Cubano camina por calle de La Habana con un teléfono inteligente

Foto: Sadiel Me Be

COVID-19: Móviles y apps contra la pandemia

Otras aplicaciones cubanas ya existentes, como las de entrega a domicilio, también han aumentado su valor social después de la aparición de la COVID-19 en Cuba, especialmente porque permiten mantener  el aislamiento social, una de las principales recomendaciones para aplanar la curva de contagios. 

En la actualidad resulta difícil encontrar algún orden de la vida que esté al margen de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC). Es tan vertiginoso el ritmo de desarrollo de estas que, ante cualquier evento, surgen nuevas aplicaciones móviles.

La pandemia de coronavirus no ha sido la excepción. Que en gran parte del mundo la mayoría de las personas porten un teléfono inteligente ha sido aprovechado como una oportunidad para enfrentar la pandemia. 

Nuevas aplicaciones se han diseñado para brindar información confiable, realizar diagnósticos, geolocalizar focos de contagio, entre otras funcionalidades. 

YucaByte comparte con sus lectores algunos ejemplos, que incluyen cuatro apps desarrolladas en Cuba. 

Información confiable sobre el nuevo coronavirus y autodiagnóstico

La pandemia ha venido acompañada de una “infodemia” debido a la gran cantidad de informaciones falsas, engañosas o equivocadas que circulan en las redes. 

Por esto, varios gobiernos han creado sus propias aplicaciones para brindar información precisa acerca de las medidas de protección y el comportamiento de la pandemia en sus territorios. 

En algunos casos, estas apps también incluyen cuestionarios sobre síntomas y padecimientos, que sirven para el autodiagnóstico de las personas. La información recabada por esta vía se ingresa a una base de datos que aporta información valiosa para la toma de decisiones y el control de la situación. 

Además, dichas aplicaciones aligeran las líneas telefónicas habilitadas para atender a personas con síntomas. 

Países como España, Ecuador, Brasil, México y Argentina, entre otros, cuentan con este tipo de herramientas disponibles de manera gratuita en versiones IOS y Android. También han sido desarrolladas aplicaciones similares a nivel regional. 

Geolocalización y detección de contactos

Una de las claves empleadas por países como Corea del Sur y China para frenar el avance de la pandemia ha sido el trabajo con datos de geolocalización recopilados a través de los dispositivos móviles. Recientemente, España también anunció que asumirá esta estrategia. 

China lanzó una aplicación conocida como “detector de contacto cercano” que comunica a los usuarios si han estado cerca de personas contagiadas o de casos sospechosos de la enfermedad. Una vez detectado un usuario como positivo o sospechoso, la aplicación emite un aviso a las personas que estuvieron en contacto cercano con este. Así, la aplicación permite identificar con rapidez los posibles contagios y cortar las cadenas de transmisión.  

También en Corea del Sur, aplicaciones como “Corona 100m” o “Corona map” alertan a los usuarios cuando están próximos a adentrarse en una zona donde se han detectado contagios. Otra aplicación desarrollada en ese país, conocida como “Self-quarantine safety protection” permite al Gobierno localizar y controlar a todos los casos positivos, además de mantener la comunicación con ellos, una vía por la que pueden reportar síntomas o afecciones durante sus cuarentenas.

Singapur desarrolló la aplicación TraceTogether, que posibilita rastrear con precisión las interacciones de una persona infectada con el coronavirus SARS-CoV-2. 

En otros países, la geolocalización se ha empleado de forma anónima, con la cooperación de los operadores de telecomunicaciones, lo cual ha generado polémica por la protección de los datos en varios sectores de la sociedad. 

Fraudes e información no confiable

No obstante, en este escenario algunos han visto la oportunidad para realizar fraudes y delitos informáticos. Una parte importante de las estafas se realiza por la vía de los correos electrónicos, pero las aplicaciones también han sido empleadas con esta finalidad.

Tal es el caso de CovidLock, que prometía brindar información sobre la evolución del virus. No obstante, una vez instalada ejecutaba un ransomeware, una especie de malware que impide a los usuarios acceder a su sistema o a sus archivos personales y que exige el pago de una cantidad de dinero para poder acceder nuevamente. Esta modalidad de virus informático también ha sido detectada en aplicaciones que indican dónde pueden adquirirse las muy demandadas mascarillas N-95, recomendadas para protegerse del SARS-CoV-2. 

También apareció una versión para Android de la aplicación Corona Live, infectada con un troyano. La aplicación fraudulenta, denominada “Corona live 1.1”, permite acceder a los datos actualizados del rastreador de casos de coronavirus de la Universidad Johns Hopkins, pero también obtiene acceso a fotos, videos, ubicación y cámara del teléfono, e incluso puede tomar fotografías o grabar videos y audio.

Por esta razón y por la circulación de aplicaciones con información no confiable, hace varios días Google y Apple decidieron suspender de sus tiendas las apps relacionadas con el coronavirus, para garantizar que solo aparezcan contenidos de calidad en las búsquedas.

Apple incluso creó su propia aplicación, en colaboración con varias instituciones federales de Estados Unidos. 

Google Play actualmente devuelve como resultado las aplicaciones desarrolladas y avaladas por los gobiernos del país en que se encuentra el usuario y por las instituciones internacionales en la materia. 

Aplicación de Argentina para dispositivos Android con información sobre el COVID-19

Aplicaciones cubanas

Hasta el momento, YucaByte ha tenido noticia de cuatro aplicaciones cubanas para móviles, creadas a raíz del actual panorama sanitario de la Isla.

La primera de ellas es COVID-19-InfoCu, desarrollada por la red estatal de Salud de Cuba, Infomed. La aplicación permite acceder a información oficial actualizada sobre el coronavirus, así como a los partes del Ministerio de Salud Pública. En este sentido, es similar a algunas desarrolladas por los gobiernos de otros países con las mismas finalidades. 

COVID

Captura de pantalla de la aplicación COVID-19-InfoCu

Otra de las aplicaciones es Covid19CubaData, que replica el trabajo del sitio de igual nombre. Fue desarrollada por la Facultad de Matemática y Computación de la Universidad de La Habana y los medios de comunicación Juventud Técnica y Postdata.club. Funciona como un “tablero de informaciones en tiempo real sobre la evolución de la COVID-19 en Cuba” que, además, permite comparar el comportamiento del avance de la enfermedad en la Isla y demás países.

Según informó este jueves el vicerrector primero de la Universidad de Ciencias Informáticas (UCI), Dr. C. Raydel Montesino, esa institución también desarrolló un “Pesquisador Virtual” para uso de los estudiantes de Medicina que están realizando detecciones de casos por los barrios y para la población en general. Esta aplicación aún no está operativa, pero según el funcionario, ya está disponible y está creada la infraestructura para el momento que se requiera utilizar.

La otra app lleva por nombre Porter@ y también fue desarrollada en la UCI. Está pensada para el uso de porteros de tiendas y agentes de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR), que ahora tienen la misión de organizar las filas de clientes y evitar el acaparamiento de productos. 

Esta es una aplicación pensada para un contexto de escasez y racionamiento, como el que normalmente se vive en Cuba y que en la actualidad se ha agudizado. Su funcionamiento es sencillo: las personas encargadas de organizar las colas escanean los documentos de identidad de los clientes que entran a comprar a la tienda; los archivos se almacenan en una base de datos local del teléfono. En caso de que un cliente vuelva a pasar con la misma identificación, una alerta avisa al portero que alguien intenta comprar por segunda vez.  

Más allá de los cuestionamientos a la lógica restrictiva de la que parte la aplicación, sus características generan tres dudas desde el punto de vista legal, según ha señalado a YucaByte el jurista Eloy Viera. 

Primero, condiciona el acceso a productos básicos a la entrega de la identificación oficial, una exigencia que no está descrita en ninguna norma. Segundo, los datos personales y documentos oficiales de miles de ciudadanos quedarían almacenados en teléfonos personales y podrían ser exportados a bases de datos que no están sujetas a ningún tipo de control, fiscalización o responsabilidad ulterior. Tercero, la aplicación recaba información sobre normas de consumo y actuación cuyo uso posterior se desconoce. 

Todo esto hace que graviten varios cuestionamientos sobre la nueva app, que en alguna medida coinciden con las preocupaciones existentes en otros países sobre la protección de los datos personales y las formas de actuación para detener la propagación del nuevo coronavirus. Una alerta que también es extensiva a la geolocalización de movimientos a través de celulares, una práctica que se está llevando a cabo en Cuba y que ha sido utilizada con anterioridad, según declaró en medios oficiales, Pedro Más, vicepresidente de la Sociedad Cubana de Higiene e Epidemiología.

 

Otras aplicaciones cubanas ya existentes, como las de entrega a domicilio, también han aumentado su valor social después de la aparición de la COVID-19 en Cuba, especialmente porque permiten mantener  el aislamiento social, una de las principales recomendaciones para aplanar la curva de contagios. 

La fuerza profesional que posee Cuba en el área de la informática pudiera permitir un mayor desarrollo de esta industria y hacer mucho más considerable su aportación ante esta y otro tipo de situaciones de la vida cotidiana. 

Sin embargo, trabas de tipo burocrático —como el congelamiento de las licencias de programador y la inexistencia de una Ley de Empresas— y de infraestructura —como las limitaciones para el acceso a internet por parte de la población— atentan contra esa posibilidad, que tanto podría beneficiar a ciudadanos particulares, a la sociedad y al propio Gobierno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 + dieciocho =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.