Embudo de la ONU al PCC

ONU e Italia donan más de 500 mil dólares a Cuba para atraer inversiones

Ilustración: Julio Llópiz-Casal

El pasado 11 de enero, la representación de las Naciones Unidas (ONU) en Cuba promovió en Twitter una plataforma web, a la que calificó como “una herramienta promocional para atraer la inversión extranjera” a la Isla. La plataforma, llamada Invierta en Cuba, fue desarrollada realmente por el Ministerio de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera (MINCEX) en colaboración con la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (UNIDO).

Esta plataforma busca, entre otras cosas, convencer a posibles inversionistas extranjeros de las garantías que ofrece Cuba, tales como, supuestamente, un marco legal transparente, estabilidad política y seguridad para la inversión. Su lanzamiento ocurre a menos de un mes de que Rodrigo Malmierca, ministro de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, reconociera ante la Asamblea Nacional del Poder Popular el fracaso del Gobierno en su intento de atraer inversionistas.

 Críticas a la plataforma

Varios internautas cubanos criticaron en Twitter el anuncio de Invierta en Cuba. Muchos de estos comentarios cuestionaban el hecho de que la ONU prefiriera relacionarse con el régimen para asuntos económicos, mientras evita pronunciarse ante los juicios a los presos políticos que han sido condenados en los últimos meses, incluidos menores de edad, por manifestarse pacíficamente.

 

Alrededor de este tema fueron enfocadas también las críticas del abogado independiente cubano Sergio Osmín Fernández Palacio, quien se especializa en temas de Derechos Humanos y actividad Anti-Corrupción.

La reciente promoción de la Inversión Extranjera hacia Cuba por parte de la representación de la ONU, con sede en el capitalino reparto de Miramar, es un exceso de competencia y una mala práctica. Sucede que en Cuba está impuesto el Totalitarismo, que es una abominable forma de organización del Estado fundido con un Partido Único, imponiendo su ideología, secuestrando la Democracia, controlando los Poderes Públicos y reprimiendo las Libertades Fundamentales del ser humano. La palabra Totalitarismo contenida en los diccionarios y en la literatura especializada no aparece en el discurso de la ONU sobre Cuba. Promover la Inversión Extranjera hacia Cuba es, a todas luces, coadyuvar al sostenimiento del Totalitarismo.– declaró Fernández Palacio a YucaByte.

-Por otra parte– añadió-, la promoción entusiasta de la representación de la ONU en Cuba contrasta con su silencio en relación con el cuadro sistemático, deliberado e impune de violaciones de Derechos Humanos. Por ejemplo, la inaudita Orden de Combate del impopular Díaz-Canel de 11 de julio de 2021, siendo en efecto práctico una indicación bélica que ha traido una enconada represalia signada por la violencia, el odio y la violación de los Derechos Humanos, mediante las fuerzas represivas y los grupos de odio, contra quienes se han manifestado y expresado contra el Totalitarismo, incluye a sus familiares, no ha sido objeto de declaración oficial de la representación de la ONU en Cuba. Esto expone el doble rasero hipócrita de la representación de la ONU en Cuba y el irrespeto hacia millones de cubanos sumidos en la represión, el agobio y la frustración impuestos por el Totalitarismo.

Otra de las principales críticas a la plataforma fue realizada por el abogado estadounidense Jason Poblete. Este jurista, descendiente de cubanos exiliados, ha trabajado en la liberación de ciudadanos estadounidenses detenidos ilegalmente en otros países, así como en procesos de reclamos por los inmuebles, negocios y tierras expropiadas por la Revolución en sus primeros años. Poblete, además, es el presidente de Global Liberty Alliance, una organización no gubernamental para capacitar a juristas, periodistas y activistas que trabajan en países que no cumplen con los parámetros de un Estado de Derecho.

Yo y mis compañeros de bufete llevamos 15 años intentando desenmascarar proyectos de la ONU en Cuba como este. En Estados Unidos hay muchos ciudadanos a los que el Gobierno cubano debe dinero y que no han recibido siquiera una compensación. La ONU sabe esto, conoce casos y conoce también de derecho internacional. Por tanto, resulta inaceptable que ahora promueva la inversión extranjera para explotar propiedades que le fueron arrebatadas a sus legítimos dueños. Eso va contra lo establecido por el derecho internacional– explicó Poblete a YucaByte.

Un proyecto mucho más grande

 Invierta en Cuba es, en realidad, la punta del iceberg de un proyecto mucho mayor y antiguo que la ONU ha desarrollado para atraer a inversionistas extranjeros a la Isla. Dicho proyecto inició en 2018 bajo el nombre de Fortalecimiento de Capacidades en Inversión para el Gobierno de Cuba, y cuenta con un presupuesto de más de medio millón de dólares, donados y canalizados por la UNIDO y la Oficina Italiana de Promoción de Inversiones y Tecnología (ITPO). La iniciativa también cuenta con el apoyo del Ministerio de Relaciones Exteriores y Cooperación Internacional de Italia.  

En la descripción del proyecto se declara que este deriva de lo acordado en el Foro Italia-Cuba, organizado por UNIDO y realizado en 2014, poco antes de que se anunciara el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos. El Foro buscaba, en principio, promover vínculos entre la Isla y “la comunidad empresarial italiana”. Luego dio paso a la creación del Marco Programa País (CPF), una serie de acuerdos centrados en el apoyo al desarrollo industrial y comercial de Cuba, así como a la “atracción de inversión extranjera”.

La persona encargada de dirigir el proyecto Fortalecimiento de Capacidades en Inversión para el Gobierno de Cuba es Diana Battaggia, funcionaria de UNIDO-ITPO que tiene a su mando iniciativas similares en otros países. La relación de Battaggia con Cuba viene, por lo menos, desde 2017, cuando participó en un encuentro entre ITPO y el Fondo Cubano de Bienes Culturales. Dicho encuentro, según esta funcionaria,  buscaba “explorar sinergias en el sector de las industrias creativas” entre la institución italiana y la parte cubana.

Los más de 500.000 dólares dados por UNIDO-ITPO al MINCEX intentan, en teoría, mejorar “las capacidades y habilidades gerenciales” de empresarios extranjeros y personal del Gobierno cubano, así como apoyar proyectos de inversión en Cuba, incentivar el desarrollo local y mejorar un centro de embalaje. Según la descripción inicial del proyecto, estas metas debieron alcanzarse entre 2018 y abril de 2020, sin embargo, el proyecto tiene ahora como nuevo plazo el 30 de mayo de 2022. Hasta el momento, se ha gastado el 88% del presupuesto inicial.

Entradas creadas 265

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ocho + dieciocho =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba