Alberto C. Toppin

Graduado de Periodismo en 2017 en la Universidad de La Habana. Ha colaborado en medios como OnCuba, Progreso Semanal, Cachivache Media y El Estornudo. Reportero y editor web de la revista Juventud Técnica en el período 2017-2019. Actualmente es periodista de YucaByte, un medio independiente que aborda el impacto de las tecnologías en la sociedad.

¿Qué ha pasado en los primeros 20 días de EnZona?

A diferencia de casos anteriores en los que ha participado la empresa, EnZona se ha desarrollado a una velocidad poco habitual para el contexto cubano. El despliegue de Pasared tomó más de un año, mientras que solo transcurrieron cuatro meses desde la presentación de la nueva plataforma hasta hoy. La razón va más allá del respaldo del Banco Central de Cuba a la iniciativa. 

Android a la cubana

Terminar un anuncio con esas dos palabras podría parecer descabellado, ingenuo y hasta bizarro, pero tenían sentido el 23 de septiembre de 2008. Ese día, desde California se liberaba la primera versión comercial de Android, el sistema operativo construido a partir de Linux y que en apenas una década llegaría a ocupar el 80% del mercado telefónico mundial, muy por encima de rivales como iOS y el ahora descontinuado Windows Phone. Sin embargo, esa expectación, si se vivió en Cuba, fue mínima, por no decir nula.

¿Cuántos años tiene la telefonía móvil para los cubanos?

El próximo 8 de abril bien que podría celebrarse en Cuba lo que ha quedado en el imaginario como “cumpleaños colectivo”. Solo que, en lugar de unos pocos homenajeados, serían, digamos, más de 4,4 millones. Esa es la cantidad aproximada de abonados a la telefonía móvil a una década de permitírsele a las personas naturales contratar los servicios que la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba (Etecsa) ofrece en tal renglón.

Dos «startups» cubanas que ya no están

Cuando el 4 de junio de 2017 fue creado el update para los usuarios de la plataforma promocional Ke Hay Pa’ Hoy?, casi nadie imaginaría que este sería el último fichero disponible hasta la actualidad. Para ese entonces, la actualización por correo electrónico —uno de los servicios insignias del proyecto debido a su fiabilidad— estaba detenida y solo enviaba por respuesta —y envía aún— una disculpa y la notificación de arreglos en los servidores, además de la invitación a visitar el todavía vigente sitio web y los perfiles en las redes sociales.