Cuba de Luto: iniciativa ciudadana por la libertad de los presos políticos

Ilustración: Alejandro Cañer.

“Este pañuelo que llevo en mi cabeza es una de mis protestas. Lo llevaré también, junto a mi ropa negra, hasta que Jorge y Nadir sean libres. Mis hijos son inocentes y no me cansaré de decirlo al mundo entero”.

Marta Perdomo, 12 de febrero de 2023.

Los miembros de Cuba de Luto, una iniciativa ciudadana organizada por familiares de presos políticos del Gobierno cubano, decidieron adoptar un gesto sencillo, simbólico. Para reclamar la libertad de sus hijos, esposos o hermanos, llevarán ropa o prendas de color negro.

Esta iniciativa, asegura Alberto Fonseca, hermano del preso político Roberto Pérez Fonseca y uno de los fundadores de Cuba de Luto, surgió de manera espontánea. “Muchos familiares se vestían de negro orgánicamente. Ellos mismos se sumaron a esta estrategia, porque es, como ellos me dicen, cómo se sienten: se sienten de luto”.

La mayoría de los presos políticos cubanos en la actualidad fueron detenidos en el contexto de las masivas protestas antigubernamentales del 11J. De acuerdo con el grupo de trabajo Justicia 11J, quien junto al Centro de Información Legal Cubalex se ha dedicado a documentar la respuesta estatal al estallido social del 11J, actualmente quedan en prisión 768 personas por manifestarse el 11 y 12 de julio de 2021.

Conocido en redes sociales como Albert Fonse, Fonseca explicó que a los familiares de los presos políticos no les interesaba crear una nueva organización con presidentes, voceros, secretarios ni demás cuestiones formales. “Nosotros tenemos como referencia a ‘Patria y Vida’, a ‘SOS Cuba’, cada persona que tenga ganas de protestar [es bienvenida]. Nuestra bandera es la libertad de los presos políticos, pero nosotros queremos abarcar un poco más”.

Fonseca tiene experiencia articulando iniciativas de protestas en redes. Entre 2021 y 2022, organizó boicots a empresas que negocian con el Gobierno cubano y construyen hoteles en la Isla.

Algunos de los activistas/familiares de presos políticos con más visibilidad dentro de la iniciativa Cuba de Luto son Saily Núñez, esposa de Maikel Puig Bergolla; Wilber Aguilar Bravo, padre de Walnier Luis Aguilar; Kirenia Suárez, hermana de Lázara Karenia Suárez; y Liset Fonseca, madre de Roberto Pérez Fonseca y de Albert Fonse.

La represión del Gobierno hacia las acciones de estos familiares no ha sido diferente a la represión que sufren otros activistas independientes. El 20 de febrero de 2023, Fonse denunció en Twitter que varios miembros de Cuba de Luto habían sido citados por las autoridades y que tenían su servicio de internet móvil cortado.

“Cortaron el internet a casi todos”, dijo Fonse a YucaByte. “El 26 de febrero, tanto Wilber Aguilar, como mi madre y Saily Núñez estuvieron sin internet. El fin de semana también lo cortan, previendo que salgan a marchar [para pedir la libertad de sus familiares]. Los cortes son de horas. Empezaron por interrupciones de dos horas, cuatro horas, pero últimamente han pasado más de 12 horas, y mi madre me ha dicho incluso que pasa días sin conexión”.

Hasta el momento, movimientos históricos en Cuba como las Damas de Blanco y personalidades internacionales como el eurodiputado Hermann Tertsch han dado su apoyo a Cuba de Luto.

Familiares piden libertad

“La valiente Yuneisy Santana y su hijo rumbo a la visita de su esposo, el preso político Samuel Pupo, ella vestida de negro (luto) y su nene contento porque va ha ver a su papá, que solo lo puede ver dos horas por mes. Samuel ha perdido ver cómo su niño se ha convertido en un adolescente”.

Cuba de Luto, 10 de marzo de 2023.

Walnier Aguilar, el hijo de Wilber, estuvo en el 11J por casualidad. Según su padre fue a un agromercado cercano, a buscar unas malangas para sus hermanas pequeñas, y allí se encontró con parte de la manifestación. Walnier se unió a las protestas: pidió libertad, coreó “Patria y Vida”. “Ese fue el único momento en que realmente ellos fueron libres”, recordó su padre. La familia Aguilar vive en el barrio empobrecido de La Güinera, en La Habana, uno de los más reprimidos durante las protestas y que puso el único muerto reconocido oficialmente.

A los pocos días, la Policía se presentó en la casa de los Aguilar buscando a Walnier. Le dijeron a su padre que solo querían hablar con él. Como en ese momento su hijo no estaba en casa, Wilber lo llevó, luego, a la estación. Hasta hoy no se han vuelto a ver en libertad. Primero lo condenaron a 23 años; luego rebajaron la sentencia a 12.

Irma Rabelo es la esposa del preso político Yeremin Salcine. Rabelo describió que su esposo fue arrestado y golpeado el mismo 11J, cuando junto a ella “ejercía su derecho constitucional a manifestarse” en Artemisa, provincia donde residían. Durante el arresto, Salcine fue herido en la cabeza y necesitó asistencia médica. Aun así, en el juicio correspondiente lo condenaron a 10 años de cárcel por los supuestos delitos de “atentado”, “desorden público” y “desacato”.

Rabelo contó a YucaByte que la Policía política la ha citado y presionado psicológicamente para que deje de denunciar en redes sociales la situación de su esposo. Le comentan que eso lo va a perjudicar más. Rabelo siempre contesta que él “ya está perjudicado y que ha sido el Gobierno quien lo ha hecho”.

Antes del 15 de julio de 2021, Mailín Sánchez vivía en Holguín con su esposo Yosvany Rosell y sus tres hijos. Rosell, quien lleva preso 20 meses acusado del delito de sedición, le escribió en febrero de 2023 una carta a Miguel Díaz-Canel, presidente designado de Cuba. Sánchez sacó la carta de prisión y la compartió en su muro de Facebook. Rosell dedicó la misiva a los cubanos que habían “perdido el orgullo de sus raíces” y les pidió que comenzaran a ver los problemas del país “como una oportunidad para la transición”.

Sánchez asegura que el primer año de su esposo en prisión fue más turbulento. La Seguridad del Estado la violentaba más, la perseguía por sus denuncias. Aclaró que, al menos por ahora, la han dejado en paz. Ella les advirtió que haría pública cada amenaza.

Eso sí, no olvida esas veces que, como forma de intimidación, iban a su casa funcionarios del Sistema de Atención a Menores. Querían infundir miedo y amenazar solapadamente con retirarle la patria potestad sobre sus hijos. “Piensa en ellos”, le decían los agentes de la Policía política.

¿Libertad?

“Los queremos libres para dónde sea. Sin patria, pero sin amo. Libertad para nuestros hijos. Nuestros corazones están de luto”.

Wilber Aguilar, 13 de marzo de 2023.

Mailín, Irma y Wilber son la voz de tres familias distintas que sufren en tres provincias de Cuba. Los tres tienen mucho en común, pero, quizá, lo que más los une es el deseo de ver a sus hijos libres.

Desde 1959, el Gobierno cubano ha liberado en varias ocasiones a presos políticos, tras negociaciones con países democráticos. En 1978, Fidel Castro autorizó a salir del país a más de 3000 presos después de un proceso de diálogo que sostuvo con 75 exiliados cubanos.

Posteriormente, entre 1986 y 2010, llegaron a España escalonadamente varios presos que el Gobierno iba dejando en libertad por intermediación diplomática. Figuras importantes de la política española, como Felipe González —jefe de Estado de España de 1982 a 1996— o Manuel Fraga, lideraron las conversaciones con Castro.

En 2010, un acuerdo entre la Iglesia Católica, el Gobierno español y el sucesor de Fidel Castro, su hermano Raúl, logró la excarcelación de 52 presos políticos. Los liberados fueron, principalmente, opositores activistas de la llamada Primavera Negra de 2003, un período donde se recrudeció la represión del régimen contra la sociedad civil. La mayoría de los excarcelados fueron exiliados al país ibérico.

El 9 de febrero de 2023, la dictadura Ortega-Murillo de Nicaragua liberó y desterró a 222 opositores encarcelados en ese país, una jugada política similar a la que repitieron, varias veces, los hermanos Castro. A principios de marzo, la ONU concluyó que la expatriación forzada de los presos políticos nicaragüenses era un  “crimen de lesa humanidad”. El régimen de Cuba, hasta ahora, no ha recibido una condena similar por sus actos.

La noticia de la liberación de los expresioneros nicaragüenses encendió las alarmas: el régimen de la Isla podría estar cocinando una jugada semejante. La sospecha creció cuando el Cardenal Benaimino Stella, enviado del papa Francisco a La Habana, pidió libertad para los presos políticos y un diálogo nacional. Además, la cadena de noticias CNN indicó que algunas embajadas europeas estaban preparándose para otorgar visados a los presos cubanos que fueran al exilio, aunque esto no estaba totalmente confirmado.

Tanto Wilber Aguilar como Mailín Sánchez e Irma Rabelo dijeron a YucaByte que, a pesar de los rumores, el Gobierno cubano no ha hablado con ellos ni les ha ofrecido la liberación de sus hijos, esposos o hermanos a cambio de nada.

“Yo lo prefiero libre, de verdad”, confesó Aguilar. “Quisiera que estuviera libre. En cualquier parte del mundo. Él está joven para trabajar. Es una lástima que en su país no haya oportunidades para los jóvenes”, lamentó.

Marta Perdomo, madre de los hermanos presos Jorge y Nadir Martín Perdomo, aseguró a la CNN que la Seguridad del Estado le había preguntado si sus hijos tenían los pasaportes en regla. Esto alarmó a Perdomo: ellos eran los primeros que deberían saber si sus hijos tenían pasaportes o no.

Al cuestionarles a los agentes de la Seguridad del Estado el porqué de esa pregunta, le dijeron: “Hay cosas sobre la mesa”.

Por su parte, Albert Fonse sí declaró que a su madre varias veces han tratado de convencerla de dejar las denuncias a cambio de la liberación de su hermano, pero que ninguno de los dos les cree.

Fonse opina que esta es una estrategia del Gobierno para “apaciguar los ánimos”. Un trabajo de “policía bueno, policía malo”. “Lo hacen en el sentido de mira, ya están a punto de salir, no salgas para que no compliques las cosas, que ya estamos trabajando en eso”, recalcó el activista.

Lucha en redes

“Cuando crean que me debilitan, me siento, tomo aire, respiro y continúo con más fuerzas, porque de eso se trata: resistir ante las adversidades. La libertad de mi esposo Maikel Puig Bergolla sigue siendo mi objetivo. Eres inocente, basta ya, tus hijos y yo te queremos”.

Saily Puig, 22 de febrero de 2023.

Ante la incertidumbre, algunos de los familiares toman la opción de ir a la iglesia y pedir por la libertad de sus seres queridos, como hace Saily Núñez; o de salir a marchar por las calles de su pueblo, al estilo de Liset Fonseca; o denunciar y denunciar en redes, como suelen hacer muchos de los que pertenecen a Cuba de Luto.

De acuerdo con Fonse, “las denuncias en redes han sido un arma que la dictadura cubana no sabe controlar”. Aunque lo intenta. “Es una de las principales armas que tenemos ahora mismo, aparte de la manifestación pública. El cubano dentro de la Isla solamente usa Facebook y cree que, a veces, el mundo se está enterando. O sea, muchos no usan páginas como Twitter, que es un poco, por lo menos para mí, más institucional, hay más instituciones registradas ahí; hay políticos, ONG y Gobiernos”.

Uno de los objetivos de Fonse es que haya más noticias en inglés sobre los presos políticos, que la denuncia trascienda la cobertura de los medios independientes de Cuba. “Tenemos que llegar a los medios internacionales. La presión sí funciona. Las Damas de Blanco eran más conocidas fuera de Cuba que dentro y ahora mismo ellos [las autoridades del régimen] con Cuba de Luto tienen un gran problema, porque de cada cosa que pasa, se entera al menos la comunidad cubana en el exterior”.

“Son reclamos de libertad”, dice Wilber Aguilar sobre sus publicaciones en redes. “Aquí no hay un periódico, aquí no hay un noticiero, aquí no hay una cadena de TV, nada que te apoye, nada. Aquí todo es a favor de ellos. Todo es de ellos. Por lo menos, por las redes conocen internacionalmente lo que se está denunciando. Es una ayuda importantísima, grandísima porque transmiten el dolor de nosotros, de la familia”.

Son reclamos, sin embargo, que los familiares hacen a expensas de ser reprimidos por las autoridades, de ser citados a interrogatorios o de “provocar”  una respuesta más represiva del régimen contra los presos políticos.

El propio Aguilar ha estado sitiado en su casa por la Policía. A Irma Rabelo la amenazaron con aplicarle el Decreto-Ley 35 si continuaba en su empeño de denunciar. Como represalia, enviaron a su esposo a una prisión lejana, para que se le dificultaran las visitas.

A pesar de las consecuencias, deciden continuar.

“Mi lucha es abierta, mi lucha es cívica por la libertad de mi hijo y no tengo nada que esconder”, confesó Aguilar. “Yo solo defiendo la verdad. Mi arma es la verdad. Esas son mis palabras y es la realidad”.

Entradas creadas 33

Un pensamiento en “Cuba de Luto: iniciativa ciudadana por la libertad de los presos políticos

  1. Cuba está y segura de Luto,quiero y exijo la libertad de mi esposo Yeremin Salsine Jane y la de todos los presos políticos y del 11 J.Esto es abusivo hase más de una semana no se nada de él .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 − siete =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba