Ariel González, el joven memero cubano detrás de YoUsoMiNasobuco

Ilustración: Julio Llópiz-Casal

Hasta mediados del pasado mes de julio, casi nadie sabía quién estaba detrás del perfil en Twitter Yo Uso Mi Nasobuco, una de las páginas de memes más seguidas en el país. Hoy todos saben que es Ariel González Falcón, un joven de 22 años, barbudo, con un mostacho estilizado y un peculiar sentido del humor. Durante las protestas populares del 11 de julio, Ariel fue apresado y golpeado, solo por corear la frase “Patria y Vida”. Por varios días se le reportó como desaparecido, pues la policía política cubana no dio información sobre su paradero.Tras una semana en la cárcel, donde sufrió amenazas, interrogatorios y otros tipos de violencia, fue liberado sin cargos.

Antes de ser apresado, Ariel producía contenido humorístico sin parar. De hecho, el personaje detrás del que se escondía era en sí mismo una parodia de un video viralizado en Cuba en 2020, poco después de la llegada de la pandemia de la Covid-19.

“Los memes son una plataforma humorística poderosa para hacer reír, y más en Cuba (…) El meme cumple con los requisitos para volverse fácilmente viralizable, y permite que el humor cubano llegue a una nueva generación. No somos la generación de los teatros”, dijo Ariel a YucaByte en junio de 2021. Por entonces, contaba con casi 20.600 seguidores en Twitter. Hoy tiene más de 39.200, sin contar a todos aquellos que comparten por otras vías su contenido, incluyendo Whatsapp y Telegram.

La situación política de Cuba, tendente a un aumento exponencial de la represión, provocó que Ariel abandonara el país. Actualmente reside en España, donde pretende continuar con su trabajo de “memero”. Sobre estas y otras cuestiones, conversó con YucaByte.

¿Pensaste alguna vez dedicarte al humor?

La verdad es que nunca tuve una vocación clara y actualmente estudio medicina. Lo que sí tenía era afinidad con las artes y, sobre todo, con el humor. Eso último siempre lo tuve. Ha sido algo característico en mí y me define mucho. Por eso ahora intento ejercerlo.

¿Y cómo se manifestaba esa afinidad hacia el humor?

Supongo que siempre fui lo que se conoce como “el chistoso del aula”. De pequeño eso me caracterizaba, sin que pensara que el humor pudiera ser, digamos, algo profesional u organizado. Pero las redes lo cambiaron todo. Gracias a estas plataformas empecé a hacer memes y así me acerqué a este mundo. Aunque reconozco que me gustaría en algún momento hacer monólogos también.

¿Algún estilo de humor favorito?

Todo tipo de humor me gusta. Sin embargo, siento especial aprecio por el humor crítico. La sátira y el sarcasmo, por ejemplo, son predominantes en el humor que hago, muchas veces enfocado en la crítica social. Ah, y también me gustan mucho los juegos de palabras. El humor escrito siempre me ha gustado más que el gráfico.

¿Pensaste alguna vez que tanta seguiría tus memes?

Para nada. Yo abrí la página el 2 de abril de 2020, porque con la llegada de la Covid-19 tenía tiempo suficiente para dedicarme a esto. Además, una red social es una buena manera de poner tu contenido sin que se pierda. Solo eso. Al principio hacía memes solamente para la gente de mi facultad, pero nunca pensé que llegaría tan lejos la página.

Una vez dijiste a este mismo medio: “Yo hago memes de crítica social muy asequibles y amenos, que generan empatía con la personas que también viven esas cosas absurdas e ilógicas que suceden aquí en Cuba”. ¿Podría ser también esa una manera de definir el humor cubano?

La descripción de lo que es el “humor cubano” quizás sea confusa, pero nosotros sabemos qué tipo de humor es. Lleva, por supuesto, mucha burla, sobre todo hacia nuestros propios problemas. Es un humor lleno de sarcasmo y burlón. Yo supongo que, de alguna forma, cada país tiene este tipo de humor. Pero como ese tipo de cosas son muy nacionales, uno desde afuera no lo consume, y a veces pareciera que somos los únicos que lo hacemos.

Podría decirse que haces también humor político, y que la gente sigue y comparte lo que haces en este sentido. ¿Crees que en Cuba son muy característicos estos chistes? ¿Por qué ese éxito del humor político?

El humor político y la sátira no son exclusivos de Cuba. Es algo que ves en cualquier lugar del planeta. Pero en Cuba se hace tan evidente, principalmente porque es una vía de escape para la triste situación del país. En Cuba ya sabemos que no puedes decir lo que piensas de manera frontal, no puedes denunciar directamente nada. Entonces, a través del humor se visibilizan esos temas de los que no puedes hablar de manera directa. Es como una válvula de escape. La gente suele seguir a humoristas que tocan temas políticos o de crítica social censurados, y esto ha fortalecido este humor. El tipo de humor político de los cubanos, al final, existe gracias a la censura.

¿Podrías mencionar algunos referentes que tengas a nivel nacional e internacional?

Sí. Nacionales: Ángel García (Antolín, el Pichón), Omar Franco, Ulises Toirac, Osvaldo Doimeadiós, Alexis Valdés. Internacionales: Dani Rovira (España), Bill Bur (Estados Unidos) y Auronplay (España).

¿Y por qué no pusiste desde un inicio tu nombre real?

Creo que a la gente le gusta mucho esto de los personajes, los avatares, a la hora de ver memes. Confieso que al principio lo hice por puro anonimato. Aunque luego vi que funcionaba muy bien esa técnica. Claro, desde el 11 de julio el perfil ya no es anónimo.

¿Seguirás con el nombre de siempre?

Sí, el nombre actual seguirá, porque creo que sería muy problemático cambiarlo. La gente ya identifica mis memes con “Yo Uso Mi Nasobuco”.

Una vez llegado a Madrid, contaste sobre los momentos duros que pasaste en prisión junto a otros cubanos, de los maltratos y humillaciones que sufrieron los detenidos tras el 11J. Cuentas también que fuiste sometido a interrogatorios. ¿En esos interrogatorios con la Seguridad del Estado hablaron alguna vez de tu trabajo de memero?

-Ellos me detienen el 11 de julio realmente por participar en las manifestaciones. En los interrogatorios, parece, no estaban enterados de mi trabajo o mi identidad. Preguntaban cosas sobre las protestas, que por qué fui, que qué hacía allí, que quién me había convocado… Después sí ocurrió. Específicamente el 4 de agosto, el día de mi cumpleaños. Ya había sido liberado, pero me vuelven a detener por mi “actividad en las redes”, porque ya sabían quién era. En ese interrogatorio me cuestionaron mi trabajo y hasta me obligaron a borrar “cualquier contenido que dañara la imagen de la Revolución”. Me obligaron, sobre todo, a eliminar allí mismo todos los tuits que hubiese hecho con el hashtag #SOSCuba. Solo eso.

Ariel, en otras entrevistas has dicho que tuviste que marcharte por, entre otras cosas, la situación represiva que se vive en el país. Tus testimonios, como los de otros detenidos por esas fechas, conmocionan. Pero tú tuviste una suerte tremenda, y fue contar con toda una red de apoyo.

-Lo del apoyo fue algo gigante que, la verdad, no tendría idea de que sucedería. No imaginaba hasta dónde podía llegar la repercusión de mi encarcelamiento, ni el apoyo que tuve de las personas que se pronunciaron al respecto. Incluso, ya libre, hubo gente que me escribió diciéndome que me ayudaban en lo que necesitara. Yo decliné muchas de esas ofertas, porque me daba algo de pena y me enseñaron a buscarme las cosas por mí mismo, pero fue algo increíble. Bueno, por poner un ejemplo: cuando me detuvieron, en el forcejeo y la golpiza, perdí mi teléfono –que por suerte no se lo quedó la Seguridad del Estado-, y hubo personas que reunieron dinero y me compraron uno para que yo siguiera con mi trabajo. Fue algo hermoso. Fuera de Cuba también visibilizaron mi situación. Fue así, de momento. La gente quería ayudar a los que pasábamos por momentos duros, y yo fui un dichoso al contar con ellos, que hicieron mucho porque regresara a casa.

¿Crees que algún día los memes, que comenzó como entretenimiento, en tu caso, pueda pasar a algo profesional?

-Por ahora y un buen tiempo, no. Que yo conozca, este tipo de entretenimientos en Cuba no da para negocio. En Cuba si podía dar dinero, pero básicamente para pagarte el internet y poco más. En otros países, esto de los memes sí puede ser un modelo de negocio y hay varias páginas que sirven de ejemplo, como Guarromántico, La Foca Memes, etc.

Pero piensas mantenerte haciendo memes ¿no?

Sí, y tengo proyectos al respecto. En Cuba pensaba llevar el humor a otros formatos. Youtube, quizás Stand Ups. Esa era la idea. Siempre que existan otras maneras de hacer humor, hay que explotarlas. Ahora, desde fuera del país, tengo mejor acceso a internet, y planeo, digamos, mejorar mis servicios. Jajajaja. Hablo sobre todo de Youtube, que es una plataforma que requiera de muchísimos más recursos que Twitter, recursos como tiempo y tecnología. Por ahora tengo la parte tecnológica, por el acceso a un mejor. Quiero llevarlo con responsabilidad, es decir, no subiré un video y lo dejaré ahí. Este mundo lleva producir contenido asiduamente, lo cual es un trabajo bien duro, que requiere creatividad, y también planificación, escritura de guiones, edición y, finalmente, promoción.

Entradas creadas 213

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve + cuatro =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba