Obama en La Habana

Emprendedores TIC y la propaganda «anti embargo» del régimen cubano

Presidente Obama se reúne con emprendedores cubanos durante su viaje a La Habana en marzo de 2016. Foto: Pete Souza.

El ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez Parrilla, parece estar muy activo en Twitter. La pasada semana no solo compartió por primera vez un meme, sino que también republicó un video correspondiente a la campaña comunicativa del Gobierno “#ElBloqueoTambienEsUnVirus”. Tanto el meme como el video son parte de los últimos intentos del régimen cubano por presionar a la Administración Biden para que se desmantele el embargo.

El objetivo principal de esta campaña, impulsada por Rodríguez Parrilla, el Ministerio de Relaciones Exteriores (MINREX) y hasta por Lianys Torres Rivera (jefa de la misión diplomática cubana en Estados Unidos) es llamar la atención de la Casa Blanca para que levante el embargo. La excusa planteada es que el embargo no solo afecta al Gobierno de la Isla, sino también a los “cuentapropistas”, sector que entre paréntesis Rodríguez Parrilla nombra “negocios privados”.

El régimen cubano, al parecer, intenta llamar la atención de la Administración Biden, y para ello usa la carnada de los emprendedores, a sabiendas que durante el mandato de Obama, Estados Unidos declaró que estaba dispuesto a apoyar a estos últimos. El video compartido da muestra de ello, y también de una premeditada intención de simular que los emprendimientos tecnológicos están totalmente ligados a las exigencias del Gobierno, de manera que no es nada casual la elección de la persona que, supuestamente, da voz al sector de las startups en Cuba.

Esta publicación provocó la respuesta de varios usuarios del mundo del emprendimiento y las tecnologías, quienes alegaron que el Gobierno debería, antes de culpar por completo al embargo de las limitantes al desarrollo de este sector, terminar con las trabas que él mismo ha impuesto.

Las principales críticas que recibió la campaña del MINREX estuvieron relacionadas con el hecho de que ha sido el propio Gobierno cubano quien ha impedido que los emprendimientos tecnológicos puedas instituirse como pequeñas y medianas empresas (PYMES). Incluso, solo el Gobierno cubano es responsable de haber congelado las licencias de Programador de Equipos de Cómputo desde agosto de 2017 hasta, al menos de forma oficial, febrero de 2021.

Sobre los obstáculos que deben sortear las startups en Cuba, y que son impuestos por las propias instituciones del régimen, YucaByte conversó con el programador Josuán Cabrera.

El Gobierno tiene en sus manos la posibilidad de hacer muchas cosas por el desarrollo de este sector. Podríamos partir de la creación de un marco jurídico que proteja al empresario, con la respectiva ley de empresa (que aclararon que no iba a ser posible para los programadores), y dar facilidades que permitan el desarrollo eficiente del trabajo, como una internet acorde a las necesidades del emprendimiento y a un precio que no resulte excesivo para el mismo. También se necesita una forma de proteger el código de los programadores, que aunque existe, no tiene una regulación específica y actualizada, sino que se protegen como si fueran obras literarias. La exportación tecnológica es otro tema con vacíos, ya que exportar software puede hacerse enviando un archivo a través de internet, y no necesita de ninguna empresa exportadora, como es el caso de otros emprendimientos. Realmente no creo que este tipo de afectaciones solo las tenga el sector tecnológico, pero sí es cierto que otros sectores tienen algunas de estas bases más adelantadas.

El rostro de la campaña “anti embargo”

El video, y la campaña comunicativa en cuestión, tiene como rostro visible y representativo de los emprendimientos tecnológicos en Cuba a Carlos Miguel Pérez Reyes, fundador y CEO de DOFLEINI SOFTWARE. Sin embargo, esta no es la primera vez que una campaña anti embargo utiliza como figura principal a Pérez Reyes. A finales del pasado abril, los perfiles de Twitter del Ministerio de la Comunicaciones (MINCOM),  de la viceministra de Comunicaciones, Grisel Reyes, y del periodista oficial Randy Alonso Falcón, compartieron tuits de DOFLEINI SOFTWARE pidiendo el fin del embargo.

En el video, Pérez Reyes aparece como emprendedor, sin embargo, no se hace mención a su cargo de miembro del Consejo Nacional de la Unión de Informáticos de Cuba (UIC) y vicepresidente provincial de esta organización en La Habana. Pérez Reyes, además, fue seleccionado como representante de los emprendedores tecnológicos en la reunión previa al 8vo Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC) que sostuvieron Miguel Díaz-Canel y el Consejo de Ministros con cuentapropistas cubanos. El 8vo Congreso del PCC, al final, ni siquiera trató las verdaderas inquietudes de este sector, en cambio, se propuso ejecutar una nueva estrategia de enfrentamiento en redes sociales a todos los criterios que cuestionaran la gestión del Gobierno.

Carlos Miguel Pérez Reyes solo es referenciado como una figura representativa de los emprendimientos tecnológicos del país solo para arremeter contra el embargo. Por lo demás, su labor de directivo en la UIC no parece tener mucho vínculo con su papel de “cuentapropista”. Basta decir que Pérez Reyes aparece como el autor de un documento titulado Declaración de la Unión de Informáticos de Cuba ante las manipulaciones, provocaciones e injerencia del gobierno de Estados Unidos, que pretenden desestabilizar la Revolución cubana, donde dice:

“Rechazamos enérgicamente la manipulación mediática, la creación de perfiles e informaciones falsas para crear matrices de opinión, sembrar el odio, dividirnos y subvertir el orden que soberanamente el pueblo consagró en su Constitución, que busca reforzar el ilegal, inhumano y cruel bloqueo económico y quitarnos lo más preciado que tenemos y hemos construido: la Revolución (…) Continuaremos desarrollando nuestra actividad al lado de nuestro Partido y nuestro pueblo, respaldando desde la ciencia, la innovación y el desarrollo territorial, en integración con las universidades, la empresa estatal socialista, el sector no estatal, la sociedad civil y el gobierno”.

YucaByte intentó comunicarse con Pérez Reyes para preguntarle por los obstáculos impuestos por el Gobierno cubano y por el embargo a las startups del país, pero hasta el momento de la publicación de este trabajo no ha recibido respuesta.

Por otro lado, aunque la UIC se presente ante el mundo como parte de la “sociedad civil”, la verdad es que desde su creación responde a intereses específicos del poder político en Cuba. De hecho, su presidenta nacional, Ailyn Febles, llegó a afirmar que la organización es “un sueño de Fidel hecho realidad”. La UIC, además, se subordina al MINCOM, organismo estatal responsable de la censura sobre medios independientes y de los cortes de internet y de servicios de telefonía móvil que se les imponen a muchos activistas políticos en la Isla.

Entradas creadas 116

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 − 10 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba