Animalistas sufren ciberacoso en Cuba

El movimiento animalista, otra diana de los ciberataques en Cuba

El 19 de febrero de 2021 los funcionarios del Ministerio de Agricultura (MINAGRI) accedieron a sostener un diálogo con varios miembros del movimiento animalista cubano que se habían plantado frente a la institución para exigir la aprobación del prometido Decreto Ley de Bienestar Animal. Aunque luego los medios oficiales adjudicaron la normativa a la voluntad estatal, la verdad es que la protesta a las afueras del MINAGRI resultó un ultimátum de los animalistas, quienes llevan desde hace varios años presionando por una ley contra el maltrato animal en la Isla. 

Beatriz Batista, una de la voces más mediáticas de este movimiento, participó en la protesta y en la posterior reunión con los funcionarios del MINAGRI. Desde el interior de la sede de la institución tomó fotos como testimonio de aquel diálogo que parecía dar cierre a años de intenso activismo en favor de los animales y de no pocos encontronazos con el Estado. Mientras reportaba los resultados del encuentro, una notificación llegó a su celular. Luego otra, y otra…

 –Me intentaron hackear Facebook mientras se hacía la reunión. Durante ese tiempo estuvo llegando todo el rato información que me advertía que cambiara la contraseña, que alguien había intentado adueñarse de mi perfil.– cuenta Beatriz Batista a YucaByte.

 Ese día, además, alguien creó en Facebook una cuenta falsa usando su nombre y su foto de perfil, desde la cual se publicaron contenidos enfocados en difamarla.

 –Eso es algo que me han hecho otras veces, y que le ha pasado a otros animalistas. Por esos días también se infiltraron en un grupo de Telegram en el que estaba. Estos perfiles falsos tomaron audios y los editaron. Luego tomaron capturas de pantalla de conversaciones que yo tenía.– dice la activista.

 

 Siete días después del encuentro entre los animalistas y los funcionarios del MINAGRI, Beatriz Batista estableció en la estación policial de Zapata y C, Vedado, una denuncia por amenaza contra su integridad física. La amenaza, como siempre, vino de un sujeto escudado en un perfil falso, lo cual suele servir de excusa a la Policía para desestimar este tipo de denuncias. La amenaza en Cuba no es un delito menor. De hecho, se encuentra descrito en el Código Penal cubano, específicamente en el artículo 284.1, y conlleva una sanción de seis meses a un año de privación de libertad.

Desde el discurso oficial, la Seguridad del Estado ha negado toda responsabilidad sobre el acoso y las amenazas recibidas por los activistas y disidentes cubanos. En estos casos, como se ha visto durante los últimos meses en la Televisión Cubana, donde se han hecho públicas conversaciones privadas de varios activistas, la prensa oficial adjudica la violación de la privacidad a “filtraciones” de sujetos indeterminados. Así busca el Gobierno cubano evadir una realidad: el ciberacoso como política de Estado.

El blog oficialista Las Razones de Cuba, difundido por el medio digital estatal Cubadebate, publicó recientemente un texto firmado por alguien que se hace llamar Sandy Mag Fonseca. En dicho artículo se acusa a Beatriz Batista de crear divisiones en el movimiento animalista para “hacerlo más reaccionario” contra el Gobierno cubano. Como argumentos, el autor cita, casualmente, unas supuestas conversaciones privadas de la activista en Telegram a las que, sin explicar cómo, tuvo acceso.  

El texto anterior lanza similares acusaciones sobre la activista Leidy Laura Hernández, quien realiza su labor de protección y rescate de animales en la provincia de Villa Clara. Sin embargo, Las Razones de Cuba omite de forma premeditada el acoso, las amenazas y la violencia que durante los últimos meses han sufrido ella y su esposo, el rapero contestatario Omar Mena.     

 

 

 Antes de que envenenaran a nuestros perritos, un perfil falso nos advirtió por Facebook que lo iba a hacer. Pensamos que no sucedería, pero a la mañana siguiente aparecieron dos perritos envenenados. Al otro día envenenaron dos más.- cuenta Leidy Laura Hernández, quien denunció la pasada semana varios intentos de suplantación de identidad en redes sociales.

Luego de que envenenaran a sus perros, ella y Omar Mena comenzaron a recibir mensajes de textos cargados de ofensas y amenazas.

Mensajes recibidos por Leidy Laura Hernández y su esposo Omar Mena.

Llegaron mensajes de texto con números como de otros países. Nunca eran los mismos. Nos amenazaron, justo como hicieron con Beatriz [Batista]. Ahora, hace dos días, hackearon la página en Facebook donde publico todo el trabajo que realizo en el refugio de animales. De alguna manera entraron y no puedo administrarlo. Estamos haciendo todo lo posible por recuperarla, pero hasta ahora no hemos podido.- declaró a YucaByte.

Aylín Sardiñas, también activista por los derechos de los animales, contó a YucaByte algunos de los ciberataques lanzados contra ella durante los últimos años.

En mi teléfono estuvieron. El día en que fuimos un grupo de animalistas a una reunión con funcionarios del Instituto de Higiene y Epidemiología, nos retiraron los teléfonos.  Y los manipularon, porque Beatriz Batista dejó el suyo grabando y lo comprobamos. Mi teléfono no tenía contraseña, y al principio me dio igual, porque no tengo nada que esconder.-dice.

A los pocos días, la activista comenzó a recibir varias notificaciones, las cuales le advertían que alguien había accedido a sus cuentas en redes.

Un amigo que sabe de esas cosas me revisó el teléfono y confirmó que habían instalado un programa, como invisible, desde el cual alguien tenía acceso a mis fotos, mis mensajes de texto, todo, como si estuviera en mi celular. Logré deshacerme de ese programa. Esa fue solo la primera vez que recibí un ciberataque.

Según Aylín Sardiñas, Facebook le ha informado en numerosas ocasiones sobre continuos intentos de hackeo desde otros dispositivos. Hasta el momento no sabe si también ha sido víctima de la suplantación de identidad en redes, pero sí ha denunciado el constante acoso de perfiles falsos, quienes la tildan de “gusana” y de “usar la causa animalista con fines políticos”.

Por su parte, el espirituano Denni Valdés Pilar, activista animalista y LGBT, denunció recientemente los continuos intentos de hackeo a sus redes sociales que ha sufrido desde inicios de 2021.

Mensajes recibidos por el activista Denni Valdés Pila.

Los ciberataques coincidieron con varias publicaciones suyas en las que advertía de la intención del Gobierno cubano de convertir los refugios de animales en un “trabajo por cuenta propia”, lo cual implicaría un pago de impuestos por parte de los protectores. Dennis Valdés, además, reclamó que las normas impuestas en el Decreto Ley de Bienestar Animal se hacieran extensivas a los zoológicos del país, donde se han reportado numerosos casos de maltrato hacia los animales.

 

 

Desde comienzos de año he sufrido ataques reiterativos y hackeos a mis cuentas en redes sociales, como Instagram, Facebook, Twitter y mi correo personal de Gmail. Pudieron acceder a mi cuenta de Instagram, pero la recuperé, la borré y me hice una nueva.– declara a YucaByte en una entrevista.

Sobre los animalistas cubanos se ha extendido la práctica de amenazas y hackeos de cuentas, tan utilizada contra el activismo político en la Isla. Aunque el Gobierno niega cualquier vínculo con estos hechos, lo cierto es que ceba con ellos sus continuas difamaciones dirigidas a los protectores de animales. Existan pruebas o no de la aplicación de una política estatal de acoso digital, que las autoridades del país hagan caso omiso a las denuncias de las víctimas las coloca, inevitablemente, del lado de los victimarios.

Entradas creadas 186

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete + diecinueve =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba