Rumores de febrero: suicidios, plagas en el campo, armas nucleares en Cuba

Ilustración: Alejandro Cañer

14ymedio/Yucabyte, La Habana

Desesperada por la miseria y sin comida para sus hijos, una madre se lanzó del puente de La Lisa, al oeste de La Habana, hace varias semanas. Casi de inmediato, las fotos del trasiego policial, el tráfico interrumpido y supuestos detalles sobre el hecho se multiplicaron en las redes. No era la primera vez –alertaron los usuarios– que la estructura de concreto sobre el río Quibú se convertía en una especie de “zona de la muerte” para los cubanos. 

Entre los rumores recopilados por los colaboradores de 14ymedio y Yucabyte en la Isla durante febrero, las alarmas por un presunto repunte de suicidios fueron insistentes. En cada caso –desprovisto casi siempre de nombres y otros datos esenciales– se apuntaba a una causa clara: el desasosiego por carecer de alimentos, medicinas y otros medios para enfrentar la crisis sistémica que vive la Isla. 

Así sucedió con un hombre de Villa Clara, que se quitó la vida en medio de una crisis depresiva por estar sumido en la pobreza. Como la suicida de La Lisa, del villaclareño también se dijo que dejaba a sus hijos huérfanos. Los rumores apuntan a un disparo de los suicidios en los municipios guantanameros de Caimanera y Niceto Pérez, así como en el habanero Diez de Octubre.

Esquivado generalmente por la prensa oficial, al tema se le concedió un pequeño espacio a finales de 2023, con una entrevista a una psiquiatra de Guantánamo. En aquel momento, la doctora reveló que la mayoría de los suicidas de la Isla son jóvenes, y que el promedio de edad está entre los 12 y 35 años. El otro grupo más vulnerable, añadía, era el de los ancianos que no tienen cómo paliar sus enfermedades. 

Pero la supuesta alza de suicidios no es el único síntoma de un recrudecimiento de la crisis en Cuba, según los rumores. Las imágenes de ancianos y enfermos mentales deambulando en las calles, las fotos de pacientes desnutridos y las de buzos o buscadores de comida en la basura son ya habituales en el ecosistema digital cubano. Un ejemplo recolectado este mes fue la grabación de una mujer de Holguín que aseguraba estar a punto de desmayarse por no haber ingerido alimento en todo el día. 

Otro video, más grave, mostraba las condiciones deplorables de una anciana que llegó a un hospital de La Habana cubierta de insectos o gusanos. Varios rumores indicaron que la Seguridad del Estado desplegó un operativo en el centro médico con el fin de averiguar qué empleado había realizado la grabación. La mujer, añaden otros, falleció poco después. 

Los insectos tisanópteros –llamados popularmente trips–, que hicieron estragos en los cultivos de frijol en Villa Clara y Cienfuegos en 2020, se han convertido nuevamente en una plaga en los campos cubanos. Aunque no ha habido reportes oficiales sobre los daños, los rumores atribuyen su proliferación a la falta masiva de insumos agrícolas y transmiten las quejas de numerosos productores, que alertan sobre las consecuencias futuras de la pérdida de las cosechas. 

Otros usuarios han descrito incidentes que también afectan la producción agrícola, pero que tienen que ver, más bien, con los arranques autoritarios de funcionarios locales. Así, se atribuye la quema de una plantación de tomates por orden de un jefe de cooperativa por “no ser el producto planificado”. La supuesta responsable de los cultivos documentó en un video cómo el fuego consumía los sembrados. 

A todo esto, lo que parece quitar el sueño a La Habana –opinan numerosos usuarios– no es el estado del país sino su relación, cada vez más estrecha, con Moscú y sus aliados. La visita a la capital cubana de Víktor Jrenin, ministro de Defensa de Bielorrusia, motivó toda clase de rumores sobre la instalación de cohetes nucleares apuntando a Estados Unidos. 

El tema es frecuente desde hace meses y se ha visto atizado por varios anuncios de colaboración militar de Cuba con Bielorrusia, Rusia y Vietnam. La transmisión, en canales estatales de estos dos últimos países, de sendos documentales sobre los arsenales subterráneos de las Fuerzas Armadas, también contribuyó a las teorías de la conspiración. 

El broche de oro lo puso un comentario del propio Vladímir Putin, que causó revuelo no solo en los noticieros sino que disparó múltiples rumores. La alusión del mandatario a un potencial “conflicto con el empleo de armas nucleares” hizo que muchos usuarios, ni cortos ni perezosos, pronosticaran la inminente “destrucción de la civilización”. 

Entradas creadas 321

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

siete + 5 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba