Censura en Internet: protagonista del 8vo Congreso del Partido Comunista de Cuba

El 8vo Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC), además de formalizar la salida de Raúl Castro de su cargo de primer secretario de este órgano político y anunciar posibles aperturas y reformas económicas, tuvo entre sus temáticas centrales el rol social de las nuevas tecnologías, en especial, de las redes sociales. La dirección del PCC abordó este último tema desde una postura de atrincheramiento ideológico y con una visión simplista e instrumentalista que apunta a que todo debe tener como función primera el sostenimiento del sistema.

Sin embargo, mientras sesionó el Congreso, las ideas expuestas por sus altos miembros en materia de tecnología no quedaron solo en palabras. De hecho, podría decirse que establecieron como línea política partidista determinados usos de tecnologías que, a la vez, fueron aplicando. Incluso, esta inmediata aplicación tal vez pudiera ubicarse en los días previos al desarrollo del Congreso.

Propaganda política y censura

Al menos desde el 11 de abril, cinco días antes de que comenzara el cónclave del único partido legal en Cuba, varios usuarios reportaron la llegada a sus móviles de mensajes con propaganda a favor al 8vo Congreso del PCC. Todo indica que dichos mensajes fueron emitidos directamente por la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba S. A (ETECSA).

El monopolio estatal de las telecomunicaciones parece ser la única entidad con potestad para usar las tecnologías con fines políticos en la Isla y no ser criticada por ello. Curiosamente, hace apenas siete años, los medios oficiales del país se ofendieron cuando alguien más decidió hacer lo mismo. En 2014, la presa estatal arremetió contra la red Zunzuneo, cuyos vínculos con la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) fueron revelados por una investigación de la agencia de prensa estadounidense AP.

Cubadebate citó por aquellos días a Edmundo García, vocero del régimen radicado en Miami, cuyo argumento contra Zunzuneo se basaba en que esta red “viola los derechos de miles de cubanos cuyos teléfonos y datos personales fueron manipulados con fines políticos”. En otro texto publicado en este medio, escrito por el subdirector del diario Granma, Oscar Sánchez Serra, se afirma que Zunzuneo “infringe las regulaciones internacionales referidas al uso de mensajes Spam y a la privacidad de la información y las comunicaciones personales, al apoyarse en la obtención ilegal de datos de usuarios cubanos y el envío de mensajes SMS a sus celulares, sin su conocimiento y consentimiento previo”.

La actitud hipócrita del Gobierno cubano respecto a la utilización de las tecnologías quedó demostrada solo dos años después del “destape” de Zunzuneo. En 2016 se dio a conocer que ETECSA bloqueaba los SMS que tuvieran ciertas palabras claves, sin importar que estas fuesen utilizadas en contextos no políticos o no contrarios al régimen. Estos mensajes, según reveló el diario independiente 14yMedio, nunca llegaban a sus usuarios, aunque sí eran cobrados. 14yMedio publicó entonces una lista con estas “palabras prohibidas”, que incluyen “democracia” y “dictadura”, así como nombres de activistas políticos como José Daniel Ferrer o Yoanis Sánchez.

A inicios de 2019, durante el período previo a la aprobación de la actual Constitución de la República, ETECSA también hizo uso de sus facultades de censor y boqueó aquellos SMS con contenido relacionado con la abstención o con el voto negativo. Para ello utilizó otra vez palabras y frases claves como “Voto No” y “No Voto”.

Cubadebate se escandalizaba en su momento de que Zunzuneo llegara a alcanzar 400.000 subscriptores, a los cuales enviaba mensajes con fines políticos. Sin embargo, jamás mencionó que esta cifra resulta minúscula al lado de la cantidad de usuarios sobre los que ETECSA influye políticamente mediante la propaganda y la censura: todos los del país.

Redes sociales: con el régimen SÍ, contra él, NO

Ante el pleno del 8vo Congreso del PCC, Raúl Castro abordó el tema de las nuevas tecnologías y las redes sociales, cuestiones que hasta entonces solo eran tratadas en la cúpula del poder del país desde el discurso del presidente Miguel Díaz-Canel, funcionarios del Ministerio de las Comunicaciones y algún que otro ministro.

En su intervención, Castro afirmó convencido que el Gobierno de Estados Unidos invierte en programas que aspiran a que las redes sociales se conviertan en canales de subversión. Para el general, al parecer, no existe en las redes sociales un criterio espontáneo contrario a su sistema político, ni el ejercicio del derecho a la libertad de expresión; sino que cualquier crítica a su Revolución parte de una conspirativa red de pagos salida de la Casa Blanca. Castro también aseguró que “los peligros de la utilización de internet y las redes sociales” es un tema que se ha debatido a lo interno del PCC desde hace “decenas de años”, algo que resulta contradictorio con el hecho de que la apertura de internet por zonas WiFi todavía no cumple una década y que los servicios de datos móviles fueron habilitados en Cuba en diciembre de 2018.

El ex primer secretario del PCC dijo, además, que “no debe existir espacio para la ingenuidad a estas alturas” ni para “el entusiasmo por las tecnologías sin previamente garantizar la seguridad informática”. Según demuestra más adelante en su intervención, Castro concibe como “seguridad informática” contrarrestar cualquier uso de las redes sociales que muestren una realidad en Cuba contraria a los intereses del partido único. Para él, las redes sociales se limitan meras herramientas del «enemigo» para divulgar “la imagen virtual de Cuba como una sociedad moribunda y sin futuro, a punto de colapsar y dar paso al tan anhelado estallido social”.

Pese a lo anterior, en este discurso también resaltan ciertas pistas que demuestran que en la Isla las redes sociales son, quizás, el espacio con mayores posibilidades para el ejercicio del derecho a la libre expresión. Castro afirmó muy convencido –y también muy desfasado contextualmente- que la “contrarrevolución” en Cuba es solo virtual, por lo cual nunca podrá apoderarse del espacio de poder absoluto del régimen, es decir, la realidad analógica. “Las calles, las plazas, son de los revolucionarios”, remató el general.

A la postura negativa de Raúl Castro respecto a las redes sociales se sumó otra visión en el Congreso, expuesta por Víctor Gaute López, miembro del Secretariado del Comité Central del PCC y jefe de su Departamento Ideológico. Gaute, a diferencia de Castro, defiende una posición utilitarista e instrumental de las redes sociales que, al final, resulta igual de errada, pero también más peligrosa.

En su intervención, Gaute adjudica al PCC la misión de guiar el uso de las redes sociales en el país, para lo cual propone, trabajar en “las redes sociales que ha creado la Revolución”. Este último término demuestra de antemano el poco manejo que tiene este funcionario sobre el tema que aborda ya que, en verdad, se refiere a las cuentas en redes sociales de las organizaciones políticas y de masas del régimen.

Si bien Raúl Castro – y hace unos años los medios oficiales- critica la “intencionalidad política” de las redes sociales, Gaute no se mide para, tajantemente, decir que la guía del PCC en estas cuestiones se justifican en el hecho de que el Partido tiene la misión de “influenciar” y tener “contacto permanente con las personas” para convencerles de “cuál es el camino que tenemos que seguir transitando”.

El jefe del Departamento Ideológico del PCC, alude al desarrollo del alcance de las nuevas tecnologías durante los últimos cinco años, aunque desde una deformada postura utilitarista. De hecho, Gaute se refiere al desarrollo tecnológico en términos de “lucha ideológica en el espacio digital”. El ciberespacio no es para él una vía para propiciar la participación ciudadana, la libre expresión y el fortalecimiento de la sociedad civil, sino una trinchera desde la cual lanzar propaganda a favor del régimen y censurar y hostigar a las voces disidentes del país. Su discurso, en realidad, no va de tecnología. Gaute prefiere asumir una jerga militar para advertir de la necesidad de que cada miembro del PCC cumpla “la cuota que tenga” para “liberar la lucha ideológica con efectividad”, de la importancia de “pelear con iniciativa” y “estar en la ofensiva”.

Los censurados

La intención de militarizar de alguna forma el acceso y uso de las redes sociales planteada por Gaute es una realidad desde hace bastante tiempo. Dichas ideas son llevadas a la práctica desde el momento en que comenzó la apertura a internet en el país con la aplicación de la censura y la incomunicación. El Decreto Ley 370, los continuos cortes a los servicios de datos móviles y de telefonía en general ejecutados sobre activistas políticos, la censura de sitios webs y medios independientes y el ciberacoso son solo algunos ejemplos de lo anterior.

Sin embargo, fue en el propio marco del 8vo Congreso del PCC cuando se evidenció con mayor claridad la ejecución de la política digital trazada y divulgada por Raúl Castro y Víctor Gaute López. Durante los días previos al Congreso, y también mientras este se desarrollaba, fue reportada quizás la mayor cantidad de personas directa y arbitrariamente incomunicadas en lo que va de año. Entre el 14 y el 19 de abril fue bloqueado el acceso a datos móviles y servicios telefónicos de al menos 21 ciudadanos, entre artistas, periodistas independientes y activistas políticos. A ello deben sumársele las detenciones arbitrarias, sistemas de vigilancia y de prisión domiciliaria que han sido denunciados por organizaciones de derechos humanos como Amnistía Internacional y Human Rights Watch.

El periodista independiente Esteban Rodríguez contó a YucaByte que desde el día 11 de abril le han inhabilitado el acceso a los servicios de telefonía móvil. Esta práctica se mantuvo al menos hasta el día 18, cuando denunció en redes sociales que para burlar la censura había adquirido tres líneas telefónicas. Todas fueron en esos días cortadas de forma arbitraria.

Por su parte, el joven activista Adrián Rubio, uno de los acuartelados en la sede del Movimiento San Isidro (MSI) el pasado noviembre, también afirmó haber sido incomunicado durante el desarrollo del 8vo Congreso del PCC.

Pantallazo de teléfono de Adrián Rubio

Pantallazo del teléfono de Adrián Rubio.

Hace aproximadamente una semana, ETECSA, en conjunto con la Seguridad del Estado, empezó a bloquearme totalmente. No podía ni realizar llamadas. Me bloquearon varias líneas que compré. Antes, por lo general, eran solo cortes a internet que demoraban en restablecerme entre tres y cinco horas. El último corte ocurrió el día 15 de abril, mientras hacía una directa. Y ahora no me devuelven el servicio. Además, sigo en mi casa sitiado desde hace días por patrullas y represores de la Seguridad del Estado.– contó Rubio a YucaByte.

En el caso del periodista independiente Abu Duyanah Tamayo, el 15 de abril dejó de tener acceso a los servicios de telefonía móvil, lo cual se mantuvo hasta el 17 de abril.

El 17 me devolvieron el servicio de telefonía, pero no puedo conectarme a internet. Si activo los datos móviles se me cae la señal de telefonía, y solo reiniciando el teléfono puedo volver a tenerla. He probado poniendo y quitando la SIM, poniendo y quitando el modo avión, pero solo logro recuperar el servicio de telefonía reiniciando el teléfono. No sé por qué es así, pero sucede. Antes de esto, desde el 26 de noviembre, cuando nos sacaron violentamente de la sede del MSI, he tenido constantes problemas para conectarme a internet. Muchas veces me cortaban el servicio de internet completo y en otras era como un corte intermitente, por intervalos de tiempo en un mismo día. A veces esos cortes suceden así, de gratis, sin que ocurra nada, o por lo menos sin que ocurra algo en La Habana o algo en lo que estemos los activistas de La Habana implicados.– explicó a este medio Abu Duyanah.

También la periodista Iliana Hernández y la activista política Thais Mailen Franco fueron totalmente incomunicadas desde el 16 de abril, cuando inició el 8vo Congreso del PCC. En el caso de Hernández, YucaByte reportó una inhabilitación de su acceso a la telefonía móvil el pasado 12 de abril, mientras realizaba una directa en Facebook para Cibercuba Noticias. Ese día, como en ocasiones anteriores, sus familiares también quedaron incomunicados.

En las redes sociales también se divulgó la denuncia realizada por Jorge Enrique Rodríguez, quien se desempeña como reportero del medio digital Diario de Cuba, sobre un corte a su servicio de telefonía móvil que duró desde la tarde del 16 de abril hasta la madrugada del 18 de abril. Este hecho sucedió mientras se desarrollaba el espacio “Lecturas En Tiempo”, auspiciado por INSTAR, en el cual Jorge Enrique Rodríguez entrevistó de forma virtual al realizador Víctor Alfonso Cedeño.

“No es la primera vez (sospecho que no será la última) que las autoridades del régimen, en casos puntuales y en contubernio con el monopolio estatal de las comunicaciones en Cuba, ETECSA, esgrimen contra Lecturas En Tiempo este tipo de censura abierta, descarada, cínica e hipócrita”, logró escribir este periodista en un post de Facebook, antes de que le volviesen a incomunicar de manera deliberada y arbitraria el lunes 19 de abril.

 

El 17 de abril se supo también que al activista Manuel de la Cruz le fue retirado el servicio de telefonía móvil.

“Me tumbaron el internet, los datos móviles y todo el servicio de mensajería y de llamada. Por suerte pude anclarme a alguien”, informó en una directa realizada en Facebook.

Con motivo de este hecho y su relación directa con el desarrollo del cónclave del PCC, de la Cruz, también poeta, publicó en redes sociales los siguientes versos:

Dos días antes de que Manuel de la Cruz fuese incomunicado, el activista y participante en la huelga de San Isidro, Osmani Pardo, denunció el corte a sus servicios de datos móviles. Hasta la fecha, según contó a YucaByte, Pardo es sometido a cortes continuados de internet, los cuales se extienden durante horas y se separan entre sí por cortos períodos en los que puede acceder con cierta dificultad.

La periodista Luz Escobar también contó a este medio que en la mañana del 18 de abril le fue retirado el servicio a los datos móviles, lo cual duró hasta las 4:30 pm de ese mismo día. Contó que en una situación similar se encontraba el activista Boris González Arenas y los artistas Julio Llópiz-Casal y Camila Ramírez Lobón.

Pantallazo del móvil de Luz Escobar

Pantallazo del móvil de Luz Escobar

Julio Llópiz y Camila Ramírez Lobón habían sido incomunicados completamente desde la tarde hasta la noche del 11 de abril, un día antes de que fuera publicado un nuevo Manifiesto por parte del grupo 27N.

En el caso específico de Camila Lobón, según confirmó a YucaByte, en la tarde del 16 de abril le fue cortado el servicio de datos móviles (hasta ese día en la noche) mientras estaba junto a la artista Tania Bruguera.

El corte sucedió poco antes de que Bruguera iniciara una charla virtual auspiciada por el David Rockefeller Center for Latin American Studies en la Universidad de Harvard sobre arte, activismo y censura en Cuba. Esta artista denunció el hecho en sus redes sociales y explicó cómo sucedió en un texto publicado en la revista Hypermedia Magazine bajo el título: “Hay una sola manera de callarme”. Debido a la censura ejercida por el régimen cubano, la charla fue pospuesta.

ETECSA también cortó los servicios de datos móviles a los artistas Luis Manuel Otero Alcántara y ÁfrikReina durante más de 24 horas.

El último día en que fuimos detenidos, el viernes 16 de abril, nos cortaron a ambos en internet desde las 11 de la mañana y no lo recuperamos hasta el sábado 17, cerca de las 5 de la tarde. Este tipo de cosas son ya muy frecuentes. En los últimos arrestos a los que he sido sometida, siempre que me devuelven el teléfono es sin internet. Y en la mayoría de las ocasiones ni siquiera me lo dan con acceso a los servicios de telefonía.- contó ÁfrikReina a YucaByte.

Por la periodista independiente María Matienzo, YucaByte supo que, al menos hasta el domingo 19 de abril en la tarde, estuvieron sin acceso a telefonía móvil los miembros del MSI Amaury Pacheco e Iris Ruiz.

Por su parte, el científico y activista político Oscar Casanella denunció en redes sociales que desde el 15 de abril la policía política cubana mantiene sitiada su vivienda y que desde ese día también se encuentra, junto a su esposa, sin poder acceder a servicios telefónicos ni internet.

“Durante estos días nos han cortado a mi esposa y a mí no solo el servicio de datos móviles, sino todos los servicios telefónicos (…) El 8vo Congreso del PCC viene acompañado de gran represión política”, logró escribir Casanella en Facebook.

Ya el 14 de abril, él y su esposa habían sido incomunicados de manera deliberada, lo cual les obligó a comprar nuevas líneas telefónicas, según contó a este medio en aquella ocasión.

El 14 de abril YucaByte también informó sobre los cortes a los servicios de telefonía móvil impuestos sobre José Daniel Ferrer, su esposa, su hijo y otros miembros del movimiento político Unión Patriótica de Cuba (UNPACU). Esto se supo gracias al testimonio dado por Ana Belkis Ferrer, Dama de Blanco y hermana del líder opositor.

La incomunicación de José Daniel, su familia y varios miembros de la UNPACU continuó, al menos hasta el domingo 18 de abril, aunque en la forma de una inusitada reducción de la velocidad de conexión a los datos móviles.

YucaByte también pudo conversar con el activista Jorge Luis Capote Arias, otro de los casos registrados de censura arbitraria en los últimos cinco días.

El corte del servicio completo de telefonía móvil ocurrió el día 12 de abril. Los días 13 y 14 fueron cortes de internet de 3 de la tarde a 9 o 10 de la noche. El día 15 me lo quitaron a las 3:20 pm y desde entonces no he tenido más internet.

Ante la pregunta sobre las maneras en que él y otros activistas logran burlar esta incomunicación, respondió Capote Arias:

A veces se resuelve anclándose al teléfono de un amigo, otras conectándose en una zona WiFi por tarjetas desechables, de esas que no tienes que poner tu cuenta para acceder porque, al menos en mi caso, las cuentas nautas también son bloqueadas.

Yucabyte
Entradas creadas 96

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 − 5 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba