Daguito Valdés

Daguito Valdés: “Tengo el derecho a hablar de la situación de mi país”

Foto: Cortesía del entrevistado.

 

Dagoberto Valdés (“Daguito”) es un joven youtuber que en pocos años se ha hecho de una gran audiencia, la cual sigue sus videos para conocer de fútbol internacional. Su reconocimiento ha trascendido la isla y, actualmente, cuenta con miles de suscriptores, al punto de volverse un referente en cuanto a debates sobre el llamado “deporte más hermoso del mundo”.

Desde su natal Pinar del Río, Daguito Valdés comenta de torneos mundiales y de las ligas más importantes del planeta. Sin embargo, su labor como comunicador en materia futbolística no excluye el que también se pronuncie sobre temas nacionales que van más allá del acontecer deportivo. Esto último provocó que, tras las protestas populares del 11 de julio, la Seguridad del Estado le citara para interrogarlo.

Sobre su carrera profesional y su encuentro con la policía política cubana el pasado 5 de agosto, el youtuber conversó con YucaByte:

¿Prefieres que te cataloguen youtuber a secas, o aceptarías que te llamen también influencer?

Preferiría solo youtuber, que es el nombre de mi profesión.

¿Cuándo y por qué empezaste tu carrera como youtuber?

-Fue en abril de 2017, cuando subí mi primer video a Youtube sobre fútbol. Siempre me ha gustado el fútbol, y aproveché el crecimiento de ese deporte en la preferencia de los cubanos. Había un nicho en ese tema. En ese momento había muy pocos youtubers en Cuba, y ninguno de deportes, mucho menos de fútbol. Entonces me dije: por qué no ser un youtuber enfocado en fútbol. Esa fue la idea que me propuse: llegar a los de mi país y mostrarle al mundo que los cubanos saben de fútbol.

¿Qué tan difícil fue comenzar?

-Realmente tenía muchas reservas respecto a esta nueva profesión. Me costó muchísimo crecer ese primer año, porque esta cuestión del fútbol tiene muchísima competencia a nivel mundial. A ver, es una competencia muy top, con muchos medios especializados en el tema, muchos canales de Youtube muy bien posicionados y con experiencias en la plataforma. Esos canales suelen acaparar toda la atención. Además, en principio apenas subir un video semanal, aunque, eso sí, nunca dejé de subir videos con periodicidad. Me pasaba también que tocaba temas un poquito atrasados y no estaba arriba de las noticias porque el internet estaba caro. Cuando yo empecé, el internet costaba 4.50 CUC la hora, y había conexión solo en unos pocos parques públicos. Era muy trabajoso todo.

Y mientras pasabas todo ese trabajo ¿llegaste a imaginar el reconocimiento que poco después lograrías?

-Entre tantas dificultades nunca pensé que tendría una gran aceptación, al menos fuera de Cuba. Porque hasta cierto punto sospechaba que la aceptación del público era previsible, sobre todo cuando usaba el Paquete Semanal para la divulgación. Durante los tres primeros años salí en absolutamente todos los paquetes semanales de Cuba entera, y por eso también me conocen. Ahora, no imaginé que me llegaran a conocer a nivel hispano. Mi canal es de referencia en Centroamérica y Sudamérica en el tema. De los más de 63.600 suscriptores con que cuento, el 80% son extranjeros. Eso sí no creí lograrlo, y hoy me llena de orgullo.

¿Crees que exista algo parecido a una comunidad de youtubers en Cuba?

-Se ha intentado varias veces crear una, sobre todo en La Habana. Al principio estaba YoutubeCuba, pero eso no funcionó, en especial porque cada cual suele tirar por su lado. La verdad es que yo también me he mantenido algo alejado de eso. Vivir en la ciudad de Pinar del Río tiene sus pros y sus contras. Los contras son que no tengo el contacto suficiente con la mayoría de periodistas y deportistas que viven en La Habana. Algo a favor es que, por ejemplo, me puedo concentrar en mi trabajo.

En 2019 hubo un boom de Youtube. Llegaron entonces a existir casi 6.000 youtubers en Cuba, y se hacían quedadas, fiestas y encuentros. Pero me mantuve un poco alejado de esa farándula y me concentré en mi trabajo. Ahora no existe ningún tipo de comunidad de youtubers. Creo que en Twitter sí existe una comunidad importante, pero youtubers ya quedan pocos en Cuba. Pienso que ni siquiera lleguemos a 30, viviendo en Cuba, los que hacemos contenido con regularidad y mantenemos un crecimiento sostenido. De hecho, creo que 30 es una cifra demasiado generosa.

¿Y cómo ha sido ese reconocimiento internacional que has obtenido en estos años?

-Bueno, fuera de Cuba he salido en varias televisoras, como BeinSports, en reportes de periódicos importantes y en el que quizás sea el programa más famoso de fútbol en habla hispana: Informe Robinson, de Canal +, España. También tengo muy buenas relaciones con varias de las voces del fútbol que son referentes en el mundo. Por todo esto estoy muy contento. Esos reconocimientos solo significan que estoy haciendo bien mi trabajo.

¿Qué crees de esa idea que existe de que fútbol y el béisbol se disputan la preferencia de los cubanos?

-Mi trabajo es el fútbol y, por supuesto, ese deporte me gusta más que la pelota. Y sí creo que a nivel de país, el fútbol ha ganado esa disputa por la preferencia, y no solo en los jóvenes. El fútbol se respira cuando sales por la calle, porque ves gente jugando fútbol, hablando de fútbol, viendo fútbol. El cubano sabe mucho de este deporte. El béisbol, creo, se ha ido quedando atrás. No digo  que no guste. El béisbol siempre va a gustar, pero la misma televisión nacional, poniendo el mejor fútbol del mundo contra la Serie Nacional nada más… pues no hay comparación. Si pusieran la Major League Baseball semanalmente, por ejemplo, y si la pelota cubana no estuviera en el estado de decadencia por el que pasa hoy día, yo creo que podrían convivir.

Daguito, el 5 de agosto pasado fuiste citado por la Seguridad del Estado. ¿Podrías contar qué sucedió en ese encuentro?

-Me vinieron a citar en la mañana de ese día. Fue un agente que se identificaba como oficial del Ministerio del Interior. Solo dijo eso entonces, pero luego, cuando el encuentro, me confesó que trabajaba directamente para la Contrainteligencia, la CI. El motivo era previsible: cuestionar mis publicaciones en mis redes sociales, las personales. Entonces me dijeron que mis post podían ser manipulados por lo que ellos entienden como “el enemigo”. Me preguntaron si conocía que “el enemigo” estaba manipulando etiquetas en redes sociales.

¿Te amenazaron?

-Directamente no, aunque en cada una de sus palabras iba implícita una advertencia, una amenaza indirecta. O sea, me decían: “Piénsate bien lo que escribes”, o “Mantente en el fútbol, que eso es lo tuyo”. Cosas así. Cuando me recibieron los dos oficiales, dijeron: “Vamos a darle la bienvenida al cuarto youtuber más famoso de Cuba”. Al parecer ellos tienen un ranking porque me dijeron que era el cuarto con más subscriptores en el país. Al final lo que hicieron fue hacerme saber que me están siguiendo, que me tienen monitoreado, y que debía “aconsejarme” y no hablar de otra cosa que no fuese fútbol.

¿Y en qué términos acabó ese “encuentro”?

– Les dije que, como cubano, tengo el derecho a hablar de la situación de mi país en mis redes sociales, que nunca he usado mis perfiles profesionales ni mi canal de Youtube para dar esas opiniones. Les hablé muy respetuosamente, porque en ese sentido soy un tipo muy sereno. Ellos me mencionaron un tuit que puse los otros días en que cité a Díaz-Canel el día que comparó el grito de “Patria o Muerte” de Julio César La Cruz con las medalla de Idalis Ortiz. Ellos me dijeron que por qué publicaba algo contra el presidente, y yo dije que el presidente habló de deporte, y yo lo que hice fue expresarme con respeto sobre lo que yo no estoy de acuerdo, porque no creo que esté bien comparar una consigna, sea cual sea, con medallas ganadas por cubanos. Ellos tenían un panfleto impreso con todos mis post “subversivos”. Fueron leyendo uno a uno y preguntándome qué significaban. Eso fue todo. La verdad es que, al menos en esta ocasión, no me sentí intimidado.

Entradas creadas 213

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 − 8 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba