Conectividad, Historia

¿Cuántos años tiene la telefonía móvil para los cubanos?

 ,    Add comment

Madre e hija usan un teléfono móvil en Santiago de Cuba. Foto: Taylor Torres.

En un parque de Santiago de Cuba una cubana usa su teléfono móvil. Foto: Taylor Torres

Por Alberto C. Toppin

El próximo 8 de abril bien que podría celebrarse en Cuba lo que ha quedado en el imaginario como “cumpleaños colectivo”. Solo que, en lugar de unos pocos homenajeados, serían, digamos, más de 4,4 millones. Esa es la cantidad aproximada de abonados a la telefonía móvil a una década de permitírsele a las personas naturales contratar los servicios que la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba (Etecsa) ofrece en tal renglón.

Sin embargo, la telefonía móvil en Cuba tiene más edad. El pasado 11 de diciembre se cumplieron 26 años desde que Cubacel, la empresa de capital mixto producto del ingenio del mexicano Luis Miguel Niño de Rivera, entrara en funciones. Mientras comenzaba la crisis de los 90 en el país caribeño, se crearon condiciones del tipo organizativo y se levantó la infraestructura tecnológica —primero en el occidente, luego en oriente y por último en el centro del país— gracias a la intervención de la compañía sueca Ericsson, que también suministraría los primeros dispositivos móviles en venta en la Mayor de las Antillas.

No obstante, los cubanos por lo general vinieron a conocer el celular a principios del nuevo milenio. Para ese entonces, poseerlo era sinónimo de un estatus de superioridad económica, pues solo les era permitido a extranjeros y funcionarios cubanos de empresas que movían divisas. Contestar una llamada en medio de un espacio público era volverse automáticamente el centro de atención.

Dicha situación comenzaría a cambiar cuando, en el mencionado día de abril de 2008 —a 16 años de iniciada la comercialización—, el entonces ministro de Informática y las Comunicaciones, Ramiro Valdés Menéndez, derogó la prohibición sobre la tenencia de líneas móviles por los cubanos. El hecho ocurría ocupando ya Raúl Castro el cargo de Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, de la República de Cuba, en sustitución de su hermano Fidel, quien, según versa en el artículo de Cubadebate, tuvo la intención de que la telefonía celular no ahondara las diferencias sociales dentro de Cuba.

A partir de entonces, el número de abonados ha experimentado un ascenso vertiginoso: mientras que en los primeros nueve años del milenio se sumaron unos 325 mil nuevos usuarios, entre el 2009 y el 2017 lo hicieron más de cuatro millones.

Lineas de telefonia movil en cuba en miles

Esto se debe fundamentalmente a la adopción de políticas complementarias que han incidido positivamente en la adquisición progresiva de esta tecnología, por ejemplo, el descenso de los precios de activación de la línea, la oferta de equipos de menores prestaciones pero también más baratos, el levantamiento de las restricciones en el envío de remesas impulsado por el entonces presidente estadounidense Barack Obama y la permisión para importar a Cuba hasta dos teléfonos celulares de cualquier gama sin carácter comercial, en 2014. Con esta última, los cubanos crearon un mercado —hasta entonces bastante deprimido en su variante estatal— paralelo a las restricciones tanto internas como foráneas, incluido el bloqueo estadounidense.

Entre abril de 2016 y abril del 2017 el sitio Isladata registró 32 marcas distintas de teléfonos móviles en sitios de compraventa como Bache Cubano y Revolico. Pocas de ellas —como Samsung, ZTE, Huawei y Alcatel— están presentes en la red comercial de Etecsa con productos de gama baja o media, y otras no tienen acuerdos directos con Cuba, como son Apple, BLU, Sony, Lenovo y BlackBerry. En el caso de este mercado paralelo, los precios siempre exceden los 50 CUC y pueden hasta rondar los 463 en dependencia del modelo del dispositivo y cuán próximo haya estado su puesta en venta por el productor.

Aún así, estas medidas no han sido suficientes. Según la GSM Association, en 2016 Cuba contaba con un 30% de penetración de la telefonía móvil, el valor más bajo en toda Latinoamérica. Sin embargo, se pronostica que el 3% del crecimiento regional en el período 2016-2020 corresponderá al país caribeño.

Si veinte años no son nada…

Durante este decenio —en el que es la Subdivisión de Servicios Móviles de Etecsa la que opera la telefonía celular—, se han incorporado a la modalidad prepago alrededor de 12 nuevos productos y servicios que, si no son permanentes, tienen determinada periodicidad: acceso al correo Nauta desde el móvil, gestión de la cuenta permanente de navegación en internet mediantes datos móviles (no tan difundida), Plan Amigos, Plan Voz, Plan SMS, Bolsa Nauta, los servicios de entuMovil junto a Desoft, la transferencia de saldo, la llamada de cobro revertido (más conocida como *99), servicio el que llama paga (absorbido por la total gratuidad de las llamadas recibidas habitualmente) y las promociones Duplica tu saldo desde el exterior (desaparecida) y Bonifica tu recarga (tanto con saldo como con SMS y minutos de llamadas). Por supuesto, estas ofertas han ido apareciendo paulatinamente.

Breve historia de la telefonía móvil en Cuba (2008-2012)

Dos de los más utilizados son la llamada con cobro revertido y el ya desaparecido “el que llamado paga”, al punto de que se introdujeron en el argot popular como “llamar con 99” y “llamar con 88”, respectivamente. Además, la dificultad de identificar el número de llamada entrante a la hora de que un usuario hiciera uso de estos servicios —los números se componían por el del propietario, un 99/00 delante y un 99/88 detrás, en correspondencia con la variante usada—, fue aprovechada por varios programadores para desarrollar aplicaciones que los reconocieran mediante el empleo de la lista de contactos del dispositivo y/o una base de datos compactada proveniente de Etecsa. Además, dichas apps comenzaron a incluir los diferentes códigos USSD, así como otras utilidades de valor añadido.

También han sido recibidas con beneplácito las rebajas de las tarifas, aunque aún se consideran insuficientes. Estas se concentraron fundamentalmente en el primer período de comercialización, y fueron sustituyéndose poco a poco por promociones y nuevos servicios. La actual tarifa fue establecida hace más de 5 años.

Breve historia de la telefonía móvil en Cuba (2013-2015)

De gran demanda ha sido también el acceso al correo electrónico Nauta desde los móviles, pues su puesta en práctica fue una fractura bastante barata y profunda en la incomunicación entre los cubanos de la nación caribeña y la diáspora. Sin embargo, las condiciones no fueron las óptimas para que su lanzamiento fuera totalmente exitoso. En primer lugar, la enorme variedad de marcas y modelos de teléfonos dio al traste con la preparación de las agentes comerciales que configuraban los dispositivos. Encima, no se previó el aumento considerable en el uso de la red de datos, lo que llevó a demoras en las entregas de SMS y la imposibilidad de establecer una llamada con aquellos usuarios que se encontraban en una zona de congestión. Asimismo, varios fallos técnicos y obras de mantenimiento interrumpieron el servicio, en algunas ocasiones sin comunicarle al público de la manera más adecuada.

Afectaciones del correo nauta de Etecsa, uno de los servicios asociados a la telefonía móvil en Cuba.

De mayor aceptación han sido las promociones de recarga, aunque han tenido también sus detractores. Comenzaron siendo una manera para duplicar el saldo sin restricciones en cuanto a su consumo, pero en un principio debían ser realizadas únicamente desde el exterior, hasta que paulatinamente en Cuba los mismos agentes de telecomunicaciones y otros trabajadores privados comenzaron a ofertar el servicio. Un mes después de establecerse la transferencia de saldo —limitada aún a una cada 24 horas—, se sustituyó la duplicación por bonificaciones de saldo, SMS y minutos de llamada que debían consumirse en un período de tiempo determinado. Dicho lapso ha bajado de los 42 días en la primera bonificación y ha llegado incluso a los 16, aunque recientemente se dispuso una oferta en que dicho tiempo variaba según el monto de la recarga junto con la cantidad bonificada.

En cuanto a servicios, es el período 2016-2018 el que mayor concentración presenta. En apenas tres meses, Etecsa puso a disposición del los usuarios cuatro prestaciones: Bolsa Nauta, Plan SMS, Plan Voz y Plan Amigos.

 

Breve historia de la telefonía móvil en Cuba (2016-2018)

 

No obstante, lo más reciente es la Banca Móvil, un servicio aún en fase piloto que permite mediante códigos USSD realizar ciertos procesos con una tarjeta de débito cubana, por ejemplo, el pago de servicio de electricidad, teléfono y agua, transferir dinero a otra cuenta, consultar el saldo y las últimas operaciones realizadas. A estas operaciones se les añadirán la posibilidad de pagar impuestos y recargar el saldo del celular, además de que la prestación se extenderá a toda la población en los primeros meses de este año, según declaró a la prensa nacional Julio García, directivo de la empresa telefónica. Respecto a la garantía de la seguridad, Banca Móvil funciona con la tarjeta Telebanca —con una clave de acceso personal diferente al PIN de la tarjeta magnética—, la cual debe ser solicitada por los usuarios a su entidad bancaria.

Para facilitar el acceso al servicio (los códigos son bastante largos para su memorización), Etecsa desarrolló por primera vez una aplicación móvil (llamada Transfermóvil, sólo para el sistema operativo Android), en la que se concentran, además, otros comandos como la llamada de cobro revertido, transferencia de saldo, recarga, entre otros.

Internet en el móvil y otras asignaturas pendientes

Uno de los aspectos que más se ha esperado de Etecsa es la navegación en internet mediante el móvil, servicio que se ha expandido desde diciembre de 2017 con el descenso de las tarifas de los Planes de Datos, aunque  se concentra fundamentalmente en la modalidad pospago, adjudicada en exclusiva a personas jurídicas.

Sin embargo, el pasado diciembre la presidenta ejecutiva de Etecsa, Mayra Averich, declaró que en el 2018 los cubanos podrán acceder a la red de redes haciendo uso de los datos móviles y no solamente de los puntos WiFi dispersos por todo el país, aunque no dio más detalles.

No fue un hecho fortuito. El despliegue de la red 3G en los últimos dos años ha multiplicado las velocidades de conexión a la hora de acceder al correo Nauta desde la red celular, volviendo más estable este proceso. Asimismo, esta red también es usada por los clientes pospago a la hora de navegar, los cuales han servido como prueba para dicho servicio. Sus tarifas podrían ser el preámbulo de lo que se establezca el presente año para la modalidad prepago.

Precios del servicio de datos de la telefonía móvil en Cuba

Captura de pantalla de la página web de ETECSA. 

Por si fuera poco, las declaraciones se hicieron el mismo mes en que el Ministerio de Comunicaciones le concedió a la empresa telefónica un bloque del espectro radioeléctrico cubano para la puesta en marcha de la telefonía de cuarta generación (LTE), por el que la compañía debe pagar de forma única 53 millones 811 mil 720 CUC antes de que finalice el presente año fiscal. Esto ocurre tres años después de que en una revista de la hoy Universidad Tecnológica de La Habana (Cujae) se publicara una solución sobre la misma tecnología para desarrollar servicios nacionales.

También queda por resolver la disparidad entre el precio de activación de las líneas y los bajos salarios en Cuba. Mientras que en el 2016 el salario medio llegó a los 740 pesos cubanos, el costo de obtener un número de telefonía móvil de Etecsa no ha descendido de los 30 pesos convertibles más 10 de saldo inicial —unos mil pesos cubanos— desde hace casi siete años. A esto se le suma la falta de facilidades a la hora de comprar dispositivos de mayor rendimiento, pues el pago se realiza al contado aun cuando los teléfonos no son de último modelo.

Adicionalmente, otra de las limitantes radica en el servicio de roaming, pues aunque Etecsa tiene establecidos contratos con 401 compañías en más de 150 países, hoy solo permite a los clientes pospago hacer uso de las redes foráneas con la línea cubana.

Definitivamente, aún falta por recorrer.

Be the first to write a comment.

Your feedback