que los disidentes y opositores son hoy progresistas. Por eso creo necesario que se dé este vínculo, porque los tiempos han cambiado. Yo mismo, que soy veterano de Bahía de Cochinos, me convenzo más de ello. Es hora de que la vieja guardia intercambie con los jóvenes y se convenza de que la democracia sólo llegará a Cuba por la vía pacífica.- confesó Álvarez.

Fundación Nacional Cubano Americana

Hasta 2003, Adolfo Fernández, traductor e intérprete de profesión, ejerció como periodista independiente en Cuba. Colaboraba entonces con una agencia rusa especializada en temas de derechos humanos, blogs y sitios webs con sede en Estados Unidos y con la revista Encuentro de la Cultura Cubana. Sus textos, cuenta, describían la escasez y la falta de libertades elementales en la Isla. Esto le costó ser uno de los 75 disidentes encarcelados por orden de Fidel Castro, en lo que se llamó la “Primavera Negra” cubana.

Adolfo fue condenado a 15 años de prisión, de los cuales cumplió siete y medio gracias a las presiones de la comunidad internacional. Finalmente, llegó a Estados Unidos y se integró a la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA), la cual, por su experiencia, le propuso encargarse de su programa de atención a los presos políticos.

-Cuando empecé, en 2011, ya existía este programa, además de una lista donde mensualmente se actualizaba la cifra de presos políticos. Mi misión es, basándome en nuestro listado, enviar las ayudas. Siempre es dinero, porque nos resulta mucho más fácil que enviar comida u otras cosas. Pero se trata de dinero de los bolsillos de los miembros de la organización. Es decir, son donaciones privadas, que no vienen de fondos de ONG o del gobierno estadounidense.- contó Adolfo Fernández a YucaByte.

La ayuda mensual que envía la FNCA se destina a una persona específica que cada preso designa, puesto que en ocasiones resulta riesgoso entregar el dinero a los familiares. En no pocas ocasiones, la FNCA ha lidiado con familias que, ya sea por cuestiones de diferencias ideológicas o por intimidación de la Seguridad del Estado, prefieren rechazar cualquier iniciativa de apoyo material.

Durante varios años, el programa de ayuda a los presos políticos cubanos utilizó los canales de entrega de efectivo de Western Union. Tras el cese de las operaciones de esta empresa en Cuba a causa del embargo, los envíos se han realizado por otras vías que, por cuestiones de seguridad, la FNCA no revela a la prensa. Las ayudas de este programa cubren a los familiares de cada preso hasta un mes después de su liberación.

Según Adolfo Fernández, tras los sucesos del pasado 11 de julio, se ha vuelto más complicado contactar a los familiares de los presos políticos, debido al aumento del listado de la FNCA y las presiones de los órganos represivos del régimen.

-Hay una diferencia tremenda entre los presos de antes y después del 11J. Antes, por ejemplo, la mayoría de los presos políticos eran activistas y opositores que, al igual que sus familias, estaban preparados para caer presos. O sea, lo veían como una posibilidad y lo asumían. Pero los presos del 11J son mayormente muchachos que se unieron a una protesta, que nunca pensaron terminar así, y sus familiares no estaban preparados para todo lo que se les ha venido encima.- confesó el ex prisionero político.

Adolfo Fernández dijo estar convencido de que cualquier tipo de ayuda puede aliviar la situación de las víctimas de la represión en Cuba. Dada sus vivencias, conoce los métodos de presión ejercidos por la Seguridad del Estado sobre los prisioneros, a quienes suelen encerrar en centros penitenciarios alejados de sus localidades de origen. Además, recordó, las familias de los detenidos suelen tener dificultades para transportarse a las cárceles, las cuales no garantizan aseo y alimentos adecuados a los reos.

-Una de las razones por las que hacemos esto es porque la Seguridad del Estado se encarga de decirle al preso todo el tiempo que está solo, que afuera lo han olvidado, que lo que hizo fue en vano. Siembran el pánico y la sensación de aislamiento en los detenidos. Estas ayudas que brindamos también buscan combatir eso y hacerle llegar a los presos este mensaje: “No has sido olvidado. Tus hermanos del exilio están contigo”.- declaró Adolfo Fernández.

CONCUR

Desde el pasado 12 de julio, la Conferencia Cubana de Religiosos y Religiosas (CONCUR) condenó públicamente la violenta represión ejercida por el Gobierno sobre los manifestantes del 11J y consideró legítima las protestas pacíficas desarrolladas en el país durante la jornada anterior. También en esta fecha, la organización inició una labor de acompañamiento a familiares de presos políticos, enfocada, en principio, en la entrega de recursos de habeas corpus en los tribunales del país y la búsqueda de desaparecidos.

CONCUR

Captura de pantalla de publicación en la página CONCUR

-Ya durante las últimas semanas hemos dado acompañamiento y esperanza a los familiares de los detenidos, pues enfrentarse a juicios con peticiones fiscales muy elevadas descoloca a cualquier persona. También, aunque de manera limitada, estamos ayudando con algunos recursos a algunas de estas familias que viven situaciones difíciles.- declaró a YucaByte el sacerdote jesuita y miembro de CONCUR, Eduardo Llorens Núñez.

Adopte a un preso político

Magdaevilia Hidalgo recuerda que, antes del pasado 11 de julio, la Fundación para los Derechos Humanos en Cuba (FHRC) apoyaba a poco más de un centenar de presos políticos, a quienes se les enviaba ayuda material. Sin embargo, las protestas del 11J obligaron a esta organización a trabajar sin descanso, debido al aumento desmedido de la cifra de detenidos.

-El 11J precipitó todo. Buscamos rápidamente apoyo de la FRJ y la FNCA, nos organizamos, y en noviembre lanzamos la campaña Adopte un preso político. Lo hicimos por todas las vías, desde Internet hasta de manera más personalizada.- contó Hidalgo a YucaByte.

La FHRC, en principio, tiene como misión “capacitar a activistas y víctimas de violaciones de derechos humanos que trabajan por un cambio democrático en Cuba a través de medios no violentos”. Sin embargo, desde noviembre de 2021 ha desplegado una estrategia logística que busca, antes que todo, conectar a cubanos en el exilio con las familias de los presos políticos en la Isla.

-La idea es que una persona del exilio asuma la ayuda a un preso político. Nosotros podemos hacer de intermediarios de esa ayuda, gestionar su llegada. Sin embargo, nos interesa más hacer de contacto y facilitar el intercambio directo de estos familiares con los exiliados por distintas vías de comunicación. Incluso, en ocasiones no mediamos en el envío de ayuda, pues los donantes lo hacen de manera directa.- explicó Hidalgo.

Del 1 al 27 de noviembre, la FHRC medió en ayudas a 62 presos políticos en Cuba.

Cuban Prisoners Defenders

La organización Cuban Prisoners Defenders (CPD) lleva varios años atendiendo a los perseguidos políticos en Cuba. Desde el 11J, sin embargo, ha dedicado especial atención al apoyo de aquellos que tienen uno o más familiares en las cárceles del régimen por manifestarse pacíficamente.

Según Javier Larrondo, director de CPD, la organización desarrolla actualmente dos programas de capacitación con los familiares de presos políticos, además de sus habituales proyectos de presentación de informes sobre los derechos humanos en Cuba ante organismos como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, el Parlamento Europeo, la Organización de Naciones Unidas y el Congreso de Estados Unidos.

-Uno de nuestros programas de capacitación a los familiares de presos políticos gira en torno a la legislación cubana. Enseñamos, por ejemplo, qué esperar tras una detención y cómo funciona el aparato represivo cubano. Además, brindamos recomendaciones a cada caso. Nuestro objetivo es no ponérsela fácil al régimen, pero haciendo uso de la ley.- dijo Larrondo a YucaByte.

El programa de formación jurídica también orienta a los familiares de presos políticos en su relación con los abogados, los cuales en Cuba carecen de independencia al no poder ejercer sus funciones fuera del aparato institucional estatal.

Por otro lado, el programa de formación en tecnologías está enfocado al uso de VPN, especialmente Psiphon, y de aplicaciones y servicios webs seguros para la comunicación. Larrondo, además, explicó que CPD implementa, aunque en menor escala, una iniciativa de ayuda material a varias familias afectadas por la represión del régimen tras el 11J.

Entradas creadas 280

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

diecisiete + 10 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba