Un “brainstorm” sobre Transfermóvil revela necesidades tecnológicas en Cuba

Cubacel, la división de Servicios Móviles del monopolio estatal cubano de telecomunicaciones ETECSA, desarrolló este miércoles una “sesión de preguntas y respuestas” a través de las redes sociales con el objetivo de conocer la opinión de sus clientes sobre la aplicación Transfermóvil.

 

Los cubanos han comenzado a utilizar dispositivos móviles para realizar operaciones bancarias. Transfermóvil es una de las aplicaciones que permite hacer ese tipo de operaciones

Cubacel, la división de Servicios Móviles del monopolio estatal cubano de telecomunicaciones ETECSA, desarrolló este miércoles una “sesión de preguntas y respuestas” a través de las redes sociales con el objetivo de conocer la opinión de sus clientes sobre la aplicación Transfermóvil.

La empresa pidió a sus seguidores conectados que dijeran cuáles servicios desearían que se adicionaran a la aplicación.

 

 

Transfermóvil no consume datos porque utiliza códigos USSD para conectar a los usuarios con los servicios de la Banca Electrónica. De esta forma permite pagar facturas de electricidad, agua, gas y teléfono, y realizar transferencias de efectivo entre cuentas de tarjetas magnéticas. Permite además consultas de saldo de los planes y servicios de ETECSA, y recibir anuncios promocionales de la propia compañía.

Entre las sugerencias que se realizaron llama la atención que muchos usuarios pidieran la incorporación de las recargas de tarjetas Propia. Propia es un antiguo servicio de ETECSA: cupones prepagados que sirven para realizar llamadas locales, nacionales o internacionales desde teléfonos fijos. El servicio es empleado mayormente por quienes no cuentan con una línea fija en sus residencias y acuden a llamar a casas de vecinos o a los teléfonos públicos.

 

De asimilarse la petición, estaríamos ante un curioso escenario en que los usuarios recurren a la telefonía móvil para recargar cupones de telefonía fija. Obviamente las elevadas tarifas de la telefonía móvil en Cuba constituyen el pie forzado que hace germinar tales distorsiones en el cauce natural de la extensión de las TIC.

El pago de multas a través de la aplicación fue otro de los servicios solicitados. Aparentemente algunos infractores preferirían evitar las visitas a las Oficinas de Control y Cobro de Multas. Esta demanda se relaciona— según hizo notar un usuario—, con determinados beneficios que recibirían los infractores, en algunos casos, si pagaran sus multas de tránsito en los primeros tres días a partir de la imposición.

 

Algunos pidieron la incorporación del pago de otros servicios como la inscripción y renovación de chapas (matrículas) de vehículos, la recarga del internet de las viviendas (Nauta Hogar), o la solicitud de tarjetas bancarias a través de la app.

Unos desearon la posibilidad de “comprar directamente un plan de datos” (Internet por datos móviles) sin que el dinero para ello salga del saldo principal del teléfono. Y otros insistieron en la necesidad de que la aplicación permita realizar más de 4 consultas u operaciones al día, una limitación que restringe significativamente el potencial de Transfermóvil.

La adición de servicios para reservaciones de transporte estuvo también entre las peticiones más notables del día: mucha gente quiere comprar boletos de autobuses, trenes y aviones a través de una app, algo que resulta común en la mayoría de los países de América Latina y el mundo, pero que en Cuba continúa siendo un anhelo.

Los clientes también abogaron por la incorporación de reservas para hoteles, y por la posibilidad de pagar productos y servicios a trabajadores privados a través de la aplicación.

Al menos un usuario opinó que la app podría llegar a convertirse en “nuestro Amazon cubano”, y otro pidió la liberación de los códigos USSD que se utilizan, “para así poder contribuir con el desarrollo de la plataforma”.

Javier Ruiz Durán, identificado en Twitter como Ingeniero en Software y trabajador autónomo, consideró que la aplicación debería “sacar una versión que utilice la red de datos móviles y no los códigos USSD”.

 

Finalmente, el brainstorming propiciado por Cubacel demostró la deuda que tiene su aplicación con la comunidad cubana de usuarios de iOS, pues a pesar de ser el iPhone el quinto teléfono más usado en la Isla, la versión de Transfermóvil para eso dispositivos no fue desarrollada por ETECSA, sino por un programador independiente, que sin respaldo institucional desarrolló la app llamada Banca Remota, con prestaciones similares a su homóloga para Android.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × 1 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.