¿Qué sucedió con los teléfonos Xiaomi en Cuba?

Foto: Tomada de Twitter

Entre los días 8 y 9 de septiembre de 2021, los usuarios cubanos de smartphones pertenecientes a Xiaomi se sorprendieron al saber que sus teléfonos fueron bloqueados por la empresa tecnológica china. La reacción de estos usuarios no se hizo esperar en redes sociales, especialmente en Twitter.

Las especulaciones sobre las causas del bloqueo a los smartphones se hicieron cada vez mayores. Estas reacciones, en parte, responden al hecho de que Xiaomi es la segunda marca de teléfonos móviles más usada en el país, solo superada por los equipos de la empresa surcoreana Samsung, según datos publicados por el sitio Statcounter.

Otros usuarios, ante lo preocupante de la situación, ofrecieron alternativas para burlar la sorpresiva medida de la empresa china.

Cuba no fue el único país afectado por las medidas de Xiaomi. En un forodebate sobre tecnología, usuarios de Siria informaron de cómo los smartphones de esta empresa también fueron bloqueados para ellos.

“Los dispositivos, de repente, se ‘bloquearon’ con un mensaje que decía: ‘este dispositivo está bloqueado, la política de Xiaomi no permite este producto en su país’. Solo ha dejado una opción para conectarse a la red Wifi. ¿Existe algún anuncio oficial de Xiaomi respecto a su nueva política?”, se preguntaba uno de los usuarios sirios del forodebate.

Otro participante, quien también se identificó como sirio, explicó que la empresa china no se había declarado al respecto, sin embargo, especuló sobre el hecho de que tal vez Xiaomi buscaba “proteger sus productos”, los cuales solo deben ser activarse en países en que se comercializan de forma legal.

Al igual que Cuba y Siria, fueron afectados Corea del Norte, Sudán, Irán y la región de Crimea, la cual está bajo la égida política de Rusia.

Teorías sobre el bloqueo de Xiaomi

En principio, casi todas las teorías respecto a las razones del bloqueo de smartphones llevado a cabo por Xiaomi apuntaban al embargo estadounidense hacia Cuba, en parte, por informaciones publicadas años antes sobre las relaciones entre la isla y la compañía tecnológica china. José Ramón Cabañas, director del Centro de Investigaciones de Política Internacional (CIPI) y funcionario cubano, basándose en esto llegó a acusar al Departamento de Estado de Estados Unidos de haber presionado a Xiaomi para que ejecutara los bloqueos.

Ya en 2019, la revista oficial Juventud Técnica explicaba cómo se desarrollaban las relaciones entre la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba S.A (ETECSA) y la empresa china. Según el artículo, el monopolio estatal de las telecomunicaciones en la isla había intentado acercarse a Xiaomi, sin embargo, esta última no había aceptado mantener ningún vínculo con la parte cubana.

En declaraciones ofrecidas a Juventud Técnica por Grisel Reyes León, entonces presidenta del Grupo Empresarial de la Informática y las Telecomunicaciones de Cuba (GEIC), ambas compañías no se habían podido entender, dado que varios de los componentes de los equipos de Xiaomi eran de fabricación estadounidense. Por esto, dijo Reyes León, la empresa china prefería no arriesgarse a burlar el embargo.

Mientras sucedían los recientes bloqueos, el medio Global Time informó que la medida de Xioami respondía a la intención de “ proteger la seguridad de los datos de los usuarios”. La explicación, declaró el medio, fue ofrecida por un portavoz de la compañía tecnológica china. Este portavoz, además, dijo que un bloqueo temporal de estos productos era necesario para realizar una investigación sobre el contrabando de equipos de Xiaomi. A su vez, negó que el asunto estuviera relacionado con las sanciones estadounidenses a países que integran la lista de “patrocinadores del terrorismo”.

“La investigación ha logrado resultados significativos y los dispositivos afectados pueden desbloquearse ahora”, informó el portavoz. Hasta el momento, Xiaomi no ha publicado los resultados de dicha investigación ni aclarado con detalle sus motivos y pertinencia.

Otras teorías circularon por la red de redes en Cuba al respecto.

“Una de las especulaciones que podía verse por las redes era la idea de que Xiaomi había bloqueado sus teléfonos en Cuba a petición del propio gobierno cubano y la Seguridad del Estado. Otros hablaban que, como Cuba le debía dinero a Xiaomi por la supuesta instalación de las redes de telefonía, realizó el bloqueo hasta que le pagaran. Sin embargo, ambas teorías se descartan por sí solas, pues las medidas no fueron tomadas solo con Cuba”, explicó a YucaByte el ingeniero informático cubano Jorge Noris.

Pocos días después del bloqueo, Xiaomi levantó sus medidas. Para ello bastaba con conectarse a una red Wifi, de manera que el desbloqueo sucedía de manera automática. Durante los días que duró el bloqueo, según Jorge Noris, los talleres de reparación de móviles en Cuba estuvieron cobrando por desbloquear los teléfonos entre 1.500 y 5.000 CUP.

Según el programador y emprendedor cubano Erich García, el desbloqueo se debió a la presión realizada por los usuarios cubanos en redes sociales mediante las etiquetas #UnlockXiaomi y #XioamiCuba en Twitter. Sin embargo, es poco probable que esta haya sido la causa, puesto que el desbloqueo había sido anunciado por Xiaomi como parte del fin de su “investigación”. Además, las medidas no solo fueron aplicadas a Cuba.

¿Qué sucedió realmente?

Es difícil saber a ciencia cierta qué sucedió. Incluso, la teoría más sólida al respecto, referida al embargo estadounidense, fue finalmente descartada por medios oficiales cubanos como Canal Caribe.

“Para mí ha sido bastante extraño todo, por decirlo de alguna manera. Los bloqueos empezaron de la nada y como por arte de magia también sucedieron los desbloqueos. Mucha gente pensó en el embargo de Estados Unidos, pero esa no parece ser la razón, al menos atendiendo a las propias leyes de Xiaomi”, declaró a YucaByte Jorge Noris.

Aunque llama la atención que las regiones que sufrieron los bloqueos corresponden a las sancionadas económicamente por Estados Unidos, el embargo no parece ser a priori la razón de las medidas de Xiaomi. Legalmente, el único conflicto legal entre esta empresa y los países bloqueados se relaciona con temas de exportación, específicamente a la cláusula 14.2 de los Términos y Condiciones de la empresa china.

Dicha cláusula impide la exportación de sus dispositivos a estos países, dado que los equipos cuentan con una considerable cantidad de componentes estadounidenses. Sin embargo, esta norma está dirigida a empresas exportadoras, no a las personas naturales que pueden comprar un producto en un país y llevarlo luego a otro. Es decir, afecta a la exportación, no al uso. Lo sucedido no responde, al menos de manera legal, al incumplimiento de ninguna norma establecida por Xiaomi. El mismo hecho de que días después la empresa accediera a los desbloqueos lo demuestra.

“La respuesta real solo la sabe Xiaomi. La excusa de la investigación deja una pregunta en el aire: ¿por qué ahora? Además, esa excusa carece de sentido porque, suponiendo que quisieran saber qué teléfonos suyos están en uno de los países sancionados, no necesitan realizar bloqueos. Obviamente los bloqueos demuestran que ya la empresa sabía que esos teléfonos se usaban en esas regiones. Además, ¿dónde están los resultados de esa investigación? Nadie sabe”, explicó Jorge Noris.

Entradas creadas 213

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − 8 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba