Raúl Castro

Cuba: protestas del 11 de julio y los «regalos» de ETECSA

Tras las protestas populares ocurridas en Cuba el pasado 11 de julio, el gobierno ha tomado una serie de medidas dirigidas a aplacar momentáneamente la crisis económica y sanitaria del país y, sobre todo, el descontento de la población. Dichas medidas, en realidad, pudieron ser aplicadas mucho antes, incluidas las de ETECSA, el monopolio estatal de las telecomunicaciones en la isla.

El 21 de julio, ETECSA anunció que daría a sus usuarios 1Gb de datos móviles adicional. Dicha medida fue anunciada poco después de que el gobierno cortara el internet en la isla el día de las manifestaciones y durante las semanas en que mantuvo a los ciudadanos sin acceso a redes sociales y servicios de mensajería online.

Para el 29 de julio, esta empresa comunicó la rebaja del precio de los SMS nacionales y de la hora de navegación internacional para cuentas Nauta permanentes. La rebaja fue de 1.25 CUP y 2 CUP en ambos servicios respectivamente.

 

Aunque estas medidas parecer ir dirigidas a aplacar la situación política del país y el descontento de la población, varias personas las han catalogado de “migajas”. Desde que los datos móviles llegaron a la isla, la medida más exigida por los cubanos a ETECSA es la disminución de los precios de internet. Además, estos cambios en los servicios móviles no resuelven los principales reclamos que se escucharon durante las protestas del 11 de julio.

A pesar del carácter generalizado de estas medidas, no todos se han visto beneficiados por ella. Artistas, periodistas y activistas de la sociedad civil, a quienes el régimen continuamente viola sus derechos digitales, no pueden acceder muchas veces a estas “ofertas”.

El artista y activista Manuel de la Cruz, por ejemplo, contó a YucaByte que desde su arresto en la barriada de San Isidro, a inicios del mes de abril, su línea se encuentra inhabilitada. Curiosamente, fue a esta línea a la que llegó el mensaje que anunciaba las nuevas medidas de ETECSA. Algo similar le ha ocurrido en varias ocasiones a la historiadora del arte y miembro del grupo 27N, Carolina Barrero, quien se encuentra bajo un régimen de vigilancia y sitio policial desde el 11 de julio.

Ahora me encuentro sitiada e incomunicada, de manera que no puedo salir a ningún lado. He llamado varias veces a ETECSA y me dicen que no aparece registrado que tenga algún problema con la línea. Incluso, quienes me tienen sitiada han intentado chantajearme diciendo que me restablecen los servicios cortados si bajo a hablar con ellos. Yo, por supuesto, no he aceptado, porque no negocio con esa gente. Y sobre las medidas de ETECSA, yo no quiero que me regalen nada, sino que me restablezcan los servicios de telefonía y los datos móviles que pago.– declaró Barrero a YucaByte.

Tampoco los periodistas independientes Iliana Hernández y Abu Dunayah Tamayo, así como el científico y activista Oscar Casanella, se han beneficiado de las medidas del monopolio de las telecomunicaciones en Cuba. Por el contrario, todos han sufrido, en algunos casos desde hace varios meses, cortes a sus líneas de telefonía móvil.

Semanalmente,  es común en el país que más de una decena de miembros de la sociedad civil cubana, incómodos al régimen, sean afectados por cortes de servicios de telefonía móvil y de acceso a internet.  Sometidos a la incomunicación, estas personas se han visto obligadas a buscar alternativas que eviten la censura.

Entradas creadas 175

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 + 10 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba