Rumores de octubre en Cuba: muertes sospechosas, huelga médica, plan de fuga de los Castro

 

“¿Por qué los memes hacen daño a la Revolución?”. La pregunta, escrita en la pizarra de una escuela cubana, da la medida del recelo del régimen hacia los rumores que circulan en las redes sociales, cuyo factor común es el deterioro de la vida en la Isla y el repunte de la violencia. Lo constataron Yucabyte y 14ymedio el pasado octubre, cuando numerosos usuarios cuestionaron la celebración de una lujosa Cena de Blanco, mientras proliferaban las denuncias sobre consumo de drogas, muertes por negligencia médica y desabastecimiento. 

La presunta muerte de una embarazada, mientras daba a luz en su casa, conmocionó a los cubanos. El episodio, del cual no se conocieron detalles, provocó un debate sobre la situación institucional de la maternidad de la Isla, las precarias condiciones en que se mantiene a las gestantes y una supuesta regulación que exige “destinar los recursos a los pacientes con mayor esperanza de vida”. 

En este sentido, varios usuarios aseguraron conocer otros casos en los que se dejó morir al paciente –”por orden del Ministerio de Salud Pública”– para reutilizar o revender los insumos al mejor postor. Esta crisis también tiene un correlato en las farmacias, desabastecidas a menos que el interesado desembolse la cantidad correcta directamente al boticario. En el mercado informal, por otra parte, los medicamentos de fabricación estatal –además de los extranjeros– están disponibles a precios escandalosos. 

Un grupo de usuarios ha detectado un alza del consumo de drogas y ha llegado a transmitir imágenes de personas supuestamente en crisis por una sobredosis. Fue el caso de un joven que fue grabado mientras convulsionaba, y aunque la causa de su ataque no está clara, numerosos comentaristas sugirieron que se habían intoxicado con fentanilo, aunque también se atribuyó a la cocaína o a una droga sintética que en Cuba se conoce simplemente como el “químico”. 

El hecho de que la crisis de la Salud Pública se haya salido de control ha sido la causa –según varios rumores y testimonios recogidos por la prensa independiente– del abandono de cientos de profesionales del sector. Durante el mes circuló en varias plataformas una convocatoria a una huelga general de los médicos y farmacéuticos, que en teoría sería apoyada por el Gremio Médico Cubano Libre, una organización de sanitarios exiliados. 

Los largos apagones y los relatos de quienes los sufren en la Isla conforman un grupo muy nutrido de rumores. Quienes llevan la peor parte son los residentes en las zonas rurales de las provincias centrales y orientales, que han denunciado una y otra vez que la “contingencia energética” decretada por el Gobierno no tiene nada de temporal. Los apagones de entre seis y doce horas llegaron para quedarse, señalan los menos optimistas, y no hay “explicación técnica” que justifique ya los cortes eléctricos. Este mes, varios usuarios calificaron de “tortura física” la imposibilidad de cocinar, iluminarse durante la noche o contar con medios para espantar a los mosquitos tanto en los campos como en las ciudades de la Isla. 

La crisis ha llegado a un clima tal de tensión que numerosos rumores especulan sobre un supuesto “plan de fuga” de los Castro y otras familias de la cúpula del régimen. Según declaraciones atribuidas a un ex alto cargo militar, existe un aeropuerto en Cayo Largo del Sur con varios helicópteros y aviones que trasladarán a la familia a Canadá, cuyo Gobierno ofrecerá pasaportes para su reinstalación en Europa. Viajarán en la aerolínea Sunwing, asegura el rumor, que también alude a otros planes alternativos para abandonar el país cuando caiga el régimen.  

Sin embargo, no parece haber señales de emergencia en la cúpula, sino todo lo contrario. La celebración –con la anuencia y participación del régimen– de la Cena de Blanco, un evento internacional con exigencias logísticas que Cuba, insisten los usuarios, no podía permitirse en medio de la crisis actual. La suposición de que el encuentro fue gestionado por la esposa de Miguel Díaz-Canel, Lis Cuesta, la ha hecho blanco de numerosas críticas. 

A juzgar por los críticas sobre la vida cara y extravagante de Cuesta y de otros miembros de clanes dirigentes, a menudo en tono jocoso, la pregunta en la pizarra del aula de primaria tiene una respuesta afirmativa: los memes sí hacen “daño” –y mucho– al régimen.

Entradas creadas 327

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − 3 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba