Sergio

La sobrevida digital de Sergio Pérez

Ilustración: Julio Llópiz-Casal.

El Doctor Sergio Pérez dejó este mundo el 29 de agosto de 2021, víctima del Covid 19. Aunque su rostro curtido se diluye entre las miles de víctimas del virus originado en China, y llegado a Cuba en marzo de 2020, su nombre no pasó como una simple estadística entre los usuarios de Facebook, la red social con más seguidores en la isla.

Los consejos de Pérez, fundador de la Sección de Suicidología de la Asociación Mundial de Psiquiatría y de la Red Mundial de Suicidólogos, en un país con serias crisis sanitaria, energética, de alimentos y credibilidad “institucional”, destacaban. Una nación sin esperanza parecía acostarse a diario en el diván de sus brevísimos textos.

No solo de posts vivió Pérez. En mayo renunció a su membresía en la Sociedad Cubana de Psiquiatría, en protesta por el ingreso forzado del artista Luis Manuel Otero Alcántara en el hospital habanero Calixto García, tras un secuestro perpetrado por la Seguridad del Estado. 

A finales de 2020 intercambiamos varios emails para lo que sería una entrevista-psicoanálisis del país a partir de hitos en los últimos años. Pérez contestó escueta y claramente. Partimos de un axioma empíricamente verificable: las “reformas” del castrismo no han sido sino descartar trabas que impuso el propio sistema, o admitir aquello que solo el Palacio de la Revolución prohibió. 

Una de esas modificaciones fue la eliminación de la odiada Carta Blanca, la autorización que papá Estado debía dispensar a cada cubano para salir de fronteras. Sobre ese cambio migratorio de 2013 Pérez lamentaba: “Aun en Cuba algunos sectores tienen que pedir permiso para viajar al exterior, lo cual ocasiona una sensación de dependencia infantiloide e irrespetuosa. El no tener que hacerlo, pedir permiso, devuelve la ciudadanía al sujeto”. 

Se refería a profesionales de salud entre los sectores que aún debían contar con la venia del régimen para ejercer su libertad de movimiento, y a los cerca de 250 artistas, reporteros, activistas, pastores “regulados” que tampoco pueden disfrutarla por motivos políticos.

YS: La apertura de posibilidades para que los cubanos salieran del país tras décadas de restricciones terminó en un nuevo éxodo, semejante al de los balseros, en 1994, que generó un tapón migratorio en Centroamérica y se convirtió en un problema para la diplomacia regional entre 2015 y 2016. ¿Causó algún efecto psicológico a nivel de nación esa estampida? Vale recordar que incluye atravesar, de frontera en frontera, algunos de los países con mayores índices de criminalidad en el planeta. 

SP: Ningún efecto psicológico excepto para los familiares de los camineros y sus conocidos. Debido a que los medios de comunicación estatales (a los que la mayoría de los cubanos acceden) no abordan la noticia desde el lado del emigrante, sino de los gobiernos que les protegen, o de los conflictos que ocasionan etc. La selva del Darién no es conocida en la red mediática oficialista. Hay medios alternativos a través de los cuales un grupo de cubanos nos mantenemos informados, pero eso no sucede con la mayor parte de la población. 

Los temas escabrosos que abordó Pérez, bajo el totalitarismo y sin evadir palabras, lo hicieron vivir quizá la vida de muchos hombres, la que falta a tantos hombres. Tecleando en su apartamento de la ciudad de Bayamo produjo bajo el encabezado “Mi verdad” buena parte de sus últimos posts.

***

Mi verdad…sobre el Socialismo 

“Yo no tengo el ego elevado. Simplemente he impedido que me lo aplasten en el trapiche socialista”.

“El socialismo es un sistema que adora a los serviles. Es el sistema que más talento, iniciativa e inteligencia desperdicia, pues está diseñado para que las personas sientan miedo de expresarse. Parafraseando al Apóstol José Martí, el socialismo es un yugo, pues ´quien lo acepta, hace de manso buey´”.

“Los gobernantes socialistas, no viven en el socialismo, sino del socialismo”. 

“Los peores enemigos de los trabajadores de mi patria, son los dirigentes sindicales, aliados en genuflexión permanente, de las administraciones”. 

“Todos estos años de socialismo me han demostrado que los que no sirven, no sirvieron ni servirán, son los que se han empecinado en hacerlo. Y resulta que no supieron hacer el socialismo y ahora quieren hacer el capitalismo, sin capital y sin saberlo hacer.”

“El socialismo es el arte de complicarte la vida, sin producir bienes materiales, y con medios de comunicación que dicen que todo anda bien aquí adentro y muy mal por allá afuera”. 

“´Ponle corazón´ es la penúltima consigna del gobierno revolucionario. Y deben darse cuenta, a lo que el gobierno nos pide que le pongamos corazón: a su revolución y a su socialismo. ¿Y ahora, Cuba es de todos? ¿Ya no es de los revolucionarios, cuyos corazones no son suficientes?”

***

YS: La ampliación del trabajo por cuenta propia y el tímido reconocimiento a la pequeña y mediana propiedad privada propiciaron cambios de mentalidad en muchos empleados estatales que quedaron “disponibles” durante el gobierno de Raúl Castro. Tras expandir el cuentapropismo para sacarse responsabilidad o sobrevivir a los despidos masivos, ¿ha calado en la población la idea de ser su propio jefe, manejar su negocio?  

SP: Ellos son un mal necesario para el sistema cubano, pues viola sus principios: el control que ejerce el socialismo y la dependencia que busca el socialismo. Entonces, es fantasioso e imprudente para el cubano en la isla creerse su propio jefe y que es capaz de manejar su propio negocio. El gobierno tiene múltiples mecanismos para hacer sentir inseguro a ese sector. Imagina que, detrás de todo negocio privado hay diversas violaciones a la legalidad socialista. Es imposible en Cuba hacer negocios legales, sería perder. 

YS: En diciembre de 2018 el acceso a datos móviles desde los celulares hizo crecer el número de cubanos conectados a Internet desde que comenzó la promoción del servicio en 2015. ¿Qué le llama más la atención como psicólogo de las reacciones de los cubanos a su alrededor? 

SP: La población cubana no está educada políticamente y no desea saber de política, pues ha sido sometida a la política durante todos estos años. Entonces predomina el hedonismo y lo utilitario con el creciente acceso a Internet. Sin embargo, ello no quiere decir que una parte de los cubanos con acceso no denuncie lo que considere que no está bien. Y otros, como una forma morbosa de placer, se dedican a denunciar atropellos que perpetúan el miedo en la población. 

YS: El anuncio del restablecimiento de relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba el 17 de diciembre de 2015 engañó a muchos con desmoronar un conflicto de la Guerra Fría. ¿Cómo lo recibió usted?  

SP: En lo personal, no representó lo que para otros representó ese acontecimiento. Pensé que fue un manejo pragmático de Raúl, que en breve tiempo resolvió algo de lo que su hermano no hizo en medio siglo. Y me llamó la atención que lo hicieran coincidir con San Lázaro y el regreso de los cinco espías cubanos presos en Estados Unidos. La gente celebraba las relaciones con los Estados Unidos, pero decían que ese júbilo era por el regreso de Los Cinco. 

YS: ¿Cómo operó en la mente de los cubanos ver a Barack Obama, el malo de la película, el señor imperialista, paseando por el casco histórico habanero y dándose la mano con Raúl Castro? ¿Qué paradigmas cayeron, cuáles se elevaron? 

SP: Obama despertó mucha admiración por su inteligencia, familiaridad que contrasta con quienes han gobernado la isla. Y por La Bestia, el auto presidencial. En otras palabras, un político desalmidonado, coherente, que salió en televisión en el programa humorístico más visto por los cubanos y que se apropió de la jerga de la gente de a pie, con el “No es fácil”. Después, cuando quitó la Ley Pies secos, pies mojados, ya no fue tan bien visto. 

YS: Sobre eso. El fin de la política Pies secos, pies mojados por parte de Obama tapió esa ventana siempre abierta para las disidencias en cualquier nivel y sentido dentro de Cuba. ¿Qué efecto causó en la psiquis del cubano promedio?  

SP: Decepción hacia Obama. Y significó un reto para encontrar otras vías de escape hacia otros países, Chile, Uruguay, Paraguay, España, o hacia el propio Estados Unidos a través de la frontera mexicana como refugiados políticos. 

Sobre la elección de Donald Trump en 2016, y el cambio de estrategia de su administración hacia Cuba con sanciones al empresariado militar, Pérez me describía varias posturas entre los cubanos. “Muchos apoyan esas medidas al considerar que realmente están afectando al gobierno, que es quien maneja esos dineros que el pueblo no sabe en qué se utilizan. Algunos se quejan de la repatriación de los cubanos que tratan de entrar a Estados Unidos. Otros consideran que debería ser electo de nuevo para que continúe apretando al régimen. Y hay otros, no pocos, que consideran que los males que vive Cuba son por Trump, olvidando la historia del mal funcionamiento administrativo de este gobierno”.

Del otro hito en los últimos años, el anteproyecto de Constitución, que una asamblea presidida por Raúl Castro redactó en 2018, el profe creía que “lo peor de todo fue considerar al PCC por encima de la propia constitución y declarar a la patria socialista constitucionalmente”.

***

Mi verdad…sobre la dictadura constitucional parlamentaria

Sergio y Facebook

Ilustración: Julio Llópiz-Casal.

“No es un buen gobierno el que premia a policías represores, que atentan contra la vida, y denigra de los médicos y enfermeras que luchan, en pésimas condiciones, por salvarlas”. 

“Si vuelven los esbirros hay que tratarlos como esbirros”. 

 “Si ser agradecido es ser sumiso, jamás seré agradecido Si ser agradecido es permitir que destruyan mi patria, jamás seré agradecido. Si ser agradecido es ponerme del lado del gobierno y no de los que sufren, jamás seré agradecido”. 

“Hay 3 miedos gubernamentales: 1) Miedo al acceso a internet de los jóvenes. 2) Miedo a los empresarios privados que sean eficientes 3) Miedo a que el individuo sea capaz de valerse por sí solo, utilizando sus propios recursos, sus propias fortalezas, sin tener que depender de las instituciones y organizaciones gubernamentales”. 

“Un nuevo aporte al Socialismo del Siglo XXI: la dictadura constitucional parlamentaria”.

***

La muerte que halló a El Profe, como le llamaban decenas de usuarios, no ha alcanzado su perfil de Facebook. El primer día apareció un post nuevo que daba gusto leer, amén del escalofrío. 

La sobrevida del perfil se debe a su hija, Morella. Ella explicó a los casi cuatro mil seguidores digitales de Pérez que mantendría el perfil activo, sin borrar los post que en vida dejó. Más de 700 mensajes de agradecimiento se desgranaron en los cajones de comentarios. 

La propia compañía Facebook posibilita “designar un contacto de legado” que se encargaría de continuar administrando el perfil de quien fallece a manera de “cuenta conmemorativa”, o eliminarlo definitivamente.

Por ahora Morella ha compartido fotos familiares y citas de libros de su padre. En una se ve junto a ella, en otra al lado a un perro pariente de sabuesos. Ese perro y otro similar aparecían de vez en vez entre las fotos del profesor. Su quieta compañía aliviaba el peso de los haters, por lo general, perfiles falsos defensores del Estado.

Es el mismo ejército de trolls que ha redoblado la cibervigilancia tras el nombramiento de Miguel Díaz Canel como presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, en abril de 2018. A veces Pérez citaba brevemente la basura que le tiraban los perfiles pro-Revolución. Y se reía. No atacaba a una persona, sino la idea que ocupaba el cuerpo, el cuerpo que ocultaban avatars tan disímiles como una foto de gatito o una silueta de Castro. 

“Hace unos años no comentaban desde Cuba. Ya lo hacen y no solo de Bayamo, sino de otros municipios, otras provincias, además del exilio –dijo. Estoy jubilado pero trato a muchas personas por Messenger”. 

“He tenido problemas con el correo Nauta, que lo eliminé, no lo uso porque me impedían enviar y recibir correos y me hice una cuenta en Gmail. He tenido problemas con la conectividad del servicio Nauta hogar y me quejé a la fiscalía general de la república de Etecsa en la provincia Granma y a la Seguridad del Estado (policía política) de Granma pues me impedían acceder a internet, pagando los 15 CUC (sobre los 15 USD entonces)”, lamentaba.

Respecto al aluvión de causas que han tomado las redes como canal para visibilizar sus demandas era igual de duro. “Muchas personas lo viven como una moda más. Humanizar a los animales no deja de ser una forma histriónica de maltrato, y hay activistas LGBT asociados al Centro Nacional de Educación Sexual, con Mariela Castro al frente, que los usa y mal usa, pero no les permite realizar sus propias actividades”.

***

Mi verdad…sobre el diario vivir y la manipulación

“En Cuba, lo que más hay, es ´No hay´”. 

“Una mala elección de pareja, a veces hace echarle la culpa al elegido, en vez de asumir la responsabilidad de la fallida elección”. 

“Los presos de la mente, siempre vuelven a sus celdas”.

“Para los amantes del materialismo dialéctico. La corrupción en Cuba, al igual que la materia, ni se crea ni se destruye, solamente se transforma”. 

“Un ejemplo de manipulación del lenguaje El verdadero ´Período especial´ fue el período en que los soviéticos mantenían al gobierno cubano. Lo que vino después, y que se le puso el nombre de ´período especial´ fue el período normal de la revolución, pues es muy normal, que no haya lo que no se produce, ni que se tenga, lo que no se ahorra. Nunca más tendremos otro ´período especial´, ese en el que el gobierno cubano era mantenido por una potencia extranjera”. 

“El bloqueo sirve para explicar la vida que nosotros debiéramos vivir y no vivimos, pero no para explicar la vida que ellos viven y no debieran vivir”. 

 “Mi verded: el goberne cubene es une porqueree (Estoy ensayando el lenguaje de género)”.

***

Colas infinitas ante cualquier establecimiento, desabastecimiento general, apagones. La Coyuntura, como el régimen se refirió a la actual crisis económica, era un concepto claro para el profe: “es el uso de un nuevo nombre para viejos problemas de mala política exterior y mala administración gubernamental”.  

El nuevo coronavirus sometió al mundo al distanciamiento social, la contracción de las economías y limitaciones de movimiento. Al cubano le tocaron esas y otras medidas en medio de un estricto racionamiento de productos de primera necesidad por La Coyuntura. Pero en igual medida se vio una gran iniciativa popular en la confección de nasobucos, la creación redes de apoyo entre empresarios privados o iglesias para ayudar a los más necesitados. Ese levantarse y hacer estén o no las “orientaciones” del Partido Comunista, sin esperar nada del gobierno es inspirador.

A Pérez le hastiaba que el gobierno, “a través de los medios de comunicación, haga ver esas iniciativas como fruto del sistema socialista, justo, humanista y bla, bla, bla”. Frente a esa clase de manipulación encartonada, contraponía un elemento en boga: el meme. 

“Ya están siendo choteados por el exilio, pero también por los cubanos residentes en la isla –contó Pérez-, que hacen uso de Radio Bemba, de la Internet, es decir, el ciberbullying político contra las principales figuras de la Revolución, incluyendo el Empedrado, el Cenicero en Polvo, etc”.

La gestión de Díaz Canel ha estado bajo el fuste de lo que el profe denominaba “una resurrección de la caricatura política, que sirve a la psicología del cubano amante del choteo. Está siendo muy popular y se riega como pólvora, pues lo prohibido llama la atención y ha sido más de seis décadas padeciendo de medios de comunicación acríticos”.  

Entre pragmático y pesimista (qué pragmático no lo es, al menos ligeramente) contestó que sí, que “vamos hacia un sistema estilo China o una especie de Putinismo, donde ellos serán los millonarios del mañana y Liborio, el pueblo, estará más empobrecido que siempre”. 

Sin embargo, no imaginaba que en la Cuba pos-castrista hubiera una fuerte nostalgia por el régimen actual. “No habrá un recuerdo como el que quizás tuvieron los dominicanos o los chilenos de sus líderes autoritarios. A Fidel, la historia lo absorberá”. 

Entradas creadas 1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 − 7 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba