Redes sociales penalizan a la propaganda del régimen cubano

Ilustración: Alejandro Cañer

La red social Twitter etiquetó como “afiliados al gobierno” a varios de los medios de prensa que controla el estado cubano y que responden a organizaciones políticas partidistas. Ahora, debajo del nombre de las cuentas de periódicos como Granma, Juventud Rebelde o el diario online Cubadebate, aparece una advertencia que proporciona a los usuarios más contexto e información.

Facebook, por su parte, eliminó perfiles asociados al gobierno que se encargaban de difundir propaganda gubernamental y que acosaban y difamaban a activistas, artistas y periodistas independientes. Entre los perfiles suspendidos están el del exagente de la Seguridad del Estado  Raúl Capote y el de DeZurdaTeam, un grupo que impulsa la propaganda del gobierno cubano en redes sociales.

De acuerdo con las políticas de Twitter, se considera que un medio está afiliado a un gobierno cuando es el estado quien “ejerce control sobre el contenido editorial mediante recursos financieros, presiones políticas directas o indirectas o el control sobre la producción y distribución”. Twitter también podría etiquetar a los editores jefe de esos medios o al personal de mayor nivel jerárquico. Hasta el momento no parece haber hecho esto con los cubanos.

Esta red social informa que no recomendará ni amplificará entre los usuarios a quienes tengan esta marca.

Las respuestas de varios políticos y periodistas oficialistas ante la nueva clasificación fueron similares entre sí. El director de Cubadebate, Randy Alfonso Falcón, escribió que la etiqueta era peyorativa y que Twitter consideraba a su medio como peligroso por estar “afiliado a Cuba”.

Rogelio Polanco, jefe del Departamento Ideológico del Partido Comunista, dijo en un post que lo hecho por Twitter estigmatizaba y censuraba a los “medios públicos” del gobierno.

La cuenta del Ministerio del Interior (Minint) criticó la decisión con una retórica muy parecida a la de Polanco. Esta institución militar también protestó por la eliminación del perfil en Facebook del sitio web Razones de Cuba, un medio del estado que difama a activistas y prensa independiente y difunde propaganda gubernamental.

El Canal Caribe, uno de los medios etiquetados, publicó un reportaje en YouTube que asociaba estas acciones a una “guerra mediática” contra el país. Según este reportaje, Twitter está subordinado a la Casa Blanca estadounidense.

Fue en mayo de 2018 cuando Twitter comenzó su política de etiquetado, con las elecciones de medio mandato en Estados Unidos. Para contribuir a la conversación pública, la compañía marcó a los candidatos que se presentaron. Esto, dijeron, aportaría contexto y ayudaría a la gente a tomar decisiones informadas.

En diciembre de 2019 la empresa con sede en San Francisco, California, anunció que volvería a introducir estos distintivos a los candidatos a las elecciones presidenciales de 2020. En agosto de ese mismo año, la compañía explicó que ampliaría los tipos de cuentas políticas que etiquetan. Ahora los perfiles de presidentes, ministros de exteriores, diplomáticos e instituciones llevarían la advertencia debajo de su nombre.

En la actualidad, además de Cuba, llevan la etiqueta representantes gubernamentales y medios de Estados Unidos, China, Italia, España o Rusia, entre otros.

A finales de febrero de 2022 hubo polémica porque Twitter clasificó a varios periodistas que colaboraban con sitios de noticias rusos como “medios afiliados” a ese gobierno. Hacía muy pocos días había comenzado la guerra en Ucrania y la Unión Europea había expresado su intención de limitar el alcance de portales como Sputnik o Russia Today. Luego la etiqueta fue quitada de algunos de esos periodistas.

Cuentas vinculadas al gobierno cubano y las reglas de Twitter

Si bien esta es la primera vez que Twitter clasifica a los medios afiliados al gobierno cubano como tal, ya había limitado o restringido cuentas de funcionarios y de la prensa oficial.

En septiembre de 2019 suspendió temporalmente las cuentas de varios medios de comunicación y penalizó los perfiles de Mariela Castro, hija de Raúl Castro y directora del Centro Nacional de Educación Sexual, y también del Ministerio de Comunicaciones (MINCOM).

Twitter tiene sus propias reglas y regulaciones que, entre otras cosas, prohíben el comportamiento que incita al odio, la glorificación de la violencia, el spam y la suplantación de identidad.

En la política relativa al spam y la manipulación, que se actualizó en abril de 2022, la red social indica que busca “contrarrestar una gran variedad de comportamientos prohibidos”, entre ellos “usar los servicios de Twitter con el propósito de amplificar o suprimir información de forma artificial”, y “llevar a cabo acciones que manipulen u obstaculicen la experiencia de los usuarios”.

En el acápite de Uso indebido de las funciones de los productos de Twitter, la compañía considera un mal uso cuando se utiliza “un hashtag popular o que es tendencia con la intención de trastornar o manipular una conversación”.

Las “interacciones falsas que apuntan a hacer que las cuentas o los contenidos parezcan más populares o activos de lo que realmente son”, es otra de las prácticas consideradas como manipulación por la plataforma.

Esta práctica es algo común entre los troles y las cuentas que están vinculadas al gobierno cubano, quienes tienden a retuitear en masa contenidos propagandísticos.

Tampoco se permite “publicar tuits o hashtags idénticos o sustancialmente similares” desde varias cuentas administradas por un mismo usuario, o “coordinar con otras personas o recompensarlas para que generen interacciones o amplificaciones artificiales”. Los algoritmos de Twitter pueden interpretar que estas cuentas (los troles) están trabajando en coordinación con las cuentas institucionales, de funcionarios y políticos, y penalizar tanto a troles como a cuentas reales.

En 2019, YucaByte contactó con Twitter para averiguar sobre el bloqueo de algunas de las cuentas gubernamentales.

La empresa respondió en aquel momento ratificando sus “políticas de manipulación”, y la prohibición de comportamientos tales como los de “amplificar o suprimir conversaciones de manera artificial a través del uso de múltiples cuentas”, “operar varias cuentas con casos de uso superpuestos, como personas idénticas o similares o contenido sustancialmente similar”, y “operar múltiples cuentas que interactúan entre sí para inflar o manipular la importancia de Tweets o cuentas específicas”.

También mencionaron “actividades coordinadas que apuntan a influir de forma artificial las conversaciones mediante el uso de varias cuentas, cuentas falsas, acciones automáticas o secuencias de comandos”. Afirmaron que las infracciones cometidas eran comunicadas al propietario de la cuenta.

Al igual que ahora con el etiquetado y la suspensión de algunas cuentas, en aquel momento los bloqueos ocurrieron, en apariencia, de manera sincronizada. Con respecto a esta supuesta sincronización, Twitter dijo que habían tomado “medidas principalmente a través de la aplicación de la tecnología” y que esto no estaba sujeto a un “plazo de tiempo específico”.

Twitter y el gobierno cubano

Algunos de los medios de comunicación del estado cubano han declarado la supuesta subordinación de Twitter a los intereses del gobierno estadounidense y han establecido que la compañía tiene una guerra mediática particular contra ellos y contra el país.

Sin embargo, Twitter tiene entre sus cuentas verificadas a varios políticos y diplomáticos cubanos y en los últimos años la relación entre la empresa y el gobierno no ha sido confrontacional.

José Ramón Cabañas, Embajador de Cuba en los Estados Unidos de América en esa época, visitó las oficinas de la compañía en la capital estadounidense en mayo de 2016.

Cabañas “pasó aproximadamente una hora respondiendo preguntas a través de su cuenta verificada, desde la cual tuitea frecuentemente”, escribió el periódico The Wall Street Journal.

En septiembre del propio año, Josefina Vidal —quien lideró por la parte cubana el diálogo con Estados Unidos—, también estuvo en las oficinas de Twitter en Washington, DC.

En junio de 2018, Jack Patrick Dorsey, quien es cofundador de Twitter, estuvo en Cuba. La subdirectora General de EEUU del MINREX, Johana Tablada, agradeció su visita y le invitó a seguir “disfrutando de las puestas de sol” cubanas.

Más allá de las etiquetas: DeZurdaTeam y cuentas suspendidas

El Proyecto Inventario contabilizó al menos 37 cuentas inhabilitadas en Facebook, lo que podría indicar, según este proyecto, “una acción de borrado de una red mayor de infractores”. La notificación de inhabilitación de uno de los afectados por la medida de Facebook decía que su cuenta incumplía las normas de la red, que la decisión era definitiva y que no podían darle más información sobre los motivos por razones de seguridad.

Uno de los grupos eliminados, DeZurdaTeam, trató de volver a la red y creó un nuevo espacio, nombrado esta vez Yo Soy DeZurdaTeam. El nuevo grupo tuvo una vida corta, siendo inhabilitado 19 horas después de su reapertura.

También se reportó como eliminada la cuenta del programa televisivo ConFilo en Twitter, que es uno de los principales espacios de difusión de propaganda del estado cubano.

En agosto de 2020, la compañía eliminó 526 cuentas falsas administradas por organizaciones vinculadas al gobierno cubano, específicamente la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) y la Federación Estudiantil Universitaria (FEU). Una investigación interna determinó que aquellas cuentas estaban relacionadas con otras que divulgaban fake news desde perfiles falsos.

Un estudio del Observatorio de Internet de la Universidad de Stanford que utilizó información de Twitter dijo que la narrativa de esas cuentas estaba alineada con la del poder en Cuba.

“Las cuentas en general tuitearon contenido de apoyo al presidente Miguel Díaz-Canel y a los expresidentes Fidel y Raúl Castro”, dijo el observatorio. “Las descripciones de los perfiles compartían mensajes patrióticos, con muchos usuarios identificándose como “juventud revolucionaria”, “100% cubano” o “fiel seguidor de Fidel/Martí/Che”.

Muchas de esas cuentas estaban asociadas a De Zurda. La cuenta principal de DeZurdaTeam organizaba convocatorias semanales para tuitear sobre temas generalmente propagandísticos.

El estudio concluye con que muchas de esas cuentas eliminadas resurgieron nuevamente o han sido restauradas por Twitter.

Medios financiados entera o parcialmente por estados: YouTube también etiqueta

YouTube tiene prácticas parecidas a las de Twitter a la hora de mostrar contenido publicado por medios de comunicación que son financiados, total o parcialmente, por gobiernos. Las advertencias se ven justo debajo de la barra de progreso del video e incluyen un link a Wikipedia para que el usuario pueda buscar más información.

A diferencia de Twitter, YouTube sí señala a BBC como una cadena que recibe dinero de la administración pública británica. Twitter no lo hace porque el gobierno británico no incide en la política editorial.

Otros canales señalados por YouTube son el de EFE, Vatican News, Notimex, Radio Martí y el canal multinacional Telesur. En el caso de este último, la compañía especifica que son varias las administraciones públicas que lo financian.

Pero es algo común que no todos los canales afiliados a un gobierno estén etiquetados. Según un análisis del sitio web ProPublica, la implementación de esta política ha sido azarosa, lo que da la oportunidad a los gobiernos en el mundo de difundir su propaganda subrepticiamente.

En 2019 ProPublica envió una lista a YouTube con algunos de los canales financiados que no había etiquetado. La plataforma aceptó incluir la mayoría de ellos y prometió hacer un mejor trabajo.

Una posible respuesta a la no inclusión de todos los canales vinculados a gobiernos podría ser que algunos de estos difunden otro tipo de contenido: deportes, concursos, entretenimiento, temas que no son abiertamente políticos.

De los canales cubanos, Cubavisión Internacional es de los pocos que está etiquetado. Esto sugiere que la política de clasificación de la plataforma de streaming más popular del mundo debe seguirse actualizando.

Y aunque para las plataformas todavía queda mucho trabajo por hacer, una parte de la ciudadanía en Cuba siente que ha logrado una victoria contra la propaganda del poder, contra quienes cortan el internet, acosan a quien exprese una opinión distinta e incitan al odio. 

Entradas creadas 17

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 + tres =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba