DPEPDPE: ola represiva, el Urban Dictionary y un bloqueo de ETECSA

 Ilustración: Alejandro Cañer

Las siglas DPEPDPE (De Pinga El País De Pinga Este) han llegado al Urban Dictionary, un diccionario online de fuente abierta que se actualiza con colaboraciones de internautas.

La entrada, creada por el usuario BlueCuban, explica que son las “iniciales de una frase usada en Cuba para expresar frustración con el gobierno y crisis”.

Las letras se hicieron virales el día del desfile por el primero de mayo y en jornadas anteriores, cuando una foto de dos pulóveres diseñados por el emprendimiento Échate Esto empezó a circular por WhatsApp con el hashtag “vámonos con todo”, lo que provocó que varios troles vinculados al estado hayan llamado a no promover las siglas.

Varios clientes del servicio de mensajería de la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba S.A. (ETECSA), la única compañía de telecomunicaciones en Cuba, han reportado el bloqueo de las siglas DPEPDPE, algo que también notifica el Proyecto Inventario, quien lleva una lista con algunos de los términos prohibidos. DPEPDPE se une, entonces, a otras como “VPN”, “Libertad”, “Dictadura” o “Díaz-Canel Singao”.

Muchas personas en redes sociales expresaron humorísticamente su deseo de adquirir la prenda y de asistir a la marcha con ella puesta. Algunas llegaron a comprarla. Una de ellas fue la usuaria de twitter Maggie Thatcher, quien fue detenida por la policía mientras estaba en su casa y llevada para ser interrogada.

Maggie contó que los oficiales le confirmaron que el motivo de su detención era la compra de la camiseta. Según la también periodista, hicieron hincapié durante la sesión para averiguar “qué significaba para ella”.

En un tweet, escribió que la Seguridad del Estado estaba buscando “a quienes compramos el pulovito DPEPDPE. Y contra quien lo hizo, por supuesto. A través de él es que saben todos sus clientes”.

Hasta ahora, la tienda online Échate Esto no ha publicado nada al respecto.

1ro de mayo: un día de represión

Durante la jornada, una de las más significativas para la propaganda estatal cubana, las plataformas Cubalex y Justicia 11J recopilaron varias denuncias de violencia por parte del gobierno. Según estos sitios, en el contexto del primero de mayo, desde el 26 de abril hasta el día uno a las 6 de la tarde, fueron comprobados más de 80 eventos represivos contra activistas, periodistas, opositores y familiares de presos políticos.

El más repetido fue la vigilancia o el cerco policial, seguido por detenciones arbitrarias y citaciones o interrogatorios.

De acuerdo con estas organizaciones, a partir de los testimonios recogidos han podido constatar que el despliegue se debía a que el régimen le preocupaba que durante el acto voces disidentes se manifestasen, algo que parece no haber sucedido, al menos en las inmediaciones de la Plaza de la Revolución.

Pero en los días anteriores al desfile sí ocurrió una protesta pública, y un intento de protesta en La Habana. Esta última estaba organizada por parientes de menores de edad condenados a penas excesivas por su participación el 11 de julio. Yanaisy Curbelo, madre del adolescente Brandon David Becerra Curbelo, dijo que ella y otros familiares iban a ir a la iglesia La Milagrosa, de 10 de Octubre, para darle visibilidad a su situación cuando fueron impedidos de hacerlo por agentes de policía. Wilber Aguiar, padre de Walnier Luis Aguiar, otro adolescente preso político, también reportó un cerco a su vivienda por parte de oficiales.

Por su parte, el activista Carlos Ernesto González (@ktivodisidente) consiguió expresar su opinión en el bulevar de San Rafael, en Centro Habana, el día 28. Hasta la fecha de hoy, 2 de mayo, González continúa en detención, al igual que otras personas como Raúl Alejandro Oropesa Gentil — conocido como Luar Céspedes— y Yasmany González Valdés, quien está retenido con una causa de sedición por salir a manifestarse.

Las plataformas Cubalex y Justica 11J reseñan con “inquietud la libre interpretación de los delitos tipificados en el Código Penal Cubano, por parte de la policía política. En particular el uso desmesurado de la amenaza con el delito de sedición”. De igual forma, estas organizaciones denunciaron la práctica de la desaparición forzada, “documentada en cinco ocasiones en los últimos días” y la represión política contra las mujeres, en específico la violencia física ejercida contra la enfermera Welsimys Cruz Pérez en la provincia de Holguín.

Este tipo de acontecimientos en anticipación a fechas señaladas no es nuevo en la isla. En noviembre de 2021, un total de 93 personas fueron arrestadas en los preámbulos de la Marcha Cívica por el Cambio. De esos 93, ocho siguen en prisión.

Y el 30 de abril de 2021, hace casi un año exacto, seis opositores fueron encarcelados por manifestarse en la céntrica calle Obispo en solidaridad con Luis Manuel Otero Alcántara y como forma de protesta ante el gobierno cubano.

Entradas creadas 266

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

4 − tres =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba