Raúl Castro

Cuba: monederos móviles para un gobierno carterista

Ilustración: Diario de Cuba

El pasado 10 de marzo, con la publicación de la Resolución 116/2021 del Banco Central de Cuba (BCC), se modificó la licencia concedida por esta institución a la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba S.A (ETECSA) para prestar servicios de apoyo a instituciones financieras. La normativa, que se enfoca en describir la implementación de los monederos móviles, representa una especie de patente para convertir a ETECSA en una nueva gestora de remesas dada las sanciones impuestas por el Gobierno de EEUU a empresas como Western Union (WU) y American International Services (AIS).

Entre las posibilidades que abre la implementación de los monederos móviles está, además de la compra de productos (no más de 1.500 CUP por transacción), el poder convertir las recargas telefónicas nuevamente en dinero útil para el comercio. También brinda la posibilidad de transferir estos montos a otros monederos móviles o a cuentas bancarias. Este servicio, como indica la Resolución 116/2021 del BCC, está asociado a la línea celular de cada usuario.

En un país cuyo Gobierno corta continuamente los servicios de telefonía móvil a activistas políticos y opositores, la opción de los monederos móviles viene a significar algo más que la limitación de acceso a la información y la comunicación. Dado que las recargas desde el extranjero adquieren un nuevo valor y la posibilidad de otros usos, estos métodos represivos significan también un robo directo al capital personal de sus ciudadanos.

Una mordaza de nuevo tipo

La potestad que se autoinfiere el Gobierno cubano de robar impunemente el dinero de los activistas políticos, periodistas independientes y opositores de la Isla no resulta algo nuevo. En menor medida de lo que podría darse con la aparición de los monederos móviles, estos robos se han sucedido en la realidad analógica con anterioridad.

En julio de 2020, por ejemplo, Yanelis Vega, esposa del preso político cubano Yasmani Ovalle León, fue víctima de un robo por parte de la Seguridad del Estado. Según contó al medio CubaNet, al salir de una oficina de WU fue interceptada por la policía política y el jefe de sector de su localidad, en Manatí, Las Tunas. Los agentes del Ministerio del Interior la arrestaron y procedieron a quitarle los 45 CUC que había recibido por WU, además del comprobante de pago. La justificación que dieron fue que ese dinero provenía de enemigos de la Revolución radicados en Estados Unidos.

Con la implementación de la Resolución 116/2021 del BCC, en la práctica, el régimen se otorga la posibilidad de cometer este tipo de delito de una manera más disimulada, pues le basta bloquear la línea celular de un ciudadano para hacerse con su dinero. Las potenciales víctimas de estos robos serían entonces aquellos que, por una u otra razón, le resultan incómodos al Gobierno. Es decir, que el régimen ha creado un panorama idóneo para obtener dinero mediante el hurto a quienes se le oponen.

El 5 de mayo de 2020, Deborah Bruguera, hermana de la artista y activista política Tania Bruguera, denunció en Facebook el robo completo del saldo con el que contaba Tania.

“Mi nombre es Deborah Bruguera y escribo desde la página de mi hermana para denunciar a ETECSA, que se tomó el derecho de robarle a un cliente por pensar diferente”, escribió la hermana de la artista.

El motivo del robo, según Deborah Bruguera, fue impedir que su hermana realizara una directa por redes sociales que había prometido una semana antes.

Para Tania Bruguera, el sistema de monederos móviles en Cuba puede ser un paso necesario, ya que “en la Isla el dinero tiene muy poco valor y hay que andar con un forro de billetes para comprar cualquier tontería en la calle.” Según la artista, esta medida haría que los cubanos comenzaran a experimentar situaciones más cercanas en materia tecnológica a lo que sucede en el resto del mundo.

Pero más allá de eso, aunque sea una buena idea, ETECSA ha demostrado ser una división o un departamento del Ministerio del Interior (MININT), que se pliega no al contrato que firma con su cliente, sino a las órdenes que le dan las oficinas del Ministerio del Interior. Lo de los monederos puede tener un gran impacto porque, así como ETECSA me ha cortado el acceso a internet según el interés de la Seguridad del Estado, así como la Seguridad del Estado le ordena que invalide mi SIM y me obliga a comprar otra, así como me roban el saldo del teléfono móvil, no hay garantía alguna de que con estas nuevas opciones ellos vayan a cambiar su comportamiento.– dijo Tania Bruguera en una entrevista concedida a YucaByte.

Si el gobierno no respeta los derechos humanos –continuó-, no creo que respete los derechos económicos, porque estos son derechos políticos. Si el gobierno manipula a su conveniencia las leyes hasta ejercer acciones anticonstitucionales, nada impide que no hagan lo mismo con los derechos de los clientes. Esta nueva iniciativa puede utilizarse como una manera de descapitalizar a quienes disienten. Y ETECSA no tiene un sistema de reclamos que haya sido eficiente, ni tampoco ha devuelto, hasta donde conozco, saldo o datos robados por ellos. El monedero móvil puede ser una mordaza de nuevo tipo.

En conversación con la periodista independiente Iliana Hernández Cardosa, YucaByte pudo confirmar lo extendida y continua que resulta la práctica de la inhabilitación total de líneas móviles sobre las voces disidentes de la Isla.

ETECSA me ha robado el saldo en tantas ocasiones, que hace tiempo dejé de contarlas.- dijo la periodista a YucaByte.

Según Hernández, no pocas veces ha sufrido un corte absoluto de sus servicios móviles, algo que ha denunciado luego en redes sociales. Por lo general, cuenta, cuando le inhabilitan la línea telefónica también aplican esta medida arbitraria sobre su familia, con el objetivo de impedir que pueda conectarse inmediatamente.


De igual forma, el activista político y líder de la organización opositora Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), José Daniel Ferrer García, contó al medio sobre las múltiples veces que ha sufrido la inhabilitación de líneas móviles. La primera ocurrió en 2013, poco después de que la Seguridad del Estado allanara su vivienda, sobre la suya y la de su ex esposa Belkis Cantillo Ramírez. En esa ocasión no la pudo recuperar, según funcionarios de ETECSA, porque el MININT lo había ordenado al estar él “bajo proceso de investigación”. En 2015 le inhabilitaron otra línea por completo, sin posibilidad de recuperarla. Nuevamente ocurrió luego de que la policía política cubana asaltara su vivienda y lo detuviera. Con la línea, le confiscaron también su celular.

Fui a ETECSA a denunciar cómo que me habían robado la línea y me dijeron que no podían entregármela porque había sido bloqueada por el MININT y yo estaba bajo proceso de investigación. Eso me lo dijeron en un punto de ETECSA, aquí en Santiago de Cuba, frente al parque Céspedes. La funcionaria que me atendió estaba asombrada y me preguntó que quién era yo, que ella nunca había visto un caso así de bloqueo de línea, y cuando le expliqué terminó entendiendo. Lo curioso es que esos números eran después vendidos a otros clientes, de lo que nos enteramos por amigos que nos llamaban a esos números sin saber que nos los habían quitado. Nos decían: “Oye, te llamamos al teléfono tuyo que teníamos y nos salió una mujer que dice que ella no te conoce, que esa línea es de ella y que la compró hace poco.”– contó Ferrer a YucaByte.

El carácter continuado de esta arbitrariedad forzó al líder opositor a cambiar de línea en numerosas ocasiones. A veces, dice, puede usar 15 en un mismo mes. También comenzó a usar cada cierto tiempo líneas de amigos y activistas, lo cual solo ha ayudado a demorar los plazos entre una inhabilitación y otra.

Los cortes temporales de las líneas, que han durado 10 días, o una semana, cinco días, tres días, un día, han ocurrido en tantas ocasiones que ya me es imposible recordarlas todas. Ocurre generalmente cuando hay fechas históricas o fechas como las que celebra la oposición. Cada vez que la oposición convoca a algo, también tenemos interrupción en hasta 25 líneas de teléfonos móviles en Santiago de Cuba, y hemos sumado hasta 30 líneas por todo el país durante dos o tres días. 

Según Ferrer, en los últimos seis meses los activistas de UNPACU han sufrido en tres ocasiones, y por cerca de 10 días, bloqueos a sus teléfonos móviles. Hasta ese entonces, Ferrer había podido comprobar que se trataba de bloqueos de líneas, sin embargo, probó usar líneas vírgenes compradas a nombre de otras personas y no funcionaron en ninguno de los teléfonos inhabilitados. Como otras veces, este tipo de ataques suele suceder poco antes o después de allanamientos a su morada.

Yucabyte también pudo acceder al testimonio del artista y activista Luis Manuel Otero Alcántara, quien confesó ser víctima de continuos cortes a sus servicios de telefonía móvil.

Sí, me ha pasado que cuando me bloquean la tarjeta SIM es bótala que no sirve para nada. Entonces tengo que ir y sacar una nueva.– dijo.

Esto último le ha llevado a buscar maneras complejas y costosas de burlar la censura que, con la implementación de los monederos móviles, pasaría a ser un robo directo de dinero.

Es que el problema está desde el primer momento en que compro una línea. Yo compro una línea, invierto mi dinero, y ETECSA, como empresa, incumple ese contrato. Cuando uno compra una línea se establece un contrato con esa empresa. Entonces, cuando te cortan el servicio, vas a las oficinas de ETECSA y te dicen “ah, yo no sé qué es lo que está pasando”. Y yo me pregunto. ¿A dónde tengo que ir? ¿A la bodega de la esquina a preguntar por qué cortan mi teléfono? Yo no creo que les importe mucho ahora robarnos dinero, porque los incómodos al régimen somos cuatro gatos. Ellos lo seguirán haciendo para que uno se obstine y se canse y se vaya del país.– señaló Otero Alcántara.

La cantidad de dinero que pueda apropiarse el Gobierno mediante este método, siempre y cuando lo aplique solo sobre quienes disienten públicamente de su gestión en la Isla, no es suficiente como para ser la causa primera que motive el robo. Sin embargo, con la Resolución 116/2021 del BCC, los cortes a la telefonía móvil adquieren consecuencias más graves, que deberán ser expuestas en las denuncias realizadas ante organismos internacionales.

Entradas creadas 186

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − tres =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba