Boric

¿Qué ha tuiteado Gabriel Boric sobre Cuba en la última década?

Ilustración: Alen Lauzán

Ahora es el presidente electo de Chile, el hombre que dirigirá la política de una de las economías más grandes del continente que, a su vez, es un país ideológicamente polarizado y marcado por las huellas que dejó la dictadura del general Augusto Pinochet. Pero esta historia comienza once años atrás, mucho antes de que Gabriel Boric Font, al frente del partido Convergencia Social, venciera en las elecciones presidenciales al candidato de la derecha, José Antonio Kast. En aquel entonces, Boric era un líder de la izquierda estudiantil muy activo en Twitter, aunque todavía estaba lejos de tener los más de 1.35 millones de seguidores que tiene hoy. Desde esta red social, el político chileno dio muestras en diferentes ocasiones de afinidades ideológicas con el régimen cubano.

La admiración Gabriel Boric hacia el régimen cubano duraría, al menos, hasta 2016, siempre reforzada por su devoción a Silvio Rodríguez. Un polémico tuit de esas fechas, donde homenajea a Fidel Castro, así lo demuestra.

***

En 2010 una de las primeras menciones a Cuba que pueden rastrearse en el perfil en Twitter de Boric refiere a la huelga de hambre que por entonces realizaba el opositor Guillermo “Coco” Fariñas. El tuit, por sí solo, no ofrece mucha información, por lo que se hace necesario ponerlo en contexto.

Entre febrero y julio de 2010, tras la muerte del opositor cubano Orlando Zapata, Fariñas realizó una huelga de hambre por la liberación de más de 20 presos políticos del régimen. El hecho tuvo gran repercusión internacional. En Chile, el senador por el partido Demócrata-Cristiano, Patricio Walker, se pronunció en favor de Fariñas, de cuya huelga expresó: “es un acto heroico, un testimonio casi sobrehumano”. Walker, además, lo propuso como candidato al premio Nobel de la Paz.

Al mismo tiempo, en Chile, decenas de mapuches se declararon también en huelga de hambre. Los huelguistas se encontraban en prisión luego de ser procesados, junto a otros compañeros, por la ley anti-terroristas. El motivo inicial de este proceso fue una serie de protestas realizadas por el pueblo mapuche en defensa de sus derechos a la tierra, los cuales fueron reconocidos en el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo sobre Pueblos Indígenas y Tribales. En las protestas, los manifestantes lucharon contra la expansión productiva forestal e hidroeléctrica en su territorio que se realiza sin el consentimiento de la comunidad. Los mapuches fueron fuertemente reprimidos por efectivos armados del Estado, a lo que respondieron con violencia. No obstante, ninguno de los acusados fue responsable de muerte alguna.

Para el joven Gabriel Boric resultaba cuestionable el hecho de que el senador Walker se preocupase por un huelguista en Cuba a la vez que se mantenía ajeno a la situación de los huelguistas chilenos y sus reclamos. 

***

En 2011, Boric logra su primer gran triunfo político al derrotar a la activista Camila Vallejo en las elecciones por la presidencia de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (Fech). En aquel momento se definía a sí mismo como un joven de izquierda “con ganas de cambiar el país”, con fuertes raíces en Punta Arena, su provincia natal. Su salto a la vida política trajo consigo entrevistas que pretendían hurgar en su pasado, sobre todo en su formación.

Según el propio Boric, fue la literatura quien despertó su interés por la política. En sus palabras, los primeros libros que le marcaron fueron Animal Farm y 1984, obras del escritor británico y soldado al servicio de la República española durante la Guerra Civil, George Orwell. Ambas novelas, una satírica y otra distópica, son una crítica a los regímenes totalitarios del siglo XX, específicamente el soviético. Este detalle revelador sobre la relación de Boric con la historia de los movimientos progresistas se complementa con la respuesta que ofreció a la pregunta de por qué se presentó a las elecciones estudiantiles por Izquierda Autónoma y no por el Partido Comunista. Para el joven político, “la izquierda” debía ser autocrítica y capaz de sacudirse “la carga del pasado”.

En agosto de ese año, en Twitter, Boric también respondió a un usuario que alegaba que el cantautor Silvio Rodríguez se solidarizaba con las causas de los estudiantes chilenos a la vez que hacía silencio cómplice ante la represión sufrida por los cubanos. El entonces líder estudiantil salió a desmentir esta acusación sobre el músico, cuya obra ha dicho admirar en varias ocasiones. 

Boric es una especie de fanático de Silvio Rodríguez. De los tres conciertos ofrecidos por el cantautor cubano en Chile desde 2010 (2012, 2015 y 2018), el joven político se interesó por asistir al menos a dos. Incluso, en Twitter ha suplicado por entradas. El primero de estos conciertos fue en conmemoración al centenario del Partido Comunista de Chile. 

El músico cubano, considerado una figura influyente en la Isla, ha evitado confrontar directamente al régimen en temas referentes a las violaciones de derechos humanos. De hecho, tras las protestas del pasado 11 de julio, cuestionó la veracidad de las imágenes que, desde las redes sociales, daban pruebas de la violenta represión policial ejercida por orden del Gobierno contra los manifestantes pacíficos. 

También ese año, compartió un fotorreportaje publicado por Boston.com, que intercambia imágenes de Fidel Castro durante la invasión de Bahía de Cochinos con otras más “pintorescas” de la Cuba reciente y del VI Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC). La publicación no tiene una intención política explícita. Apenas cuenta con cinco retuits como única interacción de otros usuarios.

 

***

A finales de 2012, el presidente venezolano Hugo Chávez viajó a Cuba para someterse a una intervención quirúrgica, debido al cáncer que, desde hacía año y medio, le aquejaba. Desde La Habana y Caracas, excepto por escuetos comentarios que aseguraban la evolución positiva del mandatario, no se revelaron informaciones amplias sobre el verdadero estado de salud de Chávez. Esto dio paso a una serie de rumores que por entonces acapararon titulares en la prensa internacional. 

Desde su Twitter, y en el tono sarcástico que caracteriza sus publicaciones, Gabriel Boric se burló de los rumores que, desde entonces, aseguraban la gravedad del estado de Chávez o su muerte. Según el líder estudiantil, los bulos provenían de Miami. Mientras tanto, desde el palacio de Miraflores aseguraban que el mandatario “reía y bromeaba”.

Las especulaciones continuaron. Medios internacionales publicaron una fotografía que mostraba a Hugo Chávez entubado en un hospital que resultó ser falsa. También los Gobiernos de Cuba y Venezuela se hicieron eco de imágenes manipuladas para demostrar una supuesta mejoría, lo cual reveló un experto en ilustración y animación digital a la Fundación Gabriel García Máquez. El secretismo permeó el asunto hasta que, finalmente, en marzo de 2013 se anunció la muerte del presidente venezolano. Desde el 11 de diciembre de 2012 no hizo ninguna aparición pública.

En 2018, Luisa Ortega, ex fiscal general de la República Bolivariana de Venezuela, reveló que el alto funcionario chavista, Diosdado Cabello, le había informado que Chávez, en realidad, murió el 28 de diciembre de 2012. De ser cierto esto, el presidente venezolano habría fallecido dos días antes del tuit de Boric.

Al año siguiente, quien sería el presidente de Chile tuvo un desencuentro con Sebastián Figueroa, asesor del Ministerio de Educación (MINEDUC). El motivo fue el mismo por el que Boric tendría varias discusiones de ahí en adelante: la advertencia de sus rivales políticos sobre la posibilidad de que “la izquierda” convirtiese a Chile en un país como Cuba o Venezuela.

Figueroa, en realidad, reaccionó así a la destitución del ministro de Educación, Harald Beyer, algo que en su momento fue considerado un triunfo simbólico del movimiento estudiantil. Sobre Beyer se realizó una acusación constitucional por, entre otras cosas, negarse a fiscalizar el lucro de las escuelas y universidades del país. Justo ese año, las organizaciones estudiantiles se habían enfrascado en hacer campañas de presión política por la gratuidad de la educación.

En el encontronazo en Twitter, Boric enfrentó con sorna a Figueroa, llamándole “fachita histérico”. Ocho años después, el asesor del MINEDUC terminaría por apoyar fuertemente la carrera de José Antonio Kast.   

***

El 2013 fue un buen año para Boric, y para los grupos progresistas chilenos en general. Varios líderes destacados del movimiento estudiantil de ese país abandonaron las marchas en las universidades para introducirse en la política nacional a través de la obtención de cargos públicos. El propio Boric, Camila Vallejo y otros activistas consiguieron escaños como diputados en el Congreso, logrando constituir una “bancada estudiantil” parlamentarista.

En Twitter, Boric volvió a tener otra pequeña discusión sobre el tema Cuba, esta vez con Rosa María Payá. La hija del destacado disidente cubano Oswaldo Payá compartió una foto en la que Fidel Castro compartía espacio con Augusto Pinochet en una ceremonia militar. Rosa María aludió así a un supuesto entendimiento entre ambos dictadores. Boric, por su parte, la desmintió y le acusó de utilizar de manera “tramposa” la imagen. Al chileno le asistía la razón. La fotografía fue tomada cuando Salvador Allende gobernaba en La Moneda y Pinochet era el jefe del Ejército, es decir, antes del golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973.

En defensa de Rosa María Payá salieron algunos usuarios. Uno de ellos fue John Suárez, director ejecutivo del Centro para una Cuba Libre, quien le echó en cara a Boric las relaciones de Castro con la dictadura militar argentina de Jorge Rafael Videla. Apenas un año después, el tiempo le daría la razón a Suárez. Justo en 2014 fueron desclasificados varios documentos en Argentina que revelaron cómo ambas dictaduras intercambiaban favores de manera secreta para posicionarse mutuamente dentro en organismos internacionales pertenecientes a las Naciones Unidas.

***

Boric inició el año 2014 con un tuit que bien pudiera leerse como una felicitación a Cuba por el triunfo de la Revolución. También felicitó al Movimiento Zapatista mexicano por el 20 aniversario de su levantamiento militar en Chiapas. Fue esta una de las pocas veces en que, desde Twitter, el político chileno no tiró del sarcasmo para referirse al régimen cubano.

En 2017, Gabriel Boric hizo alusión a Cuba en unos términos muy parecidos a los que usó siete años antes, cuando criticó al senador Patricio Walker. Ese año, el Gobierno cubano le negó la entrada al país a la ex ministra de educación Mariana Aylwin, quien fue invitada por Rosa María Payá y la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia para recibir un premio póstumo a nombre de su padre, el ex presidente chileno Patricio Aylwin. Cubadebate defendió la decisión de las autoridades cubanas y se apoyó en una carta del periodista chileno Manuel Cabieses Donoso (activista autodenominado “de izquierda» y director del medio Punto Final). En la misiva, Cabieses alegaba que Cuba tenía el derecho a negarle la entrada a Aylwin de la misma forma en que La Moneda actuó con reparos ante una reciente visita a Chile de la política colombiana Piedad Córdoba.

Por su parte, Boric emitió un juicio “salomónico”. Criticó por igual la actitud del Gobierno cubano con Aylwin y la del Gobierno chileno con la banda punk española Josetxu Piperrak & Teh Riber Rock Band, a la cual se le negó la entrada ese año al país sudamericano.

También en 2017 tuvo un encontronazo en Twitter con la economista conservadora María Cecilia Cifuentes, la cual comparó a la izquierda actual con los movimientos de corte marxista de tiempos del pinochetismo y, a su vez, con Cuba. Boric, como en otras ocasiones, aseguró que Chile nunca será Cuba.

***

En 2018, el “tema Cuba” ganó relevancia entre las pugnas políticas en Chile. También durante ese año destacó en el equipo Universidad Católica, de la primera división de fútbol chilena, el joven cubano César Munder. A él Boric dedicó algunas palabras elogiosas.

Desde Twitter, Gabriel Boric arremetió en varias ocasiones contra políticos de corte conservador y liberal por instrumentalizar la solidaridad con el pueblo cubano y convertirla en un arma discursiva contra sus rivales políticos. Cuba, dijo, servía a la derecha para desviar la atención sobre las violaciones de derechos humanos en Chile. Al menos en el siguiente tuit, el entonces diputado defendía la condena a las violaciones de derechos humanos en cualquier país, sin importar qué sector del espectro político gobierne.

Sin embargo, un usuario le recordó su nostalgia por la Revolución cubana al publicar un tuit de 2016 en el que Boric, citando una canción de Silvio Rodríguez, rinde homenaje a Fidel Castro el día de su muerte.

La polarización política en Chile del debate sobre los regímenes cubano y venezolano aumentó considerablemente.Sobre el tema, Boric compartió y recomendó en Twitter un artículo del medio El Desconcierto, donde se defiende la necesidad de una izquierda crítica consigo misma. No obstante, el texto es en extremo complaciente con la dictadura cubana.

El artículo alega que en Cuba, como en Estados Unidos, no se ha cumplido con los estándares de la democracia liberal. Sin embargo, dice luego:

“En el país se aseguran como en ningún otro lugar los derechos humanos de segunda generación como el derecho al trabajo y a la libre elección de empleo, a condiciones de trabajo equitativas y satisfactorias, a la seguridad social, a la salud, educación y a participar en la vida cultural”.

Por otro lado, considera como una falta de la oposición en Cuba no aceptar “las reglas del juego del sistema político cubano”.

Algo parecido expresa sobre Venezuela. Incluso, niega que el régimen de Nicolás Maduro sea responsable de asesinatos y desapariciones. Por otro lado, acusa al régimen nicaragüense de Daniel Ortega y Rosario Murillo de asesinatos y torturas, pero afirma que los opositores también han cometido actos de violencia extrema, por lo que tampoco merecen ser apoyados por las fuerzas progresistas chilenas. Finalmente, el texto culpa de la situación de Cuba, Venezuela y Nicaragua a “aquellos que guardan su dinero en Miami”.

Boric, a pesar de recomendar el artículo, dice no concordar del todo con él. Sin embargo, no específica con qué parte.

***

En 2021, Gabriel Boric se lanzó a por la presidencia del país. Sus rivales no tardaron, nuevamente, en compararlo con Hugo Chávez y Fidel Castro. De hecho, le acusaron de usar una “receta electoral del chavismo” llamada 1×10 y que va de buscar votos de forma piramidal, procurando que un votante consiga por sí mismo 10 más. Esta fórmula, en realidad, ha sido aplicada por varios políticos populistas, incluso en Europa, a veces mediante programas informáticos. A estas acusaciones, el candidato presidencial respondió, como de costumbre, con una broma.

Lo cierto es que, durante su campaña, el tema Cuba fue motivo de discusión en varios debates. Justo después de las protestas del 11J, Gabriel Boric se alejó de posturas complacientes con el régimen cubano como las del Partido Comunista chileno. El ahora presidente electo condenó la represión ejercida por el Gobierno de Miguel Díaz-Canel sobre los manifestantes, así como las constantes violaciones de derechos humanos en la Isla. En los debates presidenciales, Boric también se pronunció en contra del embargo estadounidense. 

Entradas creadas 280

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dieciocho + 2 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba