Cuentapropistas participan en feria tecnológica.

Gobierno cubano prohíbe a emprendedores del sector TIC crear PYMES

Cuentapropistas participan en feria tecnológica en La Habana. Foto: YucaByte

La pasada semana, en una reunión del Consejo de Ministros de la República de Cuba con el presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez, se acordaron una serie de medidas sobre el “perfeccionamiento de actores de la economía cubana”. Dichos acuerdos, en gran medida, estuvieron dirigidos hacia la metodología a seguir por el Gobierno para el reconocimiento de micros, pequeñas y medianas empresas (MPYME) en el sector privado.

Según reseñó el diario oficial Granma, estas medidas partieron de la decisión tomada por el Gobierno en febrero de 2021, cuando se permitieron más de 2.000 actividades por cuenta propia en el país, a la vez que 124 fueron limitadas total o parcialmente, de acuerdo con el Clasificador Nacional de Actividades Económicas. De esta forma, fue eliminada la antigua lista de 127 actividades económicas permitidas para el sector no estatal.

Díaz-Canel y el Consejo de Ministros declararon que su objetivo es dar cierto orden en materia de reconocimiento de MPYMES, sin embargo, también advirtieron que no deben malinterpretarse sus acuerdos. Según el propio primer ministro, Manuel Marrero Cruz: “La ampliación de actividades de las formas de gestión no estatales no conduce a un proceso de privatización, pues hay límites que no se pueden rebasar”. Poco después, el propio Marrero aclaró que el Gobierno ajustaría cada actor económico a “lo que realmente debe ser”.

Pero ¿cuáles son los límites de los que habla Marrero Cruz?

El Consejo de Ministros, como en la lista de actividades económicas del sector no estatal permitidas en febrero de 2021, solo habló de aquellos negocios que no podrán constituirse como MPYME. Entre estos se incluirán «ciertas actividades profesionales» y también algunos negocios que ya son reconocidos como trabajos por cuenta propia. Ejemplo de esto último son los Programadores de Equipos de Cómputo (PEC). En otras palabras, los emprendimientos tecnológicos seguirán siendo trabajos por cuenta propia, pero no serán reconocidos como empresas.

Hasta ahora, el Gobierno no ha dado muchas explicaciones sobre por qué no reconocerá como empresa a los emprendimientos de aquellos con licencia de PEC. La única justificación a esta y otras medidas tal vez la diera Díaz-Canel en la misma reunión cuando expresó que el actual “reordenamiento” es para liberar al Estado de las actividades que “no son fundamentales en el desempeño económico”. Estas palabras plantean la siguiente pregunta ¿Realmente considera el Gobierno que los emprendimientos tecnológicos son una actividad económica de gran envergadura en el país? Es poco probable, pues si Díaz-Canel tuviera razón, habría que también considerar actividades económicas de primer orden al ejercicio de la veterinaria, algunas consultorías y todo lo relacionado con la industria del libro.

Las respuestas en Twitter (algunas sarcásticas) de parte de algunos usuarios del mundo de los emprendimientos tecnológicos no se hicieron esperar:

Algo de contexto

Estas son palabras de Díaz-Canel durante la reunión con el Consejo de Ministros en que se decidió no reconocer a los emprendimientos tecnológicos como MPYME:

“Rompamos definitivamente las trabas que todavía impiden que nuestros actores económicos se desarrollen con agilidad, con facilidades para aportar al desarrollo (…) Aquí todo lo que sea ineficiente, lo que sea corrupto e ilegal; todo lo que tenga una dinámica de traba, y todo lo que no sea innovador y proactivo, es dañino, sea estatal o no estatal”.

Este, es el contexto previo de sus palabras:

La licencia de PEC tuvo un primer período de existencia, que fue desde la tímida apertura económica de Raúl Castro hasta agosto de 2017, fecha en la que fue suspendida junto a otras 26 actividades.

En julio de 2018 la congelación parecía destinada a desaparecer, y ciertamente fue así, excepto para las licencias de PEC. Según Cubadebate, por entonces la restricción respondía a la necesidad de precisar (años después de haber sido creada) el alcance y las características de este tipo de trabajo, de manera que se articulara con las normativas del Ministerio de Comunicaciones (MINCOM) en materia tecnológica. Para reafirmar la paralización de las licencias de PEC, el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social llegó, incluso, a publicar una Resolución específica (24/2018).

En 2019, el MINCOM publicó su Resolución 142/2019, en la cual aseguraba que los PEC se supeditaban a sus normas y dinámicas ministeriales. Ese mismo año, el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social publicó también su Resolución 104/2019, en la cual, al fin, daba una definición de en qué consistía el trabajo de un PEC. Ninguno de los dos ministerios descongeló o anunció un posible descongelamiento de las licencias.

Dos años después, en febrero de 2021, el Gobierno cubano se decidió a permitir la expedición de licencias de PEC. Para entonces estas llevaban tanto tiempo congeladas, que no faltaron los medios oficiales despistados que la anunciaran como una “nueva modalidad de emprendimiento”.

 

Entradas creadas 213

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × uno =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba