¿Quién es Reniel Rodríguez, el “Lunático” menor de edad que salió a marchar el 15N?

Ilustración: Julio Llópiz-Casal.

Hasta el pasado 17 de noviembre, día de su detención, buena parte de las miles de personas que le conocían no le llamaban Reniel Rodríguez. Le decían “Lunático”, el nombre que él escogió para bautizar su perfil de Twitter y su canal de Youtube: Lunático Debates. Sin embargo, en solo 24 horas su nombre real se ha volvió viral en las redes sociales de cubanos dentro y fuera de Cuba.

Aunque ya había dado muestras anteriores, el 15 de noviembre Reniel  demostró que era más que un irreverente burlón y practicante del humor negro. De blanco la ropa y la flor que llevaba en la mano, convocó a su natal Cárdenas a salir a las calles, a la Marcha Cívica por el Cambio que coordinó la plataforma Archipiélago. Dos días después, fue trasladado a una Escuela de Formación Integral (EFI) del Ministerio del Interior (MININT), una suerte de centro penitenciario para menores de edad. Reniel Rodríguez, o “Lunático”, tiene solo 15 años.

***

Reniel abrió su canal de Youtube, Lunático Debates, en abril de 2021. Ninguno de sus videos llega a los tres minutos y, en principio, eran todos de baja factura, propia de su inexperiencia en materia de edición. Como creador de contenidos, este joven busca discutir sobre algún tema en específico, que puede ir de la cienciología a la astrología o los post en redes sociales de los llamados “durakos”.

Escoger el sobrenombre de “Lunático” fue algo certero, pues Reniel es de un hablar atropellado, veloz, y sus movimientos son los de un muchacho hiperactivo que tiene mucho que decir, pero a quien no le sobra el tiempo. No pocas veces ha pedido disculpas a sus 9.492 seguidores en Twitter por no subir videos a causa de sus deberes escolares.

Su estudio de grabación es su cuarto, y la decoración un armario y un almanaque descuidado. Desde ese sitio, Reniel comenzó haciendo videos sobre temas más acordes a los intereses de su generación, siempre desde lo “políticamente incorrecto” y, en ocasiones, desde posturas muy propias de alguien de su edad. Sus análisis llevan el humor al límite. No por gusto es aficionado a la polémica serie animada para adultos South Park. Pareciera que para él no hubiese tema sagrado que merezca ser salvado de la burla y el sarcasmo, excepto los referentes al fin de la dictadura cubana.

Nadie creería que las elecciones presidenciales de Perú interesarían a un chico de 15 años, le dejaron escrito una vez como comentario en su canal. Pero a Reniel le apasionó el tema, sobre todo porque en los últimos comicios en ese país se enfrentaron un candidato de la izquierda rancia y una candidata de la derecha neoliberal. Desde su manera de concebir el mundo y sus referentes, Reniel simplificó su visión del asunto de la siguiente forma: entre el capitalismo y el comunismo… es mejor el capitalismo.

A medida que pasaba el tiempo, comenzó a interesarse por temáticas históricas y políticas, especialmente referentes a Cuba. Lunático Debates se convirtió en un espacio donde podía expresarse con libertad, lo cual significa ir a contracorriente del adoctrinamiento ideológico que recibía en la escuela. De hecho, en uno de sus videos critica muy certeramente al sistema de educación público cubano que, según él, está pensado para lavarles el cerebro a los estudiantes. También desmiente el hecho de que es el Estado el dueño de este sistema de educación, ya que este se financia con fondos públicos, es decir, dinero de los ciudadanos.

La irreverencia y la rebeldía de Reniel, para agosto de 2021, crecen a sobremanera. Las dianas de sus críticas comienzan a ser temas realmente sagrados para el régimen cubano, como es la figura del Che Guevara. El joven acusa de asesino a Guevara sin ningún miramiento. Recuerda la violencia homofóbica del guerrillero, y advierte a la comunidad LGBT+ que usar el rostro del Che en sus marchas es contraproducente y solo sirve para hacerle el juego al “marketing social de la izquierda”. Las burlas al presidente cubano Miguel Díaz-Canel también tienen un espacio en sus redes.

Cuando fue aprobado el Decreto Ley 35, Reniel entendió que debía pronunciarse en contra. Una ley como esta impedía la libre expresión en internet a personas como él, y eso era algo que no podía permitir. Sin embargo, una de las cuestiones que más le llamaba la atención era el hecho de que el rechazo a esta normativa no fuese todo lo masivo que debiera ser a lo interno del país.

“Lo que pasa es que ya no son ustedes los que nos están censurando. Nos censuramos nosotros mismos, diciéndonos: Shhhhhh, no digas esto, que te va a pasar tal cosa. ¡Pero me la suda! (…) No nos callemos (…) No al Decreto Ley 35. Abajo la dictadura”, dice frente a una cámara, como dirigiéndose al gobierno cubano y al pueblo indistintamente.

***

Todos los seguidores de Lunático Debates sabían que Reniel marcharía el 15 de noviembre. Él no se escondió y hasta dedicó uno de sus videos a apoyar la Marcha Cívica por el Cambio y a explicar las indicaciones dadas por la plataforma Archipiélago. Además, dedicó su visibilidad para exigir por la excarcelación de varios presos políticos, incluyendo algunos conocidos suyos de la comunidad tuitera de Cuba. Su último tuit, publicado el 15 de noviembre, pedía por la liberación del programador Rafael Santos.

El 15 de noviembre, varios reportes indicaban que el régimen había desplegado a sus fuerzas policiales a lo largo del país. Sin embargo, tal y como prometió, Reniel salió de su casa vestido de blanco y con una rosa de igual color en la mano. En redes sociales colgó un video en el que llamaba a los habitantes de Cárdenas a sumarse a la Marcha Cívica por el Cambio, todos reunidos en Saez y Minerva. Sin embargo, al llegar a esta dirección, un policía lo detuvo y le preguntó a dónde iba. “A buscar dulces”, fue la respuesta de Reniel. El oficial debió imaginar que era imposible que aquel muchacho de 15 años pudiera ser quien lanzó la convocatoria a la marcha en Cárdenas, y por eso lo mandó a regresar a casa.

Durante un tiempo dio tumbos por las calles, esperando encontrar más personas con las cuales marchar. “Mis amigos me dejaron solo”, tuiteó poco antes de recibir una llamada de un número desconocido.

La llamada, contaría después en su perfil, era de un funcionario del Partido Comunista de Cuba en la localidad. El funcionario le ordenó borrar el video de la convocatoria y regresar a su casa. Reniel obedeció. El hostigamiento hacia él solo comenzaba.

Poco después de llegar a casa, alguien llamó a su madre para amenazarle con que su hijo sería enviado a prisión. Según contó el joven en sus redes sociales, fue un momento difícil, pues su madre, que no paraba de llorar y comenzó a sufrir problemas de hipertensión. Reniel no ocultó el miedo que sentía bajo esas circunstancias. De hecho, lo confesó públicamente, pero también dijo:

“Aun así perdimos la batalla, pero no la guerra #15N”.

El 17 de noviembre, Reniel fue trasladado a una Escuela de Formación Integral (EFI) del MININT, uno de los centros conocidos como “Menores”, donde son internados menores de edad con problemas de conducta social y aquellos que, aun cometiendo un delito, no son penalmente responsables. Muy poco se sabía de él por entonces. En redes sociales se divulgó una historia sobre su llegada a este lugar: mientras estaba en clases, un profesor le pidió salir del aula y lo guio a las afueras de la escuela, donde esperaban para llevarlo al sitio donde se encuentra ahora.  Muchos especularon que allí estaría, al menos, hasta el próximo 31 de diciembre, con la cabeza rapada, encerrado, como un preso.

En las redes sociales de la Isla se volvió viral la exigencia de su liberación. Incluso, varios artistas expresaron su solidaridad con este joven, entre ellos los músicos Yomil, Jesús Andrés Barrios (Jotabarrioz), Jorgito Kamankola, y el actor y humorista Andy Vázquez.

El 18 de noviembre, el relato sobre la situación actual de Reniel pareció dar un giro inesperado. El periódico Girón, órgano de prensa del Partido Comunista de Cuba en Matanzas, anunció que al día siguiente sería publicada una entrevista a la madre del muchacho.

La entrevista es un video apresurado, editado con cortes evidentes, donde la madre reconoce que regañó a su hijo por convocar a la marcha. Según ella, el día 16 de noviembre se personaron en su casa varios “oficiales” que le “explicaron la situación”. Según sus declaraciones a la prensa oficial, fue ella quien recogió a Reniel en la escuela y lo condujo a la EFI, donde los “oficiales” y hasta una funcionaria de la Fiscalía conversaron con el joven. Aseguró que le han tratado bien, que pronto se incorporará a su centro educativo, y advirtió a los padres “que estuvieran pendientes de las redes sociales de sus hijos”. Reniel, dijo también, piensa estudiar Derecho. Él ni siquiera apareció en la entrevista.

El 19 de noviembre, el periodista Mario J. Pentón, del América TeVe, se dio a la tarea de confirmar el verdadero estado del joven. De respuesta recibió una fotografía y un audio, donde el youtuber decía: «Buenas noches. Soy Reniel. Gracias a todos por la preocupación. Estoy muy bien». En el audio, de fondo, su madre le dice lo que debe repetir. Ese día también, quizás impulsada por las campañas en favor de la liberación de Reniel y otro tantos menores de edad que aún se encuentran en la cárceles cubanas por motivos políticos, la UNICEF expresó «su preocupación por presuntos casos de detenciones de niñas y niños» en Cuba. Esta organización pidió al gobierno cubano información al respecto, algo inédito en los últimos años.

Entradas creadas 213

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − 5 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba