Clement Voule y Jairo Rodríguez

Gobierno cubano niega ante la ONU que viola derechos digitales de sus ciudadanos

Clement Voule (Relator Especial de la ONU)  y Jairo Rodríguez (diplomático cubano).

La misión permanente cubana ante la Comisión de Derechos Humanos de la ONU se pronunció recientemente acerca del informe presentado por el relator especial sobre el derecho a la libertad de reunión pacífica y asociación de las Naciones Unidas, Clement Voule. Dicho informe, señala las violaciones de derechos digitales (entre otras violaciones) cometidas por el gobierno cubano sobre los ciudadanos de la Isla.

En representación del régimen, habló el diplomático Jairo Rodríguez, quien expresó:

“Reiteramos la importancia del cumplimiento del Código de Conducta de los Procedimientos Especiales. Rechazo la referencia a mi país en un adendum del informe. La misma es falsa y no refleja la realidad nacional. Basta solo con observar la fuente de información utilizada, la cual se menciona en la nota al pie de página. Reiteramos nuestro rechazo al empleo de cualquier mecanismo bajo el manto de la Organización de Estados Americanos (OEA) como fuente para referirse  a mi país. Cuba no participa ni participará en ninguno de los llamados mecanismos interamericanos y no les reconoce autoridad ni credibilidad alguna. Invitamos a los funcionarios de la Oficina a asesorar algunos procedimientos especiales, ya que hemos planteado la misma preocupación en otras ocasiones en que se ha cometido el mismo error sobre las fuentes. Las información alegada, además de no ser idónea y faltar a la verdad, afecta la credibilidad del mandato y del informe.”

El informe contra el que arremetió el régimen cubano reconoce que Cuba es uno de los países donde se realizan apagones de internet arbitrarios y se sofistican cada vez más los métodos represivos relacionados con las telecomunicaciones. El gobierno cubano fue catalogado aquí como uno de los que mayor censura y represión aplica sobre internet en la región, junto con el de Venezuela, Nicaragua, Colombia y Ecuador.

Clement Voule informó también que existen diversas prácticas aplicadas contra los derechos digitales, como los cortes de telefonía móvil. Explicó que estas acciones son comúnmente acompañadas de “otras tácticas represivas, como la criminalización de periodistas y defensores de derechos humanos”.

Finalmente, el documento presentado ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU advierte de que los servicios de seguridad de los países mencionados son responsables de la reducción del ancho de banda en áreas específicas para evitar que manifestantes o miembros de la sociedad civil se comuniquen entre sí y puedan organizar protestas.

El error de Jairo Rodríguez

El diplomático cubano, Jairo Rodríguez, catalogó de falsos los argumentos de la fuente que usó Voule en su informe para referirse a Cuba. Esta fuente, que Rodríguez también dijo no reconocer, es el Informe 2020 sobre la situación de Derechos Humanos en Cuba de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). A su vez, las fuentes de la CIDH fueron los reportes de violaciones de derechos humanos realizados por varios medios independientes de la Isla y arbitrarias normativas cubanas, como el Decreto Ley 370.

Según el diplomático, su gobierno no reconoce los mecanismos de la OEA ni ninguno de sus informes o pronunciamientos sobre Cuba. Las razones a las que alude son que el régimen no acepta la credibilidad de este organismo regional ni participa en sus mecanismos. El discurso de Rodríguez, sin embargo, es solo parte de la retórica oficial cubana y omite la verdad tras las responsabilidades del país ante la CIDH.

En una entrevista concedida a YucaByte el pasado abril, la jurista y directora de Cubalex, explicó al respecto:

Cuba es parte del sistema interamericano porque firmó todos los documentos que dieron origen a este sistema. En 1962, Cuba fue suspendida del sistema interamericano, es decir, que no podía participar en sus actividades principales, pero no por eso dejó de ser parte de él. Esa medida, establecida mediante resolución, cambió en 2009, cuando se acuerda su regreso siempre que el propio Gobierno de la Isla inicie un proceso referente al cumplimiento de las normas que aparecen en la Carta Democrática Interamericana. O sea, en términos prácticos la suspensión continúa, pero Cuba sigue siendo parte del sistema porque nunca denunció la Carta del sistema interamericano, algo que sí hizo Venezuela en 2017. Cuba, técnica y jurídicamente, es responsable ante el sistema interamericano y la CIDH. Ahora, por una cuestión política que viene de la Guerra Fría, el Gobierno cubano no responde a las comunicaciones de la CIDH. Guarda silencio y públicamente dice que no forma parte del sistema, pero desde el punto de vista legal sí forma parte.

Jairo Rodríguez es el primer secretario de la misión permanente cubana ante la Comisión de Derechos Humanos de la ONU. Se graduó de Microbiología en la Universidad de La Habana y posteriormente cursó estudios en el Instituto Superior de Relaciones Internacionales. El 3 de julio de 2020, Rodríguez fue el responsable de buena parte de las interrupciones que impidieron que el científico y activista Ariel Ruiz Urquiola pudiera denunciar de forma completa ante la ONU las violaciones de derechos humanos del régimen. El diplomático contó en esa ocasión con la complicidad de representantes de otros sistemas no-democráticos, como Venezuela, Eritrea y China.

Entradas creadas 145

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce − once =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba