Raúl Castro

Cuba: recargas «mercenarias», derechos digitales y el gobierno carterista

Ilustración: Diario de Cuba

El pasado 14 de mayo, el vocero oficial Humberto López, rostro público de las campañas de difamación y amenazas del Gobierno cubano sobre los activistas del país, dedicó el espacio televisivo Hacemos Cuba a mencionar los instrumentos jurídicos con que el régimen cuenta para “castigar” a la disidencia. Durante el programa, el propio López calificó a las recargas desde el exterior como un “medio para financiar el mercenarismo” en la Isla.

Humberto López y José Luis Reyes Blanco, jefe del Departamento de la Dirección de Procesos Penales de la Fiscalía General de la República, calificaron a opositores y activistas cubanos como “mercenarios capaces de matar”. También afirmaron que no existen en el país ni fuera de éste personas con ideas políticas contrarias al régimen, sino solo “asalariados del imperio”, gente que “haría cualquier cosa por dinero” e individuos “sin Patria ni filiación política”.

Ambos calificaron a los activistas cubanos, cuyos métodos de protesta son pacíficos y cívicos, como “mercenarios”, a pesar de que el delito de mercenarismo (reconocido en el artículo 119 del Código Penal) conciba como mercenario a quien “se incorpore a formaciones militares integradas total o parcialmente por individuos que nos son ciudadanos del Estado en cuyo territorio se proponen actuar” o “colabore o ejecute cualquier hecho encaminado directa o indirectamente a lo anterior”.  Las amenazas lanzadas desde Hacemos Cuba por el régimen provocaron críticas de varios cubanos en redes sociales, así como pronunciamientos por parte de organizaciones de derechos humanos como Amnistía Internacional y Human Rights Watch.

Programa Hacemos Cuba del 14 de mayo de 2021.

Según Reyes Blanco, hay “diferentes maneras de pagar a los mercenarios” y señaló que existen algunas por las que “el dinero pasar por otras manos”. A partir de esta idea, el fiscal advirtió que las leyes cubanas pueden juzgar a quienes reciben el dinero y a quienes pagan, sin importar que no se encuentren en Cuba. Entre los supuestos “medios de financiamiento del mercenarismo”, López y Reyes Blanco coincidieron en mencionar las recargas telefónicas desde el exterior, las cuales, dicho sea de paso, pasan inevitablemente por otras manos: las de ETECSA.

¿Quién se beneficia del supuesto “pago a los mercenarios”?

Si las recargas telefónicas desde el exterior es un “medio de financiamiento del mercenarismo” en Cuba, como afirmaron Humberto López y José Luis Reyes Blanco, nadie se lucra más de este supuesto delito que el Gobierno, siempre  a través del monopolio de las telecomunicaciones en el país.

Un reportaje publicado en la revista El Estornudo, de los periodistas Darcy Borrero y Alberto C. Toppin, señala que desde febrero de 2013 se iniciaron las promociones de recargas para telefonía móvil desde el exterior. Este dinero, según funcionarios de ETECSA, serviría para desarrollar la infraestructura de comunicaciones en el país. Desde entonces, varias han sido las quejas de la población por el alto precio de internet y de la telefonía móvil en general. Sin embargo la empresa se ha negado a disminuir dichos precios, aludiendo a que una tarifa más baja significaría un mayor uso de esta tecnología, lo que terminaría en un posible colapso de su infraestructura.

Entonces, si la infraestructura de telecomunicaciones sigue siendo tan débil en Cuba… ¿A dónde va a parar el dinero de las recargas desde el extranjero?

En el reportaje de El Estornudo antes citado, varias fuentes vinculadas con ETECSA declararon que esta empresa subvencionaba los servicios de telefonía móvil e internet a los funcionarios del Ministerio del Interior, las Fuerzas Armadas Revolucionarias, el Partido Comunista de Cuba, la Unión de Jóvenes Comunistas, la Central de Trabajadores de Cuba y la Federación de Mujeres Cubanas, por solo citar algunos ejemplos. Estas fuentes confirmaron, además, que las ganancias obtenidas por ETECSA son, en gran medida, usadas para financiar diversos sectores de la economía del país. En otras palabras: el régimen cataloga como “medio para pagar a mercenarios” a una de sus formas de ingreso, con las que subvenciona a varios de sus organismos represivos y sostiene su economía.

¿Y qué cantidad de dinero recauda ETECSA por recargas desde el exterior?

Lo primero, y quizás lo más importante, es que ETECSA recibe directamente divisas extranjeras, lo cual representa una ganancia per se. Respecto a la cantidad, según la firma consultora especializada en economía y mercado cubano, The Havana Consulting Group, entre 2013 y 2017, el monopolio de las telecomunicaciones de Cuba obtuvo por recargas desde el exterior más de 585. 920.000 dólares. Vale aclarar que durante esos años ETECSA solo listaba seis webs para recargas, no había iniciado el servicio de datos móviles y sus promociones aún no alcanzaban la cifra de dos mensuales.

Esta empresa estatal ha explotado a sobremanera la idea de la ayuda a los “seres queridos” para impulsar un crecimiento en el número de recargas. El éxito de su estrategia se basa en el aumento del número de cubanos migrantes. Al menos hasta 2019, según el medio oficial Cubadebate, uno de cada tres cubanos contaba con un familiar en el exterior.

Desde inicios de 2021, ETECSA se ha consolidado como una de las principales fuentes de recaudación de divisas del país. En este contexto, las recargas desde el exterior siguen jugando un papel importante, especialmente, desde el anuncio de la implementación de monederos móviles. Dichos monederos permitirían convertir, en cierto modo, el saldo en dinero al cambio desigual establecido oficialmente por el Ministerio de Finanzas y Precios.

Entradas creadas 116

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × tres =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba