repetidores

ETECSA denuncia que repetidores privados afectan la telefonía móvil

Ilustración: Alejandro Cañer

La Empresa de Telecomunicaciones de Cuba S.A. (ETECSA)  arremetió contra la importación de equipos repetidores/amplificadores de señal de telefonía celular. La explicación brindada por funcionarios de ETECSA refiere a la interferencia que causan estos equipos, usados por personas naturales, a las señales de radiobases a nivel nacional.

Según Alejandro Ruiz, director de Telecomunicaciones del Ministerio de las Comunicaciones (MINCOM), ETECSA y su organismo han realizado “una investigación” sobre las causas de las caídas de la señal de internet. Los resultados, dijo, descubrieron que la razón de estas interrupciones es “la existencia de repetidores de telefonía celular ilegales”. El estudio, además, culpó a estos equipos de los “sonidos de fondo” que varios usuarios perciben mientras realizan llamadas desde sus móviles, así como de la lentitud de la velocidad de conexión por datos móviles.

La importación de repetidores/amplificadores es ilegal y así se ha mantenido. Incluso en 2019, cuando el MINCOM autorizó a personas naturales a entrar al país algunos equipos de telecomunicaciones que cumplieran normas muy específicas, estos se mantuvieron prohibidos. Desde entonces, las autoridades afirman que la tenencia de dicha tecnología degrada los servicios de radio bases, provocando afectaciones al resto de los ciudadanos. 

Sin embargo, este carácter ilegal tiene sus peculiaridades. ETECSA argumenta que otra razón para no ingresar con repetidores/amplificadores de señal en el país es que dichos equipos no han sido correctamente homologados por las autoridades en materia de telecomunicaciones. Es a la Aduana General de la República a quien toca incautar los equipos, sin embargo, la persona que los importó tiene hasta 30 días para solicitar en la Dirección General de Comunicaciones un permiso u homologación que, de ser dado, le sirve para recuperar la mercancía retenida.

Para justificar la prohibición de importar estos artefactos, el MINCOM se basó, además, en el inciso m del artículo 16 de la Constitución. Dicho inciso ratifica, de parte del Estado, “el compromiso en la construcción de una sociedad de la información y el conocimiento centrada en la persona, integradora, y orientada al desarrollo sostenible, donde todos puedan crear, consultar, utilizar y compartir la información y el conocimiento la mejora de su calidad de vida; y defiende la cooperación de todos los Estados y la democratización del ciberespacio, así como condena su uso y el del espacio radioeléctrico con fines contrarios a lo anterior, incluidas la subversión y la desestabilización de naciones soberanas”.

El pasado año, la prohibición tomó forma en el Decreto 43, el cual forma parte de un paquete normativo sobre el uso de las telecomunicaciones y el espectro radioeléctrico en el país.

¿Qué es un repetidor/amplificador de señales?

-Un repetidor y un amplificador es lo mismo. Su funcionamiento es simple y se basa en tener una antena para captar señales y un emisor para amplificar y transmitir dicha señal. Realmente no es difícil configurarlos. Puedes colocar una antena en una azotea y el amplificador en una habitación o zona del lugar a donde no llegue la señal de forma normal.- explicó el programador Josuán Cabrera a YucaByte.

En teoría, los repetidores/amplificadores reciben y amplían señales GSM, 3G y 4G cuando existen problemas de cobertura. Dichos problemas no siempre derivan de que la radio base emita una señal insuficiente, pues también pueden deberse a la poca potencia de la antena de un teléfono móvil específico. De cualquier forma, estos equipos siempre son una solución eficiente.

Pese a los beneficios que traen, el MINCOM insiste en que no se utilicen, para lo cual ha echado mano a una campaña “educativa” que pretende disminuir la aplicación de multas.

En mayo de 2021, ocurrió en Twitter un debate entre Frank Pavón, director adjunto de ETECSA, y varios usuarios del país. El funcionario sostuvo que los repetidores/amplificadores causan interferencia en la red nacional, mientras que los usuarios le ripostaron diciendo que la solución a dicho problema estaba en invertir en la instalación de más radio bases de mayor potencia. Pavón respondió que las autoridades instalan cerca de dos o tres radio bases diarias en la Isla y negó el testimonio de varios ciudadanos, quienes denunciaron la poca calidad de la infraestructura de telecomunicaciones en las provincias centrales.  

 

Lo cierto es que, a pesar de las prohibiciones del MINCOM, muchos cubanos han logrado burlar las normas aduanales respecto a estos productos, los cuales, además, se comercializan en el mercado informal de la Isla. 

¿El MINCOM y ETECSA tienen la razón?

Según el ingeniero informático Jorge Noris Martínez, solo en parte.

-La posición del MINCOM y ETECSA tiene sus razones. Los repetidores/amplificadores reciben la señal y la amplifican, pero, en dependencia del tipo de equipo, este puede causar interferencia. Hay muchos que son chinos y usan componentes de muy bajo costo que provocan fallos. No usan filtros buenos, que suelen ser caros, y se van del rango de banda. Otros no tienen control de oscilación. Al final, el efecto es como el de cuando acercas un micrófono a una bocina y sientes que suena mal.- declaró a YucaByte.

Por su parte, Cabrera opina que existe la posibilidad de que otras razones justifiquen la prohibición de estos equipos.

-Especulando, podría decir que una de las razones de la prohibición es evitar ataques MITM (Man In The Middle), ya que hay equipos que permiten intrusión en la señal. Sería algo semejante a como sucede con la wifi si se interceptan los paquetes que viajan a través del equipo sin cifrar, de manera que se puede acceder a esa información. Al final, lo que se repite son ondas electromagnéticas  que los teléfonos interpretan, que es lo que vemos como señal.- expresó el programador.

En teoría, las autoridades tienen algo de razón. Sin embargo, la prohibición absoluta no parece ser la solución más adecuada. Al correr el riesgo de un decomiso, muchos cubanos importan repetidores/amplificadores baratos, los cuales sí causan graves interferencia en la recepción de la señal en zonas cercanas a donde son instalados. Como primera salida a este asunto, el ingeniero informático propone una mayor inversión en el sector de las telecomunicaciones, puesto que la importación de estos equipos responde a deficiencias en el sistema nacional que afectan directamente a los usuarios.

-Un problema es que la 4G usa una banda de 1.800 MHz, lo cual hace que se necesiten más radio bases para cubrir más territorios. Si en Cuba se usara una banda de 700 MHz, pues con menos radio bases se abarcaría más espacio y la señal sería más intensa. Sin embargo, para lograr esto último, el país necesita cumplir con el anunciado apagón analógico. Las personas tienen la clara necesidad de usar repetidores/amplificadores debido a lo anterior. Pensemos que en la misma capital hay zonas donde la señal es muy pobre y a la banda de 1.800 MHz le cuesta atravesar las paredes. La mayoría de las construcciones en Cuba son de hormigón y cavillas, que hacen un efecto de jaula Faraday, debilitando la señal. Eso es lo que explica que muchas veces tengamos que ir en nuestras casas hasta la terraza para conectarnos.- explicó Jorge Noris Martínez.

Otra solución, agregó, sería crear regulaciones claras sobre la importación de estos equipos. Las aplicadas en la Unión Europea (UE) podrían servir de ejemplo a futuras normativas cubanas al respecto.

En Europa se confiscan anualmente varios repetidores/amplificadores ilegales. Los propios tele-operadores son quienes los detectan debido a la interferencia que causan. Estos equipos se consideran ilegales si no cumplen con las normas establecidas por el Instituto Europeo de Normes de Telecomunicaciones (ETSI), el cual les brinda los certificados CE y RoHS. Obtener dichos certificados depende de si los repetidores/amplificadores cuentan con componentes de calidad que eviten la interferencia en el espectro radioeléctrico.

De tal forma, el MINCOM podría establecer normas específicas sobre los productos de este tipo que se puedan importar, atendiendo a la calidad de sus componentes, los límites de su potencia de salida y la emisión por las bandas autorizadas en el país. Esto obligaría a los cubanos a ingresar repetidores/amplificadores de óptima calidad, todos con precios superiores a los 100 euros.

Entradas creadas 289

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cuatro × 2 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba