Personas esperan en la entrada del Banco Metropolitano de la calle Galiano en La Habana.

¿Qué ha pasado en los primeros 20 días de EnZona?

A diferencia de casos anteriores en los que ha participado la empresa, EnZona se ha desarrollado a una velocidad poco habitual para el contexto cubano. El despliegue de Pasared tomó más de un año, mientras que solo transcurrieron cuatro meses desde la presentación de la nueva plataforma hasta hoy. La razón va más allá del respaldo del Banco Central de Cuba a la iniciativa. 

 

Personas esperan en la entrada del Banco Metropolitano de la calle Galiano en La Habana.

Los cubanos siguen haciendo filas frente a las sucursales bancarias, a la espera de soluciones tecnológicas que faciliten las transacciones. Foto: Belo PCruz.

Este lunes 12 de agosto, EnZona, la plataforma online que busca convertirse en la principal gestora del comercio electrónico en Cuba, cumple 20 días de abierta al público.

El proyecto surgió en la empresa miliar Xetid, la misma que creó la pasarela de pagos Pasared, conectada hoy a tiendas virtuales como 5ta y 42 y Superfácil, y al servicio de giros de Correos de Cuba.

A diferencia de casos anteriores en los que ha participado la empresa, EnZona se ha desarrollado a una velocidad poco habitual para el contexto cubano. El despliegue de Pasared tomó más de un año, mientras que solo transcurrieron cuatro meses desde la presentación de la nueva plataforma hasta hoy. La razón va más allá del respaldo del Banco Central de Cuba a la iniciativa. 

EnZona pretende suplir los vacíos que ha dejado el despliegue intermitente del comercio electrónico cubano desde el aparato estatal, que controla la mayor parte de la economía en la Isla. La plataforma, por ejemplo, absorbió la capacidad de gestión de las bancas remotas de tres instituciones financieras cubanas (Banco de Crédito y Comercio, Banco Popular de Ahorro y Banco Metropolitano), aun cuando estas instituciones tienen diferentes niveles de desarrollo: la primera es accesible desde fuera de Cuba, la segunda solo permite el ingreso de usuarios desde territorio nacional y en el último caso el acceso está restringido a personas jurídicas dentro de la isla.

Otro punto positivo del proyecto es que ha buscado la colaboración de usuarios y desarrolladores a través de grupos en Facebook —aunque podrían haber usado una plataforma más segura, como Telegram— y APIs disponibles en los próximos meses, con las cuales se podrán incorporar los servicios de EnZona a otras aplicaciones y servicios. Casos anteriores como Transfermóvil que se basan sistemas cerrados, sin considerar el valor de posibles aportes de programadores privados y usuarios: aun siendo el iPhone el quinto teléfono más usado en Cuba, la versión para iOS de esa aplicación gestora de cuentas bancarias personales la desarrolló un programador privado sin respaldo de Etecsa ni del Banco Central. Incluso, la innovación corrió por su cuenta: dejó abierta la posibilidad de agregar códigos por si el sistema comenzaba a asimilar el pago de nuevos servicios además del agua y electricidad, lo cual ocurrió la pasada semana con la recarga directa de las cuentas Nauta. 

Infografía con algunas estadísticas de Enzona

Una de las diferencias de EnZona respecto a las bancas remotas de las instituciones financieras cubanas, es su concepción con perfiles de usuarios capaces de guardar contactos. De esta manera, se posibilita la búsqueda de personas por nombre de usuario, correo electrónico o teléfono, así como su selección a la hora de transferir dinero. 

En cuanto a seguridad, la plataforma tiene sus aciertos: desde establecer una contraseña para los pagos hasta el empleo de preguntas de seguridad, pasando por la encriptación mediante códigos QR. Una prueba hecha por YucaByte confirmó que la lectura de dichos códigos no devuelve datos significativos a menos que se haga a través de la aplicación.

Sin embargo, EnZona tiene deficiencias. Es inaccesible desde fuera de Cuba. Además, tal como sucede con el resto de los sitios y plataformas creadas por la empresa Xetid, la emisión de comprobantes electrónicos hace saltar las alarmas de los navegadores desde un primer momento. Y aunque los gestores del proyecto han tratado de resolver el asunto mediante la publicación de tutoriales que indican a los usuarios cómo instalar manualmente certificados de seguridad autofirmados, la mejor solución sería que la empresa consiguiera el reconocimiento internacional para dichos certificados.

Tampoco han faltado los traspiés en cuanto a la programación. Seis días antes del lanzamiento de EnZona, el usuario Pavel Milanés Acosta alertó sobre posibles malas prácticas en cuanto a la seguridad de los datos de quienes se registrarían en la plataforma. Un día después, dijo que había sido contactado por Xetid debido a la exposición pública del error. 

El sitio web de EnZona también presenta fallas de adaptación a los diferentes tamaños de pantalla de los dispositivos y la orientación de esta. En el modo vertical, no aparecen las vistas previas de las notificaciones y las solicitudes de amistad, mientras que en el modo apaisado sí. Asimismo, las fotos subidas para identificar a los usuarios no se ajusta proporcionalmente de manera automática, y en el caso de las últimas operaciones, solo aparecen debidamente identificadas en la aplicación; en el sitio web, aparece como siglas.

Captura de pantallas de sitio web y de aplicación EnZona.

Otra deficiencia de la plataforma es que no tiene todas las operaciones asociadas a la gestión de las tarjetas magnéticas del usuario, como el cambio del PIN y de los montos máximos a extraerse diariamente desde un cajero automático o a pagarse a través de un POS. Encima, el método para activar las tarjetas no es del todo funcional: si bien el registro solo requiere el nombre impreso en la tarjeta, el número y la fecha de vencimiento, en los primeros días el proceso de activación requirió asistir a un cajero para obtener un código numérico de 4 cifras, y abonar una cantidad de dinero inferior o equivalente a un peso cubano. Esto conllevó a que, en la etapa inicial, no más del 75% de las tarjetas registradas se activaran. El resto permaneció inservible para el sistema.

Otro punto débil de EnZona es su permisibilidad a la hora de compartir tarjetas, expuesta por el usuario Pedro Navia en un grupo no oficial de la plataforma en Telegram. Al momento de redactar esta nota, una cuenta dentro del sistema podía registrar y activar una tarjeta que ya hubiese sido registrada por otro usuario, quien no recibía siquiera una notificación del asunto.

 

Con el tiempo, EnZona puede convertirse en un reto para el servicio de internet por datos móviles que ofrece Etecsa, la única compañía de telecomunicaciones de Cuba. Para que funcione de forma adecuada, la aplicación requiere una conexión estable a la red cubana. Desafortunadamente, el acceso inalámbrico a la llamada “intranet cubana” no es igual en todo el país, incluso con las operaciones de la compañía en la instalación de la 4G y el crecimiento de las zonas WiFi. 

Al parecer, esta situación no cambiará significativamente en los dos meses que restan para que la plataforma comience a vincularse a las tiendas de la Isla.

Esperemos que, para ese entonces, la pregunta de todos no sea si valió la pena apostar por una plataforma online para los pagos. Porque no sería la pregunta correcta. Al menos, no para esta época.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 + 10 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.