Conectividad, Emprendimientos

Anuncios clasificados en Cuba, del Prado a las redes sociales

 ,    1

Hombre sosteniendo un anuncio clasificado en La Habana.

Un cubano anuncia la venta de un apartamento en el singular mercado inmobiliario del Prado, La Habana. Foto: YucaByte

Por: Gabriel García Galano y Dalila Castro Fontanella

Quizás usted piense que los llamados “Clasificados” o “Anuncios clasificados”, son cosa del presente, de Internet, Amazon o Craigslist; o que antes la única manera de comprar algo era ir hasta un mercado, mall, TRD o como prefiera llamarle.

Si es de los que cree eso, quizás por la creciente penetración de Internet en Cuba que le ha permitido merodear por Revolico, Cubísima, Porlalivre, La Chopi, Bachecubano u otros, está equivocado. Los clasificados están aquí desde mucho antes de lo que solemos pensar, y nos han acompañado desde tiempos de griegos y romanos, variando constantemente hasta lo que conocemos hoy.

En Cuba, como caso particular, incluso antes de que se soñara con Revolico, habían espacios para llevar a cabo este tipo de intercambio de información que conduce a la satisfacción de necesidades comerciales. 

Pero, ¿cómo han evolucionado estas tendencias? ¿Cómo se manifestaron en el mundo y en Cuba? ¿Cómo interactúan los cubanos de hoy con estos sitios o espacios físicos? ¿Qué es lo más buscado y vendido en Cuba? 

Breve historia de los anuncios antes de internet

Desde la Antigua Grecia se reporta la tradición de los anuncios clasificados, generalmente manuscritos que se colgaban en plazas públicas con algún tipo de información o pedido. Lo mismo podían solicitar los servicios de un ayudante de cocina que llamar a los esfuerzos de los ciudadanos para buscar un esclavo fugitivo.

Esta tendencia se mantuvo, pero no fue hasta la aparición de la prensa escrita que se generalizaron las secciones de clasificados, destinadas a vender barcos, terrenos, caballos, casas, hombres para tareas específicas, etc., así como las famosas secciones de Lost and found (Perdido y encontrado), donde se informaba lo mismo del hallazgo de una silla de montar, un sombrero o una mascota. Esta última variante ha llegado también hasta nuestros días.

En el artículo El origen de los clasificados, Rafael López Casado refiere que estos son la expresión de cómo viven las personas en determinado momento histórico, pero siempre tendrán la misma finalidad: intentar comprar o vender cosas de ocasión o segunda mano, reclamar objetos perdidos, buscar empleo, etc.

El antiguo mercado de permutas del Prado habanero sigue siendo una opción tradicional para los anuncios de compra-venta de viviendas. Foto: YucaByte.

El caso cubano no es muy distinto, y contrario a lo que suele pensarse, después de la revolución cubana de 1959 se mantuvieron algunas variantes de anuncios, reflejadas por secciones en la revista Opina, la bolsa de permutas (la de la calle Prado, la más famosa) o programas de radio que tenían espacios dedicados a esto. 

Ya entrado el siglo XXI se habilitaron espacios de este tipo en la televisión, como la sección de clasificados de Hola Habana, del Canal Habana, aunque fue la radio la que mantuvo espacios líderes, como Primera Plana, de la radioemisora COCO en la capital, o Entérese de la CMHW en Villa Clara. 

Una alternativa para mantenerse al tanto de los anuncios fueron las listas de correos, que surgieron cuando el acceso a internet era incipiente en Cuba. En estas listas los vendedores y compradores podían (y pueden) interactuar directamente y dependiendo a medias del acceso a internet. 

Roger Durañona es el actual administrador de ComercioOnline, una lista de correo que se gestiona desde Santiago de Cuba. ComercioOnline, que actualmente cuenta con unos 2 mil suscriptores, surgió entre 2001 y 2002 de manos de Juan Carlos González y Naskicet Domínguez. 

De acuerdo con Durañona, la lista ha crecido de unos pocos correos diarios a más de cien, y cada día genera entre 5 y 6 resúmenes, convirtiéndose, según su opinión, en una de las herramientas de promoción más importantes de la ciudad. Los contenidos, regulados por el marco de venta de lo legal, han venido creciendo desde la oferta de piezas de computadoras (motivo principal de la creación de la lista), hasta incluir la venta de casas, autos, permutas, servicios legales, etc. 

Captura de pantalla de correo electrónico de la lista de correos «ComercioOnline».      

Casi dos décadas después de su creación, ComercioOnline y otras listas de correo dedicadas a los anuncios clasificados se enfrentan a un panorama diferente, caracterizado por un acceso a internet más extendido. Es por ello que la popularidad de iniciativas similares puede verse afectada por una competencia con mejor posicionamiento. Sin embargo, como refiere Durañona, “No es lo mismo recibir un correo y leerlo sin conexión que invertir varios minutos en revisar una página web. Mientras Internet no sea un servicio común en todas las casas y su tiempo sea limitado, las listas de correo continuarán siendo nuestra primera opción. Aunque suene pesimista, creo que tendremos listas para un buen rato”. 

La llegada de la web

Generalmente, cuando usted busca algo que no hay “ni en los centros espirituales”, lo primero que le dicen es: “Busca en Revolico”. El “boca a boca” como marketing viral funciona, sobre todo, cuando algo es efectivo, y lo cierto es que en Revolico pocas veces no se encuentra lo que se busca. Claro, aunque es la opción líder y más popular, no es la única.

Revolico es la referencia al hablar de clasificados en Cuba. La iniciativa, liderada por Hiram Centelles y Carlos Javier Peña, es la opción número uno, aunque no siempre tuvo una historia rosa en la Isla. Convulso desde sus inicios en diciembre de 2007, el camino del sitio como empresa tuvo que fraguarse desde el extranjero, España específicamente (a donde emigró Centelles). Este tipo de plataforma no podía ejecutarse desde Cuba en tiempos donde la penetración de Internet oscilaba sobre el 5 %. 

El sitio está dividido en diferentes secciones, que abarcan desde viviendas y empleos hasta computadoras, celulares y servicios. Para tener una idea de su popularidad, durante un periodo reciente de 60 días se subieron a Revolico más de 952 mil anuncios, a razón de cerca de 16 mil diarios. Autos, computadoras y compra/venta son los apartados con más anuncios dentro de la página que, según un reporte de Europa Press, tiene 1.5 millones de artículos consultados mensualmente. Pero claro, con conexión de datos y zonas wifi, incluso con internet en el trabajo y todo, nada es tan fácil como parece.

Al ser una página donde se puede anunciar todo, Revolico fue bloqueado durante 8 años en Cuba (marzo de 2008 a junio de 2016) por parte de las entidades que regulan el acceso a Internet, las cuales aplican filtros para “proteger al país y a la ciudadanía” de disímiles maneras y con distintos fines. Su creador Hiram Centelles nunca supo o tuvo claros los motivos por los que el sitio estuvo bloqueado, según comentó en exclusiva con YucaByte.

No existe en Cuba la posibilidad de contratar espacios urbanos, públicos o privados, para colocar anuncios publicitarios. Foto: YucaByte.

Ante las necesidades económicas que afronta Cuba, la carencia de muchos artículos en los mercados estatales e incluso en el mercado negro, Revolico se ha convertido en el refugio de quienes tienen la posibilidad de acceder o pedir que consulten los anuncios por ellos.

Otro de los sitios de clasificados más populares es Cubísima, que oferta en buena medida lo mismo que Revolico, pero incluyen a contratistas extranjeros que, vale aclarar, pueden terminar anunciando meras estafas. Sucede sobre todo en anuncios sobre empleos, donde el supuesto empleador te pide una cantidad de dinero para procesar tu solicitud, en nombre de una empresa. Cuando se logra hacer el pago, desaparecen con el dinero y el solicitante queda obviamente perjudicado. 

No obstante, es un sitio un poco más interactivo, y es que publica también artículos donde explica las ventajas de comprar tal o más cual producto, o informa acerca de lo que está de moda en decoración, o por qué el Polski podría ser el mejor carro para andar en Cuba. Una opción refrescante que sobrepasa el simple valor utilitario. También brinda opciones de asistencia y consulta a documentos legales y normativas, poniendo a disposición del usuario las últimas leyes sobre el traspaso de propiedades, legalización de viviendas, etc.

Porlalivre apareció a mediados de 2012 y en 2016 fue adquirido por Fuego Enterprises Inc., un grupo empresarial “que se especializa en oportunidades de negocios en Cuba y Estados Unidos” y está a cargo de publicaciones como las revistas OnCuba y ART OnCuba. El sitio es otro de los más conocidos en la isla y repite el canon de Revolico, dividido en secciones y con aplicaciones disponibles en Google Play y App Store, aunque mejor organizado pues además de las categorías de artículos, brinda a los usuarios la opción de filtrar los anuncios por provincias.

En su sección “Sobre nosotros”, declaran que el sitio “Ha sido creado en primer lugar, para dar respuesta a un grupo de necesidades surgidas en el marco de la actualización del modelo económico cubano, concretamente: el reforzamiento y estimulación del trabajo por cuenta propia, la legalización de la compra-venta de viviendas y la legalización de la compra-venta de autos”. Agrega además que surge como un espacio público y formal que rechaza las tendencias actuales de virtualización del mercado negro y tolerancia hacia actividades no autorizadas en el país. 

Pero, ¿qué hacer si usted no puede conectarse a Internet inmediatamente y necesita anunciar o buscar ofertas de algún producto o servicio? Previendo esto, muchas de esas páginas han migrado a aplicaciones móviles. Algunas de ellas, de hecho, solo son accesibles por esta vía.

Tal es el caso de La Chopi, fundada por Pedro Rafael Hernández Govea con la colaboración de Erich José García Cruz (creador de Bachecubano, otro sitio de clasificados), quienes decidieron en 2015 dar este salto para suplir la ausencia de una aplicación móvil que llevara las opciones a los usuarios en la era de los smartphones (de los smartphones sin conexión a internet).

El gran reto era lograr una aplicación que permitiera consultar toda la compra – venta en Cuba, que pudiera ser actualizada sin necesidad de internet y llegar a la mayor cantidad posible de personas”, comenta Govea. “Con estos elementos en mente, establecimos un acuerdo con Erich José García Cruz, fundador del sitio Bachecubano, para que fuera nuestra fuente de información para la app y a partir de ahí comenzamos la creación de La Chopi”.

Carteles de compra-venta se disputan las paredes y los postes del alumbrado público en La Habana de forma caótica. Foto: YucaByte.

La app muestra anuncios de productos y servicios publicados en la plataforma Bachecubano en los últimos 15 días. Desde la misma se pueden enviar anuncios para ser publicados vía correo electrónico, y su base de datos puede actualizarse mediante el Paquete Semanal o desde la propia aplicación si se está conectado.

Su promoción fue básicamente el mismo mecanismo de distribución, el paquete semanal, y enseguida fue muy apreciada dada la posibilidad de consultar anuncios en el móvil (de ahí el slogan: La compra venta de Cuba en tu bolsillo)”, agrega.

Aparecer en La Chopi es gratuito, basta con enviar el anuncio vía correo electrónico o publicarlo en Bachecubano, aunque también ofrece soluciones de pago a clientes interesados en destacar sus anuncios en la portada de la app o mediante banners promocionales.

Los retos para aplicaciones como esta son grandes, pues según señala su creador, junto con ella han surgido otras que no han progresado, debido al mayor acceso a internet y la competencia de los “3 grandes” (Revolico, Cubísima y Porlalivre). Además, los retos tecnológicos también se hacen presentes, por las dificultades en “el acceso a las herramientas para la creación de la app, que incluye hacer pagos de licencias que son prácticamente imposibles de pagar desde Cuba”.

Además de su distribución informal en el Paquete Semanal, La Chopi ya tiene 7 mil descargas en App Store y superó recientemente las 25 mil en Google Play, asegura Hernández Govea. Los datos indican que el uso de la app sigue creciendo a pesar del aumento de la penetración de internet tras la habilitación del acceso por datos móviles desde finales de 2018.

De acuerdo con Hernández Govea, “El futuro de las aplicaciones de este tipo es básicamente crecer; con el aumento del acceso a internet, una mayor cantidad de personas acuden a internet para vender o encontrar productos que necesitan, y apps como La Chopi están ahí para facilitarles esta tarea. Como todo, el contexto ha ido cambiando y nuestro gran objetivo en estos momentos es adaptarnos y evolucionar junto con él, para mantener el prestigio y popularidad que ha ganado la app, convirtiéndola en referencia a la hora de consultar los anuncios desde un móvil en Cuba”.

Si bien este panorama denota cierta abundancia de vías para encontrar lo que se necesita o se desea, no todos tienen la posibilidad de acceder a internet o disfrutar de las ventajas de un telefóno móvil. Por eso, además de las listas de correos que mencionábamos anteriormente, hay otras vías que acercan a los cubanos al mundo de los clasificados.

Dentro de estas opciones está el Paquete. Esta alternativa de distribución semanal de contenidos digitales pone a disposición de los consumidores un carpeta en la que se descargan varios sitios de clasificados para su revisión offline. Dependiendo de la matriz de distribución, podemos encontrar los datos bajo el nombre de !Sitios de Anuncios Clasificados (matriz Omega) o Revolico + Por La Libre (Anuncios Clasificados) (matriz CrazyBoy). El Paquete ofrece también la posibilidad de descargar la actualización semanal de Revolico o La Chopi. Ventajas para aquellos con menos acceso a la web pero privativas aún para quienes no disponen de computadoras o laptops donde revisar las opciones.  

Clasificados en manos del gobierno

En un escenario cambiante y creciente, que pudiera verse a veces como caótico ante una abrumadora cantidad de contenidos, ofertas y posibilidades, el interés gubernamental de insertarse en un mundo online/offline dominado por iniciativas privadas llegó, aunque sin sorpresas, tarde.

«De Todos», la incursión fallida del Ministerio de Transporte de Cuba en el mundo de los anuncios en Internet.

En el 2014, por ejemplo, el Ministerio de Transporte cubano lanzó un sitio de clasificados para anuncios de venta, compra y prestación de servicios para cualquier clase de vehículos: De todos. Recordemos que a principios de ese año el gobierno de la isla autorizó la venta liberada de autos. Además, en el momento que salió el sitio, Revolico se encontraba bloqueado en el país. Sin embargo, ni siquiera la ausencia forzada de la principal competencia evitó que la página fracasara y, de hecho, el link del sitio dto2.transporte.cu nos direcciona ahora a un anuncio de ¡Página no existente! 

Con una historia diferente y surgida en el 2015 está la Revista Ofertas, de la Agencia Cubana de Noticias, que cuenta también con el sitio Ofertas.cu. Varias son las diferencias con las opciones a las que nos hemos referido anteriormente. Adianez Ojeda Lago, jefa de Redacción Web de Ofertas, dijo a YucaByte que esta es la única revista legal en Cuba autorizada a incluir publicidad en sus contenidos. Los que se incluyen en la versión impresa son de pago (a diferencia de los sitios y aplicaciones que hemos visto): un precio de 0,85 CUC cada línea de 30 caracteres, y el mínimo a contratar son dos líneas, donde aparezcan el título y los datos de contacto. Desde el momento en que una persona contrata un clasificado en la revista impresa, se coloca el mismo de manera gratuita en el sitio web.

¿Qué ventajas tiene Ofertas frente a la abundancia de sitios con características y fines similares y con menos estructuración y regulaciones? Al ser de dominio .cu y, por tanto, de navegación nacional, las tarifas de navegación vigentes favorecen el acceso al mismo. Ofrece además una versión impresa mensual de alcance nacional a precios módicos (3 CUP) para aquellos que no tienen acceso a internet. 

Las cifras también hablan del alcance y la aceptación de la revista: según Ojeda Lago, en el sitio se publican más de 800 clasificados en las diferentes categorías; más de 1500 usuarios interactúan con sus contenidos, y la revista se distribuye mensualmente con 60 mil ejemplares a través de Correos de Cuba.

Con la extensión del acceso a internet en la isla, las páginas web y aplicaciones han migrado también a las redes sociales. Facebook y más recientemente Telegram se han convertido en terreno fértil para los anuncios y clasificados cubanos. 

Varios grupos de Telegram dedicados a la publicación de clasificados en Cuba.

El acceso a Internet por datos móviles en Cuba provocó que los clasificados se extendieran más hacia las redes sociales y servicios de mensajería instantánea como Telegram.

En Facebook vemos desde la página oficial de Revolico, hasta cientos de páginas y grupos específicos dedicados a esta actividad, con opciones como la compra por encargo, sobre todo de artículos para el hogar y prendas para vestir. WhatsApp también es utilizado por anunciantes y compradores por su rapidez y bajo consumo de datos.

Inmenso para algunos, ilegal para otros, pero necesario y apreciado por la mayoría, es el panorama actual de los clasificados en Cuba, un país que poco a poco va transformando sus rutinas de acceso a la información, de la mano de internet.

Feedback

  Comments: 1


  1. Todo eso es parte de un gran ecosistema que se repite en cada país, por ejemplo, Eeuu con Amazon o Ebay (que usan plataformas de pago electrónico) viven también Craigslist, letgo, OfferUp y otras. También en algunas ciudades se ve cómo los yard sale se anuncian a través del viejo hábito de un papel escrito a mano pegado en un poste o una pared!

Your feedback