Cuba: derechos digitales en crisis (1ro -30 de diciembre de 2022)

Ilustración: Carmen Barruecos

Los cortes de internet a individuos específicos y las amenazas por mensajes privados fueron las violaciones de derechos digitales más frecuentes reportadas por la ciudadanía durante el mes de diciembre de 2022.

El 1 de diciembre, el Instituto Cubano por la Libertad de Expresión y Prensa (ICLEP) denunció el intento de hackeo de la cuenta de Twitter de Adrián Martínez Cádiz, corresponsal de la Eternal World Television Network (EWTN) en La Habana. “Otro intento fallido. ¿Quién querría entrar a mis cuentas?”, escribió Martínez Cádiz en Facebook.

El reportero fue multado en virtud del Decreto-Ley 370 en octubre de 2022 por sus publicaciones en redes sociales.

El 3 de diciembre, Manuel Milanés, empresario y economista cubano residente en Miami, reportó que había recibido amenazas desde una cuenta de WhatsApp sin foto de perfil y con número cubano, una práctica que se corresponde a los modus operandi de la Seguridad del Estado (SE) en Cuba.“Te tenemos localizado y lo sabemos todo de ti”, le escribió a Milanés esta cuenta. 

El día 5, Jonatan López, familiar del preso político Andy García Lorenzo, comentó en un post de Facebook que la SE en Villa Clara había abierto una página para atacar a activistas de esa provincia. Según López, la red social cerró dos páginas similares por “difundir odio y noticias falsas”.

El 8, el periodista y exprofesor de la Universidad de Camagüey José Luis Tan Estrada dijo que había sufrido una interrupción de su servicio de internet móvil. “A pesar de algunos cortes de internet, estuve hoy en AmericaTeVe junto a Eliecer Jiménez Almeida, denunciando las represiones y expulsiones cometidas en la Universidad de Camagüey”, escribió.

“En el momento de la llamada [para la entrevista] el internet se puso lento y luego se cayó. Incluso Juan Manuel Cao, el conductor del programa, lo dijo y tuvo que hacer magia. Fueron dos o tres veces que se me cayó”, explicó el periodista a nuestro medio.

También el 8 de diciembre, la actriz Indira Romero García, conocida como Indira Gitana, denunció en Facebook que la SE la había amenazado con publicar algunas de sus historias privadas de Instagram en la Televisión Cubana.

El día 10, la organización de la sociedad civil cubana Ciudadanos por la Integración Racial (CIR) reportó que varios de sus miembros se encontraban sin acceso a internet. Según la cuenta en Twitter de la organización, los activistas perjudicados fueron Lázara Ayllón, Marthadela Tamayo, Osvaldo Navarro y Juan Antonio Madrazo Luna. El corte de internet ocurrió durante el Día Internacional de los Derechos Humanos.

El día 14, el activista LGBTIQ+ Adelth Bonne Gamboa dijo a YucaByte que tenía su acceso a internet limitado. “Paso trabajo para enviar y subir algo por Messenger y Facebook. Instagram ni abre. Y soy yo, porque hice la prueba y mi mamá no tiene [el mismo] problema.

El 15 de diciembre, Roberto Garcés Marrero, un antropólogo cubano residente en México y habitual crítico del régimen de la Isla, escribió en Twitter que sus contraseñas habían sido “transgredidas”. “Ya las cambié y parece que la sangre no llegó al río, pero si ven algo raro desde mis cuentas o correos, por favor avísenme”, añadió.

Garcés Marreo comentó a YucaByte que se enteró de la transgresión gracias al informe que envía Safari, en el que se detalla cuáles contraseñas han sido comprometidas. “En mi caso, las más importantes fueron las de mi cuenta de Google, la de Facebook y LinkedIn. Parece que pude recuperarlas a tiempo, porque no noté actividad extraña en mis redes”.

El 16, la periodista y activista feminista Marta María Ramírez posteó en su cuenta de Facebook que había recibido una llamada desde un número oculto después de una intervención quirúrgica practicada a su hija. Ramírez asocia esa llamada con agentes de la SE de Cuba. “Pensé que eran sus doctores (…), por eso atendí el número oculto, algo que no hago hace muchos años”, explicó.

El 16 de diciembre, la youtuber y profesora universitaria Hilda Núñez Díaz, conocida en la red social como Hildina, contó que había sido citada a una reunión en la Universidad de Oriente, donde da clases, por el contenido de sus videos.

Núñez afirmó que fue amenazada en la reunión con ser expulsada de la Universidad por el tipo de videos que realiza. “Me llamaron la atención a nivel de facultad, me quisieron dar un poco de miedo como que si seguía haciendo los videos iba a llegar a otros niveles, pero les dejé en claro que yo no sentía que estaba haciendo nada malo. Yo estaba mostrando la realidad, no estaba diciendo mentiras, y que si eso me iba a traer otras repercusiones lo iba a aceptar”, sentenció.

El Observatorio de Libertad Académica (OLA), que documenta violaciones a la libertad académica en las universidades cubanas, manifestó que la Universidad de Oriente vinculó las ideas políticas de la joven con su labor docente, diciendo que por esto podría ser una “influencia negativa” para sus alumnos. Esta es una práctica que en 2022 ejercieron otras instituciones universitarias en la Isla.

El 29 de diciembre, el activista Boris González Arenas reportó que había “perdido el servicio de datos móviles de internet”. El también periodista se cuestionó si esa situación era “un trato diferenciado” hacía él o si había alguien más que lo acompañara “en esta aventura de desconexión”.

“Al día siguiente estaba todo igual de mal”, explicó González Arenas a YucaByte. “Fui a una oficina de ETECSA. La mujer de ETECSA me aconsejó que cuando el internet de 4G se debilitara, configurara el teléfono para 3G. Ahí mismo lo hicimos. Y, efectivamente, el teléfono comenzó a funcionar de nuevo. Pero todo esto supone un debilitamiento de la calidad de mis servicios, porque lo que yo hacía antiguamente era poner el modo avión. Ahora si hago esto pasa mucho rato sin volver la conexión. Yo sospecho de manera absoluta que el debilitamiento de la calidad del servicio obedece a algún tipo de acción represiva”, aseguró.

Ese día, Jorge Enrique Rodríguez, periodista del medio independiente Diario de Cuba, también reportó afectaciones a su servicio de internet móvil. Rodríguez dijo en una transmisión en vivo de Facebook que la falta de conexión le había impedido subir las fotos de la citación que recibió para asistir a un interrogatorio con la SE.

Según el reportero, el corte empezó el martes 27 de diciembre a las 3:00 de la tarde. Rodríguez aseguró haber recibido presiones y amenazas por parte de los oficiales de la SE durante el interrogatorio para que abandonase el país.

El 31 de diciembre, el defensor de derechos humanos Magdiel Jorge Castro tuiteó que había recibido amenazas de perfiles anónimos vinculados al Gobierno cubano. “Amenaza que reciba amenaza que haré pública… perfiles anónimos dando lecciones de valentía mientras se ocultan para intimidar”, escribió.

Jorge Castro fue expulsado de Bolivia por su contenido en redes sociales el 19 de diciembre. La justificación de las autoridades bolivianas fue que con sus publicaciones alteraba el orden público de ese país. Durante el encuentro con los oficiales migratorios, Jorge Castro aseguró que estos tenían una carpeta con sus publicaciones en redes sociales, una estrategia de la SE que ha sido documentada por activistas independientes.

Entradas creadas 292

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres + quince =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba